En algunos comercios siguen adaptándose al impuesto a las bolsas plásticas

10 de julio de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En Cartagena, hay quienes todavía recuerdan que hace mucho tiempo a la hora de ir por víveres al mercado o a cualquier central de abastos cada quien procuraba llevar una bolsa de papel, de buen tamaño, para empacar sus compras. Generalmente, esta bolsa era una reutilizada, que antes había sido el empaque de azúcar o de chocolate, y que quien la tenía se esmeraba por no estropearla para que le siguiera funcionando en sus próximas compras.

Pese a eso y con el cambio de las costumbres, la bolsa de papel fue desplazada por la plástica, teniendo en cuenta que esta última ofrecía mayor capacidad para soportar peso. Y ahora, cuando en Colombia comenzó a regir el cobro del impuesto al consumo de las bolsas plásticas, a los cartageneros parece que les está costando –no solo en el sentido literal– acostumbrarse a estas nuevas, pero conocidas prácticas, que invitan a desestimular el uso de la bolsa plástica para reducir impactos ambientales asociados con los residuos que generan después de que dejan de usarse.

Recordemos que desde el 1 de julio empezó implementarse el cobro de este impuesto (acorde con lo establecido en la Ley 1819 de 2016 o reforma tributaria), cuyo recaudo está a cargo de las personas naturales o jurídicas que pertenezcan al régimen común del IVA, por ejemplo, los grandes supermercados, grandes superficies, almacenes de comercio de prendas de vestir, calzado, entre otros.

Dentro de este grupo, están los grandes abastos mayoristas, a los que acuden muchos ciudadanos en busca de mejores precios. Sin embargo, en algunos persiste la confusión sobre cómo aplicar el cobro del impuesto, que este año es de $20 por cada bolsa, pero cada año el valor se incrementará en $10 hasta llegar a los $50 por unidad en 2020.

“Ha sido difícil, porque aunque sí estamos enterados, todavía no se ha socializado lo suficiente. Hasta hemos tenido clientes que hasta se molestan o prefieren no comprar cuando se les dice que tienen que pagar por la bolsa. Por eso, por el momento el cobro de la bolsa se hace casi que negociando con el cliente, porque en nuestro caso todavía no lo estamos facturando, porque no lo tenemos claro”, mencionó el administrador de un abasto en el mercado de Bazurto.
La confusión también se extiende respecto a las bolsas que son objeto de este impuesto. “La gente está prefiriendo comprar los productos ya empacados, en lugar de los que se venden a granel para no pagar esa bolsa en la que se le despacha el producto, pero no hay otra forma de entregar productos como arroz, frijoles o lentejas que compran según lo que pesen, sino en bolsa. Yo no le voy a decir al cliente que ponga las manos o la bolsa de tela para echar eso, por ejemplo”, agrega el comerciante.

En ese aspecto, es importante precisar que según la norma solo se les debe aplicar el impuesto a las bolsas que se entregan en los puntos de pago o en ventas a domicilio y cuya finalidad es cargar productos vendidos. No se tiene que pagar el impuesto por las bolsas que no sean para cargar los productos adquiridos, las “precorte”, que sirven como empaque de los productos preempacados; las biodegradables (certificadas por el Ministerio de Ambiente), y las reutilizables que tengan características técnicas y mecánicas que permiten ser usadas varias veces, sin que requieran procesos de transformación.

CAMPAÑAS EN EL SECTOR
John Freddy Herrera, presidente de Unión de Comerciantes (Undeco) en Cartagena explica que entre los 600 establecimientos afiliados a la asociación que él dirige, solo cerca del 3% pertenece al régimen común del IVA. Resalta que en ese bajo porcentaje hay tanto abastos como almacenes de venta de ropa y calzado, quienes también deben cobrar el impuesto.

“Aunque es pequeño el porcentaje de afiliados que deben cobrar el impuesto a las bolsas plásticas, valoramos esta iniciativa del Gobierno. Desde antes que entrara en vigencia esta norma, en Undeco realizamos campañas invitando a que el cliente lleve nuevamente la bolsa que ya utilizó. En épocas como Navidad tratamos de que se entregue bolsas grandes de cargar, marcadas y bonitas para que el cliente se motive y la use nuevamente para evitar el gasto, el uso y proteger el medio ambiente, minimizando el uso de la bolsa plástica”, afirmó Herrera, añadiendo que a largo plazo Undeco proyecta diseñar una bolsa biodegradable que se distribuya a los clientes por parte de los establecimientos afiliados y así fomentar el uso responsable de las bolsas.

PARA TENER EN CUENTA

-Previo a que se comenzara a cobrar el impuesto, el Ministerio de Ambiente ya había expedido la Resolución 668 del 2016, que entró en vigencia en diciembre pasado y con la que salieron de circulación las bolsas que miden menos de 30x30. Desde entonces, se redujo en un 27% el consumo de bolsas en el país.

-Con la resolución y el cobro del impuesto, Colombia se unió a los cerca de 70 países del mundo que, según el Earth Policy Institute, han establecido mecanismos para regular el uso de bolsas plásticas.

-Se calcula que un colombiano promedio usa 6 bolsas semanales, 24 al mes, 288 al año y 22.176 en una vida de 77 años.

-Una reducción del 30% en la producción y venta de bolsas plásticas prevé la Asociación Colombiana de la Industria Plástica (Acoplásticos).

-Aunque se ha comentado que la entrega del cambio exacto (o "vueltas") podría complicarse con el cobro del impuesto, la Dian indicó que no hay impedimento para realizar este cobro, que como en otros impuestos como el IVA y la Retención en la fuente, se ha realizado de manera fraccionaria.   


 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS