El arte vive en las comunidades vulnerables de Cartagena

22 de julio de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

César es un joven de 18 años que vive en el barrio Pablo Sexto II, en las faldas de La Popa. Durante seis años estudió artes plásticas y visuales en la Corporación para el Desarrollo de las Artes Latinoamericanas (Corpoarte). Hoy, es uno de sus instructores.

(Lea aquí: “La playa está bien, pero los vendedores son hostigantes”: turistas)

Dice que llego por primera vez cuando tenía 12 años, porque su hermana lo llevó a inscribirse. Recibía clases los sábados, hasta que comenzó a sentirse cómodo con las actividades.

“Cuando comencé me sentía algo raro, al comienzo no quería, pero después me comencé a sentir chévere; Corpoarte me ha ayudado mucho”, indica César.

Manifiesta que desde su llega a la fundación su vida cambió, porque le permite hacer cosas diferentes y no irse por un mal camino.

“En mi barrio hay mucha droga, pandillas, y esto me ha ayudado porque es la hora y yo no he tomado ese camino, el arte me alejó de ese mundo de las drogas. Ahora les doy ejemplo a los muchachos de que uno tiene que seguir adelante a pesar de todo y que no hay que irse por ese mal camino”, resaltó el joven.

(También le puede interesar: Si quiere comer plátano verde tendrá que pagar su alto precio)

El 17 julio, Corpoarte realizó una exposición en la megabiblioteca del Pie de La Popa, como muestra final de su sexto taller de artes plásticas, en el que participaron 50 jóvenes, entre los 11 y 16 años. El evento que fue apoyado por Ministerio de Cultura y el Instituto de Patrimonio y Cultura (IPCC). Este proyecto se ha venido realizando desde hace siete años en barrios como Torices, Pablo Sexto II, Petare, Loma Fresca, Palestina, entre otros.

Édgar Meza Porto, maestro en artes plásticas y visuales, y director de Corpoarte, cuenta que “nos llamó la atención hacer estas intervenciones artísticas y culturales en estos barrios, por el grado de violencia que hay en estas comunidades. En estos barrios hay mucha delincuencia, prostitución y lo que buscamos con el arte es sensibilizar a estas nuevas generaciones”.

(También puede leer: Canal de El Campestre, más de 10 años en mal estado)

Afirma que los talleres realizados han tenido una excelente acogida, no solo por los jóvenes, sino también por sus padres, quienes dicen estar felices porque el arte aleja a sus hijos del peligro. Muchos de estos jóvenes, así como César, dedican gran parte de su tiempo como colaboradores una vez terminado su ciclo de estudiantes.

En estos momentos, el profesor Édgar está a la espera de que el IPCC le de la continuidad y pueda abrirse un nuevo taller, pues la fundación no cuenta con recursos propios para sostenerse y así seguir cultivando en estos jóvenes en el arte.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS