Cartagena


En Olaya cerraron una calle porque no aguantan la contaminación

Residentes del sector El Progreso aseguran que las aguas residuales se salen a la vía y se riegan por cunetas y andenes generando olores fétidos.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

07 de septiembre de 2020 08:09 PM

Durante muchos años, los residentes de las calles Salas y Santa Clara, en el sector El Progreso del barrio Olaya Herrera, han convivido con una fuerte contaminación a lo largo de sus polvorientas vías debido al desbordamiento de aguas residuales.

Mosquitos, picaduras, picazón en la piel, olores putrefactos y demás perjuicios hacen parte de la cotidianidad en esta humilde zona. Sin embargo, los moradores llegaron a su límite la semana pasada y cerraron la calle Santa Clara con piedras y palos, no solo para impedir el paso vehicular sino para llamar la atención de las autoridades y recibir una solución.

Según ellos, las redes sanitarias están en mal estado y cuando se procesan las aguas residuales en la planta ubicada en el barrio Villa Estrella, estas supuestamente son demasiadas y se regresan, colapsando las tuberías y generando el desbordamiento que afecta a las mencionadas comunidades.

(Lea: Un hueco en la tierra en vía principal de Olaya Herrera).

“Cuando ellos empiezan a bombear las alcantarillas se rebosan, no sabemos qué problema es realmente el que está ocasionando esto, lo cierto es que las aguas residuales se salen de los registros y mojan las calles, la gente se está enfermando, hay rasquiñas, hemos puesto la queja varias veces ante las autoridades y Aguas de Cartagena y hasta el momento no ha habido soluciones. No aguantamos más”, señaló Aníbal Herrera, líder comunal del sector El Progreso.

En Olaya cerraron una calle porque no aguantan la contaminación

Así lucía la calle hoy y así suele estar, según los vecinos, la mayoría de los días. //Foto: Cortesía

Los afectados señalaron que además de la contaminación ambiental tienen dificultades para movilizarse, ya que las aguas alcanzan varios centímetros de altura. Respecto al bloqueo que hicieron, obedeció a que los carros y motos al pasar suelen empujar las aguas residuales hacia las viviendas, por eso ahora no hay paso vehicular.

“Lo peor es que justo en el tramo más crítico tenemos un hogar infantil, en la calle de al lado también hay dos guarderías, los niños no pueden seguir en esas condiciones”, finalizó Herrera.

Responde Aguas de Cartagena

Desde Acuacar señalaron que con la aparición de las lluvias y el mal uso que las comunidades hacen del sistema de alcantarillado se están incrementando las obstrucciones en las redes y colector Ricaurte – Villa Estrella.

“Actualmente Aguas de Cartagena realiza la limpieza del colector de alcantarillado Ricaurte - Villa Estrella con un equipo cabrestante debido al alto grado de obstrucción que presenta la tubería por el mal uso que hacen al sistema los usuarios de diferentes sectores de la ciudad. Desde el 26 de agosto comenzó este frente de trabajo que se extenderá por un mes hasta remover todos los residuos sólidos allí depositados luego que inescrupulosos levantan las tapas de los registros de alcantarillado para el drenaje rápido de las aguas lluvias, lo cual genera obstrucciones por la cantidad de basuras, grasas, residuos sólidos y sedimentación que allí se depositan”, contestó la empresa.

(Lea: Vuelos internacionales en Cartagena se reactivan el 21 de septiembre).

Según Acuacar, a la fecha se han extraído 19.9 m3 de lodos del interior del colector mencionado. “Los residuos no son depositados en canecas sino arrojados por los sanitarios (papel higiénico, toallas desechables, grasas) generando taponamientos. Igualmente están realizando conexiones ilegales e inadecuadas a las tuberías del sistema de alcantarillado sanitario para drenaje de aguas lluvias”, agregó la compañía prestadora del servicio.

Por último, y puntualmente sobre la queja de El Progreso, precisaron que: “Es importante aclarar que las redes de alcantarillado sanitario de ese sector tienen suficiente capacidad para seguir funcionando de manera operativa. El colector tiene un diámetro de 2 metros, suficiente para garantizar el transporte de grandes caudales de aguas servidas durante mucho tiempo. No obstante, la ciudad sigue careciendo de un sistema de drenajes pluviales, que no es responsabilidad de la empresa”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS