Cartagena


El programa educativo que busca cambiar la vida de los niños de Nelson Mandela

WILSON MORALES GUTIÉRREZ

25 de febrero de 2018 12:00 AM

Adela Martínez Salas es madre cabeza de hogar. Reside en Las Vegas, un sector vulnerable incrustado en el corazón del barrio Nelson Mandela.

La mujer trabaja duro para conseguir el sustento, pero desde el año pasado ha recibido lo que para ella es “una bendición enorme”.

Su hijo de 6 años es beneficiario de Extraclase, un programa educativo de la Fundación Tenaris Tubo Caribe, que funciona en la Institución Educativa Bernardo Foegen en Mandela. De lunes a viernes, luego de terminar sus clases en el colegio, los niños se quedan en las instalaciones del plantel  (de 12:30 a 4 p. m.). Además de tomar alimentos, realizan actividades con maestros del programa, que se valen de un método no tradicional de enseñanza que ha sido exitoso en países como México, Argentina, Brasil, Uruguay, Estados Unidos y Rumania.

Adela dice que esto le ha ayudado mucho, porque en ese tiempo los maestros del programa refuerzan temas y, además, a ella le queda tiempo para realizar otras actividades que le permiten mejorar su situación económica, mientras su pequeño continúa aprendiendo.

“Los facilitadores del programa guían a los niños y los enseñan a analizar preguntas y también a tener en cuenta múltiples respuestas. En apenas un año de estar en el programa, he notado el cambio en mi hijo. Tiene mayor comprensión lectora porque hacen mucho énfasis en la lectura. Están  jugando y aprenden a la vez. Por cada docente son unos 10 niños; es más personalizada la enseñanza.

“Mi hijo han mejorado en la parte cognitiva y en el comportamiento, es una formación integral que busca que los niños sean excelentes en todo. A los niños con problemas de aprendizaje les ha servido mucho. El programa va muy centrado con lo que ven en la mañana y refuerzan temas. La ‘seño’ me dijo al final del año pasado que mi hijo había mejorado mucho, que hacía todos sus exámenes y ella no tenía necesidad de sentarse con él a explicarle qué era lo que tenía que responder”, relata Adela.

Mónica Estévez de Martelo, coordinadora de la fundación, explica que en el programa de formación Extraclase los facilitadores le dan confianza al niño, buscando autonomía y capacidad para seguir instrucciones.

“Nos basamos en instrucción y confianza. Tenemos lectura independiente y guiada. Trabajamos mucho el fomento de lectura, que es una parte fundamental para todo. Los facilitadores reciben capacitaciones de la Universidad de Los Andes y a esta le compramos el material de metodología de enseñanza”, explica.

Asimismo, Óscar Paternina Orozco, coordinador de Extraclase, indica que los niños reciben formación en ciencias y artes, al mismo tiempo que se recrean y reciben apoyo o refuerzos en los contenidos que ven en la escuela.

“Temas que los niños ven en clases oficiales, son adaptados para ver en Extraclase. En exámenes de periodos refuerzan esos temas y hemos visto que sus notas han mejorado. Un 40 o 50 por ciento de los niños tenían problemas con el lenguaje. Hemos sacado a gran parte de los niños de esa escala baja y los hemos trasladado a escala media y algunos a alta. Con matemáticas pasó lo mismo. A un 10 o 12 por ciento de los estudiantes les iba mal en matemáticas, pero el año pasado bajó al 3,8 por ciento.

“La disciplina también ha mejorado mucho, hemos visto avances, pues antes veíamos que unos 15 niños en promedio eran llevados a coordinación por mal comportamiento, pero ahora solo son 5. Buscamos que sean capaces de solucionar pequeños problemas típicos de los niños y aplicamos la  disciplina positiva. Buscamos niños más críticos y analíticos, que lean mejor”, señaló Paternina.

Excelencia y educación

Tenaris Tubo Caribe es la mayor productora de tubería de petróleo en el mundo. Francisco Ruiz Macías, director de la Fundación Tenaris, explicó que la empresa tiene como filosofía hacer todo con excelencia, teniendo como enfoque la educación.

“Cuando salimos a hablar de comunidad el primer valor que queremos difundir es la excelencia a través de la educación”, aseguró.

Extraclase es un programa formativo desde la base. El gran sueño es generar personas con conocimientos técnicos que agreguen valor a la sociedad.

“Queremos darle el paso a la excelencia a ese muchacho que luego quiere tomar estudios técnicos. Ver a los muchachos y ver los avances es nuestra gran paga. Este es un proyecto a mediano y largo plazo. Dentro de seis años saldrá la primera generación de graduandos que se han beneficiado con el programa”, explicó Ruiz Macías.