El puente 13 de Junio-Las Gaviotas se llama “Augusto Salguedo”

16 de junio de 2019 12:00 AM
El puente 13 de Junio-Las Gaviotas se llama “Augusto Salguedo”
Augusto Salguedo Márquez lleva cinco años padeciendo quebrantos de salud, pero sus vecinos aún lo recuerdan por sus emprendimientos comunitarios.//foto julio castaño-el universal.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El verdadero nombre se perdió entre las bocanadas de tierra blancuzca que empolvan las columnas del puente, donde pusieron la placa en homenaje al gestor de esa estructura, que está en peligro de desplomarse.

Se llama Augusto Salguedo Márquez. A mediados de esta semana que hoy termina, y con motivo de los 66 años de existencia del barrio 13 de Junio, la dirigencia comunal quiso rendirle homenaje por sus más de cuarenta años haciendo buena gestión cívica en ese lado de la Cartagena de los extramuros.

Ahora tiene 75 años de edad y está reducido a una silla de ruedas por culpa de una isquemia que lo atacó unos días después del fallecimiento de Hortensia Ríos, su esposa, con quien tuvo siete hijos.

Una de las secuelas de la enfermedad tiene que ver con la reducción del habla, pero Salguedo Márquez se las arregla para expresar en una sola frase las cosas que lo impresionan: “¡cómo ha crecido el barrio!”, dijo recientemente cuando sus hijos lo sacaron a pasear, en vísperas de las celebraciones del cumpleaños del 13 de Junio.

Se mantienen en silencio, pero las palabras de sus hijos sobran para contar que, además de haber acompañado la fundación del barrio, fue el gestor de su emancipación, ya que antes era uno más de los sectores del gran barrio Olaya Herrera.

Seguidamente, emprendió la cruzada por la instalación de las redes del alcantarillado, para luego pavimentar las calles en concreto rígido y conseguir la puesta en marcha del servicio de gas natural domiciliario.

“Paradójicamente --dicen los hijos--, la calle Primera de Sevilla, donde nacimos y nos criamos, es la única a la que no se le puso concreto rígido, sino un asfalto al que nunca se le hizo mantenimiento y ahora está deteriorado. Es lo único que le quedó por hacer”.

Contador público de profesión, Salguedo Márquez desempeñó cargos en la Aduana de Barranquilla, fue subgerente de la Lotería de Bolívar, funcionario de la Secretaría de Educación del Distrito, inspector de Policía en el corregimiento de Pasacaballos y jefe de nómina de la Clínica Club de Leones.

Al mismo tiempo emprendía labores comunitarias como recibir en su casa a los estudiantes de 13 de Junio, quienes se servían del sinnúmero de libros que acumulaba, como el ávido lector que se preciaba de ser.

Por eso mismo, también asesoraba a otros líderes comunales en asuntos laborales y elaboración de los proyectos que debían presentarse ante las instancias gubernamentales.

Uno de esos proyectos fue la construcción del puente sobre el caño Ricaurte, que uniría su barrio con el vecino barrio Las Gaviotas, pero también beneficiaría a los vecinos de las riberas de ese cuerpo de agua, y al flujo vehicular de la avenida Pedro de Heredia en aras de conectarse con los conglomerados de la zona suroriental.

La misma comunidad decidió que el puente se llamaría “Augusto Salguedo Márquez”, rótulo que fue informalmente reemplazado por “Puente 13 de Junio-Las Gaviotas”, olvido que poco parece importarle a Salguedo Márquez, quien permanece silente y mirando el asfalto carcomido de la calle Primera de Sevilla.

Sus hijos lo animan a que diga algo. “¿Ya arreglaron el puente?”, pregunta él.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS