Cartagena


En el barrio 20 de Julio la lucha continúa

Hace 39 años en este barrio del suroccidente de Cartagena lograron independizarse, hoy sus necesidades y luchas son por tener una vida más digna y no dejar que el COVID-19 les gane la batalla.

SOFÍA FLÓREZ

20 de julio de 2020 09:24 AM

En su teoría del eterno retorno, el filósofo alemán, Friedrich Nietzsche, plantea, palabras más palabras menos, que la historia no sería lineal sino cíclica, es decir, una vez cumplido un ciclo de hechos, estos vuelven a ocurrir con otras circunstancias, pero siendo, básicamente, semejantes.

Hoy cuando se conmemoran 210 años de la independencia de Colombia, en el barrio 20 de Julio, al suroccidente de Cartagena, celebran 39 años de su fundación, aunque algunos dicen que ya son más de 40 años, lo cierto es que Tomas Vallejo, líder del lugar y descendiente de uno de sus fundadores, asegura que fue el 20 de julio de 1981 cuando se eligió el nombre que llevaría el barrio.

“Anteriormente éramos un sector del barrio Bella Vista, luego nos independizamos, y le pusieron 20 de Julio porque la reunión que hicieron para elegir el nombre fue un 20 de julio de 1981, entonces escogieron esa propuesta por lo significativo que era para el país. Ese día se le puso el nombre oficialmente al barrio, pero ya nosotros existíamos, esto comenzó siendo puras parcelas, pero cuando pavimentaron el corredor de carga se loteó el terreno para vender, porque ya había que pagar impuestos”, explica.

Pero cumplir con este cometido de ser un barrio independiente demandó el esfuerzo de líderes, algo así como al estilo de los próceres de la patria, solo que aquí no hubo enfrentamientos, ni sangre, y tampoco hay placas o bustos donde recordarlos, solo sus nombres quedan en la mente de quienes, como Tomas, crecieron al mismo ritmo del 20 de julio.

“Saul Valdelamar, mi padre Tomás Vallejo, Carmelo Torres, y los señores Ortega y Mendoza, fueron los que comenzaron con esta tarea de hacernos independientes, porque no querían que estuviésemos atenidos a las disposiciones de otros, cuando vieron la oportunidad mejor, hicieron todo lo posible para organizar el barrio, aunque para ese entonces las calles no eran pavimentadas, tampoco había muchas cosas, fue con el pasar de los años y después de mucho insistir y no decaer en el intento que hemos alcanzado cosas, quizás no todas las que quisiéramos pero seguimos en ese camino”.

Gracias a esa constancia y lucha que refiere Vallejo, pasaron de 2.800 a 6.800 habitantes y de 580 viviendas en 2016 a 1.359 viviendas (o apartamentos, como les llaman, ya que una casa se divide en dos y hasta tres plantas). Tienen cancha de juegos y colegio.

Los problemas

Hoy sus problemas no están en legitimarse como independientes, como en casi todos los barrios populares de Cartagena, los de este lado se quejan de mala calidad del servicio de alcantarillado, las varias calles que aún faltan por pavimentar, el hacinamiento que padecen en la escuela, que ya no da abasto para la comunidad estudiantil de ese lugar y los barrio vecinos, y los constantes desbordamientos de los caños aledaños.

“El barrio ha crecido, pero se ha estancado, tenemos mucha problemática, nos preocupan los edificios que están haciendo a los alrededores y que van a usar el alcantarillado sin hacer nada para mejorarlo, y si ya hay manjoles rebosando agua, si se conectan las torres nos volveremos un desastre. También hay problemas de hacinamiento en la escuela, tenemos también 1.500 metros de caño que cruzan detrás del colegio y se vuelve una calle canal porque se rebosa, y de las calles ni hablar, solo el 30% están pavimentadas, algunas las dejaron a la mitad”.

Coronavirus: otra
cara de la moneda

Pero si ya de por sí con sus problemas tienen, la llegada del COVID-19 les sumo nuevos retos, Vallejo asegura que, ante la situación de aislamiento y falta de empleo, son muchas las familias que tienen dificultades para alimentarse, por lo cual se las han ingeniado para ayudarse con lo poco que tienen.

“Nos repartieron mercados hace dos meses, pero un mercado no dura tanto tiempo, por eso cuando se necesita hago una campaña que es recoger un mercado en la misma calle, cada uno da lo que puede, porque imagínese hay gente que dirá: lo que tengo es para mantenerme, pero bueno gracias a Dios lo hemos hecho varias veces y se ha logrado ayudar a quienes más lo necesitan, aunque todos necesitamos”.

Para los habitantes del 20 de Julio, al igual que en el resto de la ciudad, hoy todo es tan distinto como incierto, con el COVID-19 acechando al barrio que suma 8 casos confirmados, la pasarela bajo el alba engalanada por una bandera de Colombia de 20 metros, las actividades deportivas y fuegos artificiales en honor a un nuevo año más de su independencia quedarán relegadas a mejores tiempos, uno donde la alegría no los exponga a quitarles la vida.

“Para celebrar el 20 de julio siempre organizábamos actividades, porque la gente lo siente como si fuese nuestro cumpleaños, entonces en la cancha deportiva hacíamos jornadas recreativas, y de 4 de la tarde en adelante poníamos tarimas y cantantes, generalmente salseros, pero todas las calles festejan, prenden equipos, hacemos una alborada en la madrugada, claro que en los últimos años esta celebración lo que ha traído es desorden de personas que vienen de otros barrios, y con esto también estamos luchando. Este año viviremos nuestros cumpleaños de una manera muy distinta a lo que acostumbramos, ojalá todos obedezcan y entiendan que es por nuestro bien”.

***

Escuchar a Tomás Vallejo hablar de cómo se formó su barrio y las luchas que libraron sus antepasados, me hacen pensar en aquella teoría. Pues así como hace más de 200 años un grupo de hombres luchaba por lograr la independencia de una nación, en este pequeño costado de la ciudad hace 39 años hicieron lo propio y aunque parezca ilógico comparar aquellos dos hechos, tiene todo el sentido, pues para ellos ha traído sus propios sacrificios conformar su pequeña patria, esa por la que aún luchan.

En el 20 de Julio se hicieron libres, ahora, ojalá algún día vean materializado todo aquello que sueñan antes de colgar los guantes y partir de este mundo.

Ah y por cierto, feliz día de la independencia y feliz cumpleaños a todos en el 20 de Julio.