Cartagena


El nuevo código de Policía, ¿la gran solución o el camino a la arbitrariedad?

ELEANA MARTELO TIRADO

03 de julio de 2016 09:00 AM

El vecino que no pudo dormir por la vibración que genera el picó encendido enfrente de su casa; los olores fétidos que tiene que aguantarse doña *Susana porque su vecina saca a la mascota y no recoge sus necesidades; las constantes apedreadas a los articulados de Transcaribe y las discusiones en los barrios por sacar la basura a deshoras, quizás ya no se repitan tan a menudo cuando se empiece a aplicar el nuevo código de Policía que va a regular aún más los comportamientos ciudadanos y pretende combatir con más eficiencia la delincuencia.

Aunque hay muchos aspectos positivos de esta nueva ley que promete aminorar los problemas de convivencia ciudadana, hay otros que han desatado polémica y preocupación. Lo que es cierto, es que el pasado 17 de junio quedó en firme este 'manual de conductas' al aprobarlo la Cámara de Representantes en cuarto debate. Sin embargo, aún falta que la Corte Constitucional lo revise. (Lea también: Así quedó el polémico nuevo Código de Policía). 

Partidos como el Polo Democrático, Alianza Verde, y distintas esferas han manifestado su inconformismo señalando que la nueva norma- que contiene 243 artículos- es represiva y coercitiva.

Eluniversal.com.co escogió 5 de los artículos que han generado más controversia en el país. Le contamos cuáles son, en qué consisten y qué opinan los constitucionalistas, políticos y defensores de los derechos humanos al respecto.

ARTÍCULOS

1. La Policía podrá entrar a las casas y centros educativos sin orden judicial y con autorización del Alcalde. Esto se podrá hacer solo en seis casos: cuando no existe confianza sobre la identidad de la persona que está al interior del inmueble; si se sospecha que la persona ha cometido un robo; para determinar que no porta droga; para conocer si porta arma de fuego; si hay que prevenir alguna conducta; y para garantizar la seguridad de los que habitan la casa o establecimiento.

2. Habrán sanciones para quienes perturben la tranquilidad de los vecinos. La Policía podrá hacer el llamado de atención y en caso de no se acate la orden, decomisará el equipo de sonido. En el peor de los casos, podrá cortar el fluido eléctrico. El infractor deberá pagar 367.712 pesos aproximadamente que equivalen a 16 salarios mínimos diarios legales vigentes (SMDLV).

3. Los vendedores ambulantes no podrán ocupar el espacio público. En el caso de Cartagena, ahora no solo la Gerencia de Espacio Público podrá regular esto, sino también la Policía podrá imponer sanciones. La multa es de 91.928 pesos, unos 4 SMDLV.

4. Los grafitis están prohibidos: la Policía podrá imponer multas, pero no emplear la fuerza, ni decomisar los elementos usados para el grafitis. El infractor deberá reparar los daños y pagar una sanción de 8 SMDLV (183.856 pesos).

5. Las protestas sociales podrán ser disueltas por la Policía cuando lo consideren necesario. Y antes de hacerse cualquier tipo de manifestación esta deberá ser notificada a la institución.

Las multas generarán el cobro de intereses y el reporte en centrales de riesgo.

POSITIVO PARA LA CULTURA CIUDADANA

Para la Escuela de Gobierno y Liderazgo del Distrito aunque algunos de estos nuevos lineamientos han sido objeto de grandes debates por el derecho a la privacidad, hay muchos otros artículos positivos que permitirán mejorar la convivencia y cultura ciudadana.

"Si analizamos el código, la mayoría de las acciones que se van a multar tienen que ver con el respeto a una normatividad. A los ciudadanos no nos puede preocupar que se multe a una persona que tiene demasiada bulla en una fiesta a las 4 a.m. o al que lleva a su mascota a hacer deposiciones en la vía pública. Esto es positivo, porque estaríamos regulando acciones que desde hace rato hemos venido diciendo que deben estar dentro de la conducta ordinaria del ciudadano que está construyendo ciudad”, comentó Yolanda Wong, directora de la Escuela de Gobierno.

Según Justo Serrano López, director del programa de Cultura Ciudadana de la entidad la norma impactaría para bien porque los cartageneros aún tenemos aspectos rurales en nuestro comportamiento. "Nos toca insertar un nuevo chip en la mente ciudadana para que se prepare para un nuevo tiempo, hay que empezar a modificar la cultura y a autoregularse, porque no es solamente la fuerza policiva la que hace las transformaciones sociales".

Sin embargo, el funcionario anotó que los ciudadanos deben comenzar a construir una ciudad robusta que no permita que se violente la ley.

EXPERTOS OPINAN

Una vez se aprobó el código, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo que "este le dará un nuevo aire de responsabilidad cívica a los ciudadanos y permitirá que se tenga cultura". (Lea también: "Este código tendrá más controles y a la policía se le darán más herramientas").

Pero, ¿pueden adoptarse patrones de conducta positivos cuando se reprimen o restringen las libertades individuales? Es el interrogante que se hacen los constitucionalistas.

Para Gloria Elena Gil, abogada especialista en derecho procesal y magister en género, políticas públicas y sociedad, la investidura que ahora tiene la Policía refuerza un poco esos modelos de represión que se tenían décadas atrás y que hoy implican un gran riesgo.

"Veníamos de un modelo donde teníamos ciertas libertades, pero ahora están más restringidas porque la Policía puede hacer esto y aquello sin ninguna autorización. Entendiendo estas arbitrariedades de la Policía, van a justificar sus actuaciones de alguna forma y como tienen esa investidura habrá que aceptarlo. Entonces, volvemos al régimen inquisitivo donde nos domina ese miedo a lo que nos puedan hacer", indicó.

Y son esos poderes los que, según Gustavo Emilio Balanta Castilla, miembro de la Fundación Surcos y defensor de los derechos humanos, abrirán la puerta a los abusos de autoridad y arbitrariedad. (Lea también: Hincha del Real denuncia agresión policial).

"Cuando la Policía tiene este tipo de herramientas legales, la actitud se exacerba. Y no es pre-juzgamiento, ni estoy satanizando a la institución, sino que hay antecedentes bien claros. Para nadie es un secreto los escándalos de la Policía por abuso de autoridad y corrupción. Este código en vez de servir para disminuir los abusos, los va a incrementar", precisó el activista.

¿ESTÁ LA POLICÍA PREPARADA PARA ESTE NUEVO RETO?

Varias organizaciones que defienden los derechos humanos se han ido lanza en ristre contra el Gobierno Nacional y la Policía, argumentando que antes de actualizar el código, que no se hacía desde hace más de 40 años, se debió primero capacitar en derechos humanos a los uniformados para que no se repitan los malos procedimientos o abusos de autoridad, como el que ocurrió hace dos años en Cartagena cuando una joven promesa del béisbol perdió una de sus piernas por un disparo en la rodilla al oponerse a una simple requisa. (Lea también: Deimer Morelos, la promesa del béisbol que conmovió a un país).

Hasta el momento, el Gobierno ha dicho que el código empezaría a aplicarse en seis meses y solo luego de tres días de la implementación pedagógica. A la fecha no se han establecido protocolos claros para evitar la arbitrariedad en los procedimientos policiales. 

Eluniversal.com.co se comunicó con el subcomandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, coronel Wilson González Delgadillo, para conocer cómo se va controlar que con el nuevo código los procedimientos se ajusten a la ley sin que haya violación de los derechos a los ciudadanos, pero el oficial respondió que ninguna seccional está autorizada para hablar del tema porque todavía la norma no ha pasado a sanción presidencial.

Sin embargo, el director de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto Rojas, dijo la semana pasada que "ya estamos en un trabajo de sensibilización al sistema único del empleo y uso de la fuerza, que está poniéndose en marcha. Estamos esperando que queden en firme los artículos del código, tenemos una plataforma para generar al interior de la Institución, y hacia el exterior, además de capacitaciones para los alcaldes, inspectores y comunidad".

¿INCONSTITUCIONALIDAD?

Juan Mauricio González Negrete, abogado especialista y magister en derecho público, señala que una de las “perlas” del nuevo código es la facultad que se le dio a la Policía para entrar a las casas, pues contradice lo que estipula la constitución de que el domicilio solamente puede ser violado a través de una orden judicial.

González asegura que la nueva ley no solo tiene vicios de insconstitucionalidad, sino que además es muy impreciso y abierto a interpretaciones, lo que resulta sumamente peligroso.

"Vamos a tener problemas por el criterio vago con el que se redactaron algunas disposiciones del nuevo código de Policía y la paridad del elemento para que el policía determine cuándo una actividad es temeraria. Se han dejado conductas muy abiertas para que la Policía las interprete a su criterio. Eso va a traer problemas porque se interpretarán de varias maneras", recalcó el también docente en derecho administrativo de la Universidad Tecnológica de Bolívar.

Pero un código ambiguo no es lo único, los expertos sostienen que con la nueva ley se pretende homogenizar a la sociedad y crear un solo patrón de conducta, lo que es imposible por aquello de las libertades individuales.

Además, advierten que esta nueva ley va a jugar un papel nefasto en la Región Caribe, por la tradición de los picós y las continuas protestas sociales.

POLÍTICOS RESPALDAN EL CÓDIGO

Pese a las grandes críticas al código, el senador por el Centro Democrático, Fernando Nicolás Araújo Rumié, respaldó la nueva norma y dijo que las funciones que se le otorgaron a la Policía son necesarias para combatir la delincuencia.

"Un código de Policía tan viejo limitaba el accionar de la fuerza pública. Yo creo que, con este nuevo código, la Policía no va a tener excusas para combatir la delincuencia. Se otorgan unas funciones que son necesarias. Los instrumentos que se le dan a la institución no son perfectos, pero van encaminados a la nueva realidad de convivencia en el país", manifestó el congresista.

LECTORES OPINAN

Les preguntamos a nuestros lectores si están de acuerdo con que la Policía pueda entrar a las casas sin la orden de un juez. El 79% respondió que no (2143 votos) y el 21% dijo que sí (570 participaciones), para un total de 2713 votos.

Los abogados piden que la Corte revise minuciosamente cada artículo del nuevo código, pues los medios materiales (lo que un uniformado puede hacer a un ciudadano en lo cotidiano)- a los que se refiere esta ley que tiene la Policía- podrían configurarse en el fundamento bajo el que se pueden cometer los más grandes abusos y arbitrariedades en la historia del país, en especial por los fuertes sesgos ideológicos que -de acuerdo a lo expresado por ellos- tiene la institución con la población afro, LGBTI y desplazada.

Mientras que unos vaticinan grandes abusos de autoridad por parte de la Policía con este nuevo código y señalan que empezarán a interponerse las tutelas por requisas y procedimientos que rayan en la arbitrariedad, otros aplauden las multas estipuladas en el 'manual de conducta ciudadana' que castigan el mal uso de la línea 123, el hacer necesidades fisiológicas en vía pública, la quema de pólvora, venta de celulares robados, arrojo de basuras y daños a los Sistemas Integrados de Transporte Masivo del País, entre otros. El argumento de muchos es: ¿El actual Código de Policía se queda cortó? La respuesta es obvia y se ve en el día a día.