El Rodeo lleva 21 años sin saber a quién pertenece El Rodeo lleva 21 años sin saber a quién pertenece

04 de diciembre de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Este diciembre el barrio El Rodeo cumplirá 21 años de fundado y todavía no se sabe con certeza si pertenece al Distrito de Cartagena o al municipio de Turbaco.

Cielo Moreno Elles, del Comité de Vecinos, afirma que esa situación no la vive únicamente El Rodeo, sino también todos los barrios de la llamada zona de conurbación, cuyos habitantes suelen decir que en la noche se acuestan en Cartagena y amanecen en Turbaco.

Igualmente, afirman que “para unas cosas pertenecemos a Cartagena y para otras pertenecemos a Turbaco. Por ejemplo: cuando se trata de pagar el Impuesto Predial, tenemos que llevárselo a la Alcaldía de Turbaco; pero cuando necesitamos que nos arreglen la vía principal, las calles peatonales y los espacios recreativos, nos dicen que ese asunto es con la Alcaldía de Cartagena. Lo mismo pasa cuando se trata de cobrar las regalías que deben pagar las industrias que están en esta zona, esas las cobra Turbaco. Y así nos hemos mantenido durante estos más de veinte años”.

Según Cielo Moreno, existe una sentencia del Consejo de Estado, fechada en 2003, donde se afirma que la zona de conurbación sigue perteneciendo a Cartagena, ya que el ente encargado de emprender la emancipación del territorio es el Congreso de la República, toda vez que la Asamblea Departamental carece de los mecanismos para ocuparse de tales menesteres.

“El Consejo de Estado –asegura Moreno Elles-- conminó al Distrito de Cartagena para que adicione la zona de conurbación a sus dominios territoriales, pero no sabemos qué ha pasado que eso no se ha puesto en práctica. Todo ese asunto ha traído como consecuencia que la Alcaldía de Cartagena poco mire hacia este barrio, donde el atraso es más que evidente”.

La activista comunal suele recordar que, en un comienzo, El Rodeo era uno de los barrios más hermosos que estaban naciendo a las afueras de Cartagena, ya que está rodeado de abundante naturaleza, representada en árboles enormes, riachuelos y un clima que ya lo envidiarían las urbanizaciones más elegantes del resto de la ciudad.

Uno de los signos de ese atraso que mencionan los habitantes es el afeamiento de la entrada del barrio, que está poblada de altas malezas, las cuales también saturan un arroyo que desemboca hacia la carretera Troncal de Occidente.

Desde allí también comienza la carretera principal, cuyo ancho tiene más de ocho metros y atraviesa el barrio hasta las zonas enmontadas que lo rodean. Desde un comienzo, la vía fue cubierta con un asfalto que se fue deteriorando rápidamente y obligando a los líderes comunales a emprender una lucha por cubrirla de concreto rígido.

En estos momentos la carretera está contemplada para un proyecto de pavimentación de la Gobernación de Bolívar, pero los habitantes afirman que dichos planes también deberían cubrir las vías interiores, la mayoría de las cuales ya perdieron el asfalto y están en tierra viva.

“Menos mal –cuentan los usuarios-- que nuestros servicios públicos son administrados por las empresas de Cartagena y no por Turbaco. Si así fuera, serían pésimos. Lo único que nos administran es el alumbrado público, y ese sí que está deficiente. Hay tramos de la vía principal que sufren la penumbra, lo mismo que algunos sectores del barrio”.

En los comienzos de la urbanización El Rodeo, ese nombre solía ocupar los comentarios de los medios de comunicación, ya que su terreno con características volcánicas se erigió como otra de las preocupaciones, pues varias casas se estaban rajando, al parecer, por el fenómeno del diapirismo, que, hasta el momento, no ha aparecido nuevamente.

Otros puntos

El Rodeo tiene 21 años de fundado. Pertenece a la Localidad 3. Está clasificado como estrato 2. Tiene 800 viviendas y 2.400 habitantes, aproximadamente.

Sus vecinos: la carretera Troncal de Occidente, Simón Bolívar, San José de los Campanos y el cementerio Jardines de Paz.

El único polideportivo está en malas condiciones.

Las zonas verdes están siendo invadidas por los mismos habitantes.

Los planteles educativos son privados.

No hay puesto de salud.

Las redes de alcantarillado funcionan bien.

Durante el invierno el barrio no se inunda, como en 2010.

No hay problemas de inseguridad.

Sin embargo, piden más vigilancia para la Troncal de Occidente, sobre todo en las noches.

El único transporte público es Transcaribe, las motos y los taxis.

La recolección de las basuras está mejorando.

El sentido de pertenencia se está despertando entre jóvenes y adultos.

El parque de la entrada principal está atrapado por el monte.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS