¿Emergencia en el SITM? Conozca los protocolos de seguridad

07 de abril de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Por: Martín Carvajal Chamorro

¿Sabe qué es lo que debe hacer si usted va en un articulado de Transcaribe y el bus se incendia? ¿Si hay un choque? ¿Si el vehículo de repente se vuelca? ¿Y qué haría si otro pasajero se infarta? Saber las respuestas de estas preguntas puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

El sábado 23 de marzo hacia las 10:30 de la mañana, Alba Castro Ochoa se llevó un susto en Transcaribe. El bus donde viajaba frenó en seco para no arrollar a un motociclista que hizo un giro indebido en la rotonda del barrio El Prado. Alba, que estaba embarazada, cayó de su asiento y trató de agarrarse del barandal del bus, pero en lugar de eso se golpeó contra él en el pecho y comenzó a sentirse mal de inmediato.

Los pasajeros se le acercaron para preguntarle cómo se sentía y pudieron constatar que no respiraba bien y que empezaba a sentir un hormigueo en los miembros. Además de eso, descubrieron que otra mujer también se había llevado una contusión fuerte. Al ver ambos casos, decidieron alertar al conductor.

Él insistió en seguir con el protocolo y, ante la insistencia de los pasajeros, se detuvo en la estación más cercana, la de El Prado, aunque la ruta que conducía (T103) no contempla esa parada. Los funcionarios del servicio y los pasajeros contactaron a una ambulancia que recogiera a las dos heridas. Sin embargo, como el vehículo demoraba en llegar, uno de los usuarios decidió llevar a Alba hasta la Clínica Crecer y subió con ella a un taxi. Antes de irse, la mujer llamó a su esposo, Israel Martínez Herrera, para contarle lo que había pasado.

Israel llegó a la clínica más tarde y, relató que el conductor del bus estuvo presente mientras los médicos atendían a su pareja. Más tarde, Israel habló por teléfono con un comité de Transcaribe y ellos les prometieron que llamarían y regresarían dentro de unos días para hacerle seguimiento a la situación. Al final, gracias a la acción pronta del conductor y los otros pasajeros, Alba fue dada de alta el mismo día y dio a luz a su hija poco tiempo después.

¿Usted qué haría?

Casos como el de Alba muestran que, ante cualquier eventualidad en un medio de transporte masivo, no importa cuán grave o leve sea, lo mejor es la colaboración entre empleados, pasajeros y, si se da el caso, transeúntes, así como la existencia de protocolos e instalaciones que permiten atender situaciones de emergencia. Sin embargo, estas condiciones no siempre están garantizadas.

Cuando El Universal preguntó en redes a sus lectores sobre lo que harían en caso de emergencia, varios aprovecharon la oportunidad para señalar que, por varias razones, los buses presentaban deficiencias en sus equipos de seguridad. Edwin Flórez Acosta afirmó que "las estaciones no tienen tablas de emergencias, ni equipos de primeros auxilios, ni extintores". Mientras que otros como Cristóbal Montalvo afirmaron que hay problemas que se deben a los usuarios, como el hecho de que a veces "no haya martillos para romper el vidrio de seguridad porque se los roban".

Transcaribe le reiteró a El Universal que todos los pasajeros del sistema están sujetos a las normas seguridad y que incumplirlas no solo representa sanciones, sino también para la vida de otros. Además, deben reportar cualquier falla que vean, como "piso en mal estado, defectos técnicos en puertas, cubierta en mal estado, entre otras condiciones inseguras". Los funcionarios del servicio también recalcaron que lo primero que se debe hacer ante cualquier situación de emergencia es "mantener la calma y atender las indicaciones del personal dentro de los buses y en las rutas de evacuación de cada estación".

En cuanto a aquellas personas que no se encuentren utilizando el servicio, Transcaribe recordó que deben preocuparse primero por "llamar a las autoridades o entidades competentes, pues muchas veces no están capacitadas para atender". También enfatizaron que también evalúan a sus funcionarios según su capacidad para responder adecuadamente ante situaciones de riesgo y hacer seguimiento a las personas afectadas.

Prevención

Para tener una experiencia óptima en el servicio, también es necesario tener en cuenta los capítulos 5 y 7, que se refieren a las restricciones y las medidas de seguridad. Todos los pasajeros deben colocarse detrás de la línea amarilla para evitar situaciones de riesgo junto a las puertas, sujetarse de las barandas para no perder el equilibrio si van de pie, respetar el límite de peso de los buses, abstenerse de transportar sustancias inflamables o tóxicas, identificar oportunamente las salidas de emergencia y avisar al personal de Transcaribe de cualquier actividad sospechosa.

Adicionalmente, cualquier persona puede ser sancionada por las siguientes actitudes: promover riñas y actitudes violentas, ingresar bajo el efecto del alcohol o las drogas, dañar y manipular indebidamente los equipos y la infraestructura del sistema, robar o usar indebidamente los equipos de emergencia, portar armas de fuego y materiales peligrosos, ingresar animales y paquetes de formas que no se ajusten a los requerimientos de Transcaribe.

Si usted desea consultar el Manual del Usuario de Transcaribe, consulte la siguiente dirección: http://transcaribe.gov.co/wp-content/uploads/2015/01/MANUAL-DE-USUARIO-TRANSCARIBE.pdf

El código
El capítulo 6 del Manual del Usuario de Transcaribe está dedicados a las medidas de emergencia del sistema. Comprende seis puntos en total: informar al personal de Transcaribe en caso de problemas médicos, evacuar cuando el personal del bus lo indique, utilizar los extintores y martillos cuando sea necesario, abrir las puertas de las estaciones manualmente (a través de un botón) si estas no funcionan, informar oportunamente sobre personas con dificultades para evacuar o en situación de discapacidad y mantener la calma para facilitar los procedimientos de rescate y ayuda.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS