El antes y el ahora de Cartagena, la ciudad que se transformó

01 de junio de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En las décadas de los 70, 80 y principios de los 90, los cartageneros tenían muy pocas opciones comerciales. Todo se concentraba en el Centro y posteriormente en Bazurto, cuando la plaza de mercado fue trasladada de Getsemaní a un lado de la Ciénaga de Las Quintas el 22 de enero de 1978.

Curiosamente en los resultados de la última encuesta de Cartagena Cómo Vamos (2016), llamó la atención la influencia en los ciudadanos de toda una moderna infraestructura de centros comerciales, como lugares en donde no solo se compra sino que se generan espacios de esparcimiento.

Pero en la Cartagena contemporánea de tres décadas atrás, en el Centro existía el único centro comercial: Comercios La Matuna; y en Bocagrande los centros comerciales Bocagrande, Pierino Gallo y El Pueblito. Desde los 70 y hasta mediados de los noventa, los almacenes Ley, Tía y Magali París eran los sitios donde los cartageneros confluían para sus necesidades domésticas y, en gran medida, interactuar.

En 1997 la ciudad empezó a mutar. La construcción del moderno centro comercial La Castellana cambiaría en muchos aspectos el panorama urbano, e influiría en el nuevo estilo de vida de la Cartagena contemporánea.

El mismo Centro Histórico había vivido una década de transformación en 1950, cuando se generaron nuevos espacios comerciales como la gran manzana de La Matuna, en la que se erigieron edificios como el del Banco del Estado, el Popular y el edificio Concasa. Dentro del mismo casco histórico ya había sido construidos el edificio Gánem y el Andian, los más modernos dentro de los históricos.

Según el historiador Rodolfo Segovia Salas, años antes “se había inaugurado el visionario hotel del Caribe en 1946, donde los principales inquilinos de Bocagrande eran todavía la Base y la Escuela Naval, que heredaron los terrenos portuarios y los restos del muelle de la Machina, destruidas sus maderas por un incendio en 1931, cuando el moderno y profundo terminal de Cartagena se termina de construir en la isla de Manga”.

En pocos años, entrada la década del 2000, el boom de los centros comerciales (Caribe Plaza, Mall Plaza, y otros en la zona de Bocagrande), el desarrollo de obras de infraestructura, entre ellas el Corredor de carga que transformó la vía de El Bosque; los cambios en la avenida Pedro de Heredia (construida en 1959) por la entrada de Transcaribe; la transformación vial de la Zona Norte con el Túnel de Crespo, la Vía Perimetral y la transformación del Centro Histórico de la ciudad, le darían otro aspecto a Cartagena.

Para el ingeniero Enrique Chartuni es innegable el cambio que le produjo a la ciudad el conjunto de obras de infraestructura vial, incluidas las de Transcaribe.

La transformación de una vía
Enrique Chartuni, quien fue gerente del proyecto Transcaribe detalla la obras de este desarrollo así: en 2006 empiezan las obras en la avenida Venezuela, (tramo 1); a finales de 2007 las obras del tramo 2, desde la Bomba El Amparo a los Cuatro Vientos. El tramo 3 se hizo en 2009, desde los Cuatro Vientos hasta antes del Puente de Bazurto. Ese mismo año empezaron las obras desde El Amparo a Villa Rosita; y en 2010 desde La Bodeguita al Carulla. 

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS