El teatro pone a soñar con un mejor futuro a las reclusas de San Diego

29 de abril de 2016 03:05 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La cárcel de San Diego es un lugar muy diferente al que muchos se imaginan. No es el sitio frío, distante, con ambiente caluroso y tenso que muchos esperarían encontrar en un penal para mujeres. Aunque cada cual tiene su grupo de tertulia, dan la impresión de ser todas muy unidas.

El encierro puede ser una de las cosas más frustrantes para el ser humano, es por ello que el desarrollo de los programas de artes escénicas, manualidades, patrimonio, inglés y los deportes cobran tanta importancia en este lugar, donde al menos la mente puede ser completamente libre.

Las mujeres de la cárcel son más de 180, pero no todas se animan a participar de las actividades culturales que desde hace varias semanas se vienen reforzando en el penal.  Unas 20 conforman el grupo de teatro, y Martha Rendón Vanegas es una de las reclusas que actualmente participa del programa: “A pesar de que estamos privadas de la libertad, tenemos mucho talento y en  nuestros corazones somos luchadoras y pelearemos nuestra batalla por salir adelante”, comenta.

Estas mujeres tienen muchos talentos inexplorados, por lo que el histriónico lo están explotando con la ayuda del profesor de teatro Harold Herrera Pérez, quien hace poco más de dos semanas se encuentra trabajando con ellas en aras de montar una obra de teatro que se presentará en los parques y plazas de la ciudad, así como se espera llevarla al Teatro Adolfo Mejía.

Aunque las clases están muy recientes, el profesor Herrera no se equivoca al decir que hay “material” para utilizar sobre las tablas.

AAA EEE III OOO UUU: DESDE LO BÁSICO

Estas mujeres, que no consideran que están en una cárcel, sino en un internado donde viven un proceso de rehabilitación y constante aprendizaje, empezaron desde lo más básico en su aprendizaje de actuación, ya que casi ninguna había tenido contacto con una puesta en escena.

“Ahora estamos trabajando ejercicios de vocalización, proyección de la voz, como moverse en el espacio, como el punto fijo y los trabalenguas, pues es importante que empiecen a trabajar su voz y a modelarla y de ahí en adelante empezaremos montajes escénicos con autores ya conocidos, Federico García Lorca y otros del Caribe colombiano”, comenta el profesor de teatro antes de ponerlas a practicar con las vocales la proyección de su voz.

El ánimo que esta actividad les despierta, quizás por el momento de escape que ellas mismas afirman se siente, las ha llevado a involucrarse cada vez más en las actividades que vienenx| realizando todos los días.

Greicy Carmelo Ocaña expresa en unas pocas palabras su satisfacción. “En el momento de actuar nos sentimos libres en el espíritu, en ese momento la mente de nosotros está en la calle, felices, contentas, nos reímos, la mente nos queda tranquila, despejada, pues compartimos mucho con nuestras compañeras, por ello agradecemos la oportunidad que nos dan de vivir el teatro, ya que por un error estamos en este lugar y queremos salir como unas personas diferentes”.

SÍ HAY TALENTO
Pero no todas son principiantes o llegaron a clases motivadas las novelas, como Alexis del Carmen Castillo Díaz, quien no se perdía su favorita: Rubí. Una de las internas afirma que es la precursora de los talleres de teatro y que cuando estuvo cumpliendo una pena previa en 1994 creó el grupo de teatro que luego los directores de la cárcel han ido implementando en diferentes periodos.

Ella es Carmen García Guerrero, una mujer robusta, de cabello corto, amante de la música y las demás artes. “Desde los 9 hasta los 17, estuve participando en varias obras. Fui a la escuela de Arci Aragón en Bogotá y escribí y participé en la obra ‘Una mañana de carnaval’, basada en los carnavales de mi tierra, en la que relataba la pobreza y la violencia que se vivía para esa época en el Urabá antioqueño”, dice.

OTRAS ACTIVIDADES
Además del teatro, Giovanny Zúniga, jefe de taller, explica que hay otras actividades que se están realizando para ayudarlas en el proceso de resocialización, que les ayude a crear una idea de lo que pueden hacer con sus vidas cuando salgan de atrás de los barrotes.

“La enseñanza sobre el patrimonio la estamos mezclando con el inglés, y así podemos decir que de mañana en tres meses tendremos nuestras guías turísticas, que es nuestra meta a corto plazo”, comenta con entusiasmo este hombre que se las está jugando por estas mujeres.

Zúniga es enfático al decir que con el proceso de artes desarrollado se han dado cuenta que lo que les hacía falta era motivación, un horizonte al que apuntar y que gracias al teatro y las otras actividades que se han empezado a desarrollar se les ha demostrado “que desde aquí le pueden aportar a la ciudad”.

Las palabras de agradecimiento que no se cansan de repetir las reclusas, y que las hacen parecen un disco rayado escrito desde lo más profundo de sus corazones, ratifica que el arte las llena de esperanza.

OTROS PROGRAMAS
Promotoras de paz y posconflicto: con el que las reclusas saldrán a los colegios a hablar desde su experiencia sobre estos dos temas que cobran relevancia con el proceso de paz de La Habana.

Viajeras de la lectura: en los parques y colegios, enseñarán a los niños la importancia de la lectura.

ExpoFeria: se realizará en mayo a las afueras de la cárcel. Allí venderán las manualidades que realizan en clases: muñecos, bolsos, aretes, collares,  cintillas, manillas, entre otros.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS