Cartagena


En Buenos Aires pondrán talanqueras y vigilantes

La inseguridad y masiva afluencia de vendedores ambulantes motivaron a los vecinos a reunir fondos para instalar las estructuras en las entradas del barrio.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

20 de agosto de 2020 12:00 AM

Diariamente, en el barrio Buenos Aires se cometen mínimo dos atracos. Así lo dio a conocer la presidenta de la Junta de Acción Comunal, Leydis Madrid, asegurando que la inseguridad ha aumentado durante la pandemia y que en vista de la poca intervención institucional en la zona se vieron obligados a tomar medidas por cuenta propia.

Entre esas acciones la principal es que la comunidad reunió fondos para instalar un par de talanqueras en las entradas más transitadas del barrio, por donde los delincuentes suelen ingresar y salir cuando cometen sus fechorías.

(Lea: En Las Delicias lanzan un SOS pidiendo seguridad).

Buenos Aires es un barrio ubicado entre la Transversal 54 y la avenida del Consulado, al lado de Tacarigua, La Troncal, Camagüey, entre otros de esa zona que también sufren el flagelo de la inseguridad.

Todos apoyan

Respecto a la instalación de las talanqueras, las cuales legalmente son prohibidas pero aún así son usadas en muchos barrios de Cartagena por protección, Leydis sostuvo que es una medida consultada, analizada y avalada por todos los vecinos, quienes están dispuestos a defenderlas en caso de que las autoridades quieran desmontarlas.

(Lea:Cárcel de Ternera recibe insumos de protección personal del Distrito).

“Ya se hicieron las cotizaciones y pronto se van a ubicar en puntos estratégicos del barrio, también vamos a poner un par de vigilantes que las controlen y estén pendientes de quién entra y sale de Buenos Aires. Es una solución extrema pero fue la única que encontramos para protegernos. Aquí la Policía sí viene y hace rondas, pero no dan abasto para toda esta zona tan azotada por la delincuencia. En otros barrios hay talanqueras y nadie las ha desmontado, así que nosotros vamos exigir igualdad”, añadió la líder.

Los residentes también se quejaron por la masiva afluencia de vendedores ambulantes, que al parecer transitan sin los elementos de protección personal como tapabocas o antibacteriales y ponen en riesgo a quienes les compran.