Cartagena


El duro trabajo de los animalistas en Cartagena

Exijen más apoyo de los antes de Gobierno y educar a los niños para que protejan a los animales.

ZULEIMA BALAGUERA

26 de octubre de 2020 04:18 PM

Liliana Henríquez López supo desde niña que lo suyo era ayudar a los demás. Su madre le dio ejemplo de solidaridad y con el tiempo decidió convertirse en la voz y ángel de los animales en condición de calle. Tiene un empleo, como cualquier otra cartagenera, pero el tiempo que le queda lo usa en ayudar a perros, gatos y otras especies que han sido abandonadas y maltratadas.

Vio que la situación era tan difícil, aunque así como ella habían muchas más personas siendo la voz de los animalitos, y es por eso que decidió hacer parte de una organización. “Nos unimos fundaciones y animalistas. Durante la cuarentena fuimos convocados por la creadora del grupo Chocoritos Cartagena y entre las fundaciones, albergues y protectores de animales nos organizamos y formamos la iniciativa Barriguitas Llenas”, contó.

Han hecho rifas, abierto redes sociales, pedido donaciones, vendido productos, en fin, de todo para conseguir recursos y comprar alimentos y medicinas para los animales que llegan a sus manos. La lucha ha sido dura, pero siguen en pie.

Imagen animales 4

Duro trabajo

“El trabajo de los protectores de animales es de mucho sacrificio. Somos voluntario y en ocasiones puede ser muy duro por no contar con suficiente apoyo del Distrito, no podemos desconocer que esto es una problemática de la ciudad. Mantenemos los albergues con recursos propios y donaciones.

“Además, realizamos jornadas de esterilizaciones y si hay un caso de maltrato, nos hacemos responsables de el proceso judicial, desde lo que hacemos con quien lo maltrata, la incautación del animal y esperar el apoyo de la Policía, aunque no puedo desconocer que en esta última semana que se nos presentaron varios casos de maltrato las autoridades nos apoyaron. La Policía Ambiental nos contó que son tantos casos y que el personal no es suficiente, además de no contar con los recursos necesarios, igual sucede con la Umata”, dijo.

Asegura que el problema más complejo es que “la dificil situación que viven los animales en las calles sea reconocida por entidades distritales y gubernamentales como una problemática de ciudad y así mismo se defina un plan de acción con objetivos claros. Por lo general, las actuaciones que se llevan a cabo por estos entes son esporádicas y no generan un impacto real. Así mismo que se tenga claridad de la entidad responsable de esta labor y que cuente con los recursos necesarios para ejecutarla. No hay políticas públicas definidas con este fin”.

Imagen animales 3

Hay que cuidarlos

Señala que “no hay programas de sensibilización y educación para promover el respeto hacia la vida de los animales. Lo poco que han hecho los entes han sido cosas transitorias. Han comprobado con estudios científicos que una persona que maltrata a un animal está muy cerca de hacerlo con personas; esta también es una de las razones por las que debería este tema ser acogido como una problemática social”.

Liliana dice que los perros y gatos son los animales más vulnerados en la ciudad, además de las aves que son sacadas de sus hábitas y llevada a viviendas o espacios donde no tienen el cuidado y la libertad a la que están acostumbradas.

“Somos muchos los animalistas que estamos en pie de lucha, solo necesitamos más apoyo y, sobre todo, que las personas tomen conciencia de que los animales son seres que merecen respeto y cuidados. Durante estas semanas hemos visto casos terribles que nos parten el alma, pero creemos que con educación y apoyo del Gobierno, esto puede mejorar para nuestros animales”, añadió.