El Distrito poco mira la zona sur de El Socorro

21 de agosto de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Tomando en cuenta que en diciembre se cumplirán 50 años de la fundación del barrio El Socorro, el Gobierno Distrital está preparando uno de los mejores regalos que se le pueden hacer a una comunidad popular.

Se trata de un teatrino, que también operará como centro de actividades y gestión cultural, donde niños, jóvenes y adultos tendrán la oportunidad de dar a conocer sus talentos artísticos y llenarse de lo enriquecedor que las artes tienen para el alma humana.

El teatrino se está levantando precisamente en la zona sur de El Socorro, que está integrada por los planes 500B, 500A, 332 B, 332 A, 220, 250, 134 y 554, donde la dirigencia comunal vive preocupada por la creciente ola de jóvenes en riesgo, quienes son las víctimas del microtráfico, que viene haciendo carrera, al parecer, inatajable en casi toda la ciudad. El consumo de alucinógenos aumenta de manera dramática.

Amaida Jiménez Aligaín, la presidenta de la Junta de Acción Comunal de la zona sur, afirma que el complemento de ese fenómeno es la marea de atracos a cualquier hora. Sin embargo, reconoce que el problema de la venta y consumo de estupefacientes no es nueva: se cree que lleva entre 15 y 17 años haciendo estragos, lo cual, según la líder, habla mal del funcionamiento de los hogares.

“La Policía –agrega—hace todo lo posible por colaborarnos en reducir ese flagelo. Los patrullajes se hacen con cierta frecuencia, pero son insuficientes, porque el cuadrante debe responder por siete barrios. Del otro lado estamos los líderes comunales, quienes invitamos a reuniones a los jóvenes, cuando se abren convocatorias de trabajo. Algunos se dejan capacitar; otros, no se interesan y es difícil manejarlos”.

Asimismo relata que “en la tarde, cuando los jóvenes salen de los colegios, se forman muchas riñas y desorden. Hay otros que se esconden por los lados de la cuneta del plan 332 y se ponen a consumir drogas. A veces da la impresión de que quisieran organizarse para formar pandillas, como sucede en las faldas de La Popa y la Loma del Marión. Las directivas de los colegios deberían tomar cartas en el asunto, porque, a pesar de que los alumnos tienen su transporte, se escapan de la ruta y se ponen a hacer lo que no deben”.

Como nota agregada, la zona sur cuenta con pocos espacios recreativos, que están subutilizados porque sufren el abuso de la invasión del espacio público.

“Aquí ocurre –dicen algunos moradores—lo mismo que en casi toda la ciudad: las zonas verdes son ocupadas con negocios privados o las convierten en parqueaderos. Pero el ejemplo más indignante se ve en el plan 332, en los alrededores del estadio, donde todo el que tiene carro cree que el frente es de él y lo pavimenta y le pone techo, a manera de garaje. Otros arman sus negocios de comida y bebida, pero no aportan nada a la comunidad. Y son los primeros que se quejan cuando se programa alguna actividad en el campo para recoger fondos monetarios”.

Frente a esas inconformidades, los líderes comunales opinan que “la comunidad tiene un poco de culpa, porque están viendo que alguien comenzó a invadir un espacio y no lo detienen. Dejan que lo siga ocupando ilegalmente, hasta que sufren una molestia; entonces es cuando pretenden que sea la JAC la que se encargue de restituir los terrenos”.

Al respecto, aseguran que estas ilegalidades ya se han puesto en manos de la Alcaldía Local 3, del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT) y de la Gerencia del Espacio Público del Distrito “y ninguno se preocupa por erradicar esas malas costumbres, que a la larga nos perjudican a todos, porque el hecho de que los jóvenes no tengan dónde recrearse es una de las causas del consumo de drogas y de los desórdenes callejeros”.

Precisamente, el teatrino y centro cultural de El Socorro empezó a construirse después de un largo litigio entre el Distrito, la comunidad y unos invasores privados, quienes tenían un parqueadero de busetas y un taller de mecánica, que duró muchos años funcionando, a sabiendas de que el predio pertenece a la comunidad.

En las mismas condiciones está un lote cercano, entre el jardín infantil El Portalito y el puesto de salud, el cual está ocupado como parqueadero, taller y lavadero de carros. La JAC predice que esa será otra lucha que habrá que emprender con el Distrito para beneficiar a la comunidad.

De hecho, el teatrino se está diseñando para que beneficie a más de cuatro mil personas, entre niños y jóvenes, quienes no solo se recrearán sino que también recibirán capacitaciones.

**La zona sur está integrada por 8 planes con 4 mil viviendas y unos 12 mil habitantes.

**Pertenece a la Localidad 3

**El único servicio público que tiene a los usuarios inconformes es la energía eléctrica.

**Según ellos, en cuanto se precipita el más leve aguacero se suspende el servicio.

**Hay tres instituciones educativas.

**El puesto de salud está considerado uno de los mejores de la zona sur occidental de Cartagena.

**El transporte público era uno de los mejores de la Cartagena popular, puesto que contaba con varias rutas de busetas y buses que interconectaban las dos secciones de la ciudad.

**Desde que retiraron las busetas para introducir el Transcaribe, la mayoría de los residentes (en especial los de la tercera edad) se ha vistos en calzas prietas para transportarse.

**En consecuencia, las “estaciones” de mototaxis crecen cada vez más.

**Los vecinos de la Iglesia San Nicolás de la Roca, dicen estar preocupados con la cantidad de indigentes (la mayoría venezolanos) que duermen y permanecen en esos predios, ya que algunos participan de la inseguridad.

**Los canales pluviales ya se volvieron insuficientes para las aguas pluviales, se desbordan e inundan las calles.

**Al respecto, se está esperando la socialización de un proyecto de ampliación que anunció la Universidad de Cartagena.

**La JAC está remodelando el estadio con los fondos que se recogen de los bailes de picó que ahí mismo se organiza.

Otros puntos

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS