Cartagena


Enfermos mentales crónicos abandonados, serán entregados al Distrito

JESSICA PONCE AGUIRRE

02 de septiembre de 2015 10:07 AM

Haciendo lo posible para brindar ayuda y atención a los enfermos mentales crónicos en situación de abandono, el centro de protección y rehabilitación “El Hogar” ha funcionado desde 2007, a pesar de no tener un contrato y del incumplimiento en los pagos por parte de distintas administraciones, desde entonces.
Este domingo, debido a la insostenibilidad financiera del lugar a cargo de Cemic, en la calle Guillermo Posada de Torices, los quince pacientes que allí se encuentran se le entregarán al Departamento Administrativo de Salud Distrital (Dadis), que deberá encargarse de reubicarlos.
Autismo, esquizofrenia, retardo mental, son algunas de las patologías de los pacientes de El Hogar, que en un 70 por ciento son adultos mayores y tienen condiciones de salud, distintas a las mentales, bastante delicadas.

ABANDONADOS
Según recuerda el doctor Christian Ayola Gómez, médico psiquiatra y director científico clínica salud Mental Cemic, el centro de protección y rehabilitación de Torices se instaló como una ayuda al Distrito cuando el Hospital San Pablo cerró sus puertas y los pacientes crónicos quedaron abandonados a su suerte.
“En el año 1973 las directivas del hospital Psiquiátrico de Sibaté tomaron la decisión de ‘devolver´ a 37 enfermos mentales crónicos oriundos de la Costa Caribe al aeropuerto de Crespo, porque la beneficencia de Bolívar dejó de pagar a la de Cundinamarca. Esto ocasionó una calamidad pública por lo cual el Gobernador de la época ordenó abrir una unidad de salud mental en el lugar donde antes funcionaba la cárcel de San Diego, y hoy queda la Escuela de Bellas Artes. De allí, algunos pacientes regresaron con sus familias y los crónicos fueron llevados a San Pablo”, rememora el especialista.
Cerrado el hospital nuevamente hubo la necesidad de crear un lugar en el que estas personas fueran atendidas, pero este, sin el apoyo económico necesario para su funcionamiento, se volvió insostenible y por eso cerrará esta semana.
“No tenemos un interés comercial en este hogar, pero a estos pacientes, por su condición hay que darles todo. Vestido, alimentación, calzado, atención médica, se requiere además celaduría 24 horas, una persona que se encargue del aseo, otra de la cocina, más la auxiliar de enfermería, un psicólogo y un psiquiatra. Como particulares asumimos una responsabilidad que es del Estado y ya no podemos seguir adelante”, manifiesta el doctor Ayola.
Adicionalmente, el Director de Cemic afirma que en administraciones anteriores, así como en la del alcalde Dionisio Vélez, tienen problemas para cobrar sus servicios, “porque no tienen contrato, por el desglose de facturas y otras situaciones que se ven reflejadas en sus últimos informes financieros”.
“Las personas con trastornos mentales hay que protegerlas, no se pueden dejar en la calle, pero El Hogar debe cerrarse y el Distrito debe hacerse responsable de estos pacientes”, concluye Ayola.

NO ES TAREA FÁCIL
Respecto al cierre de El Hogar, la directora del Dadis Martha Rodríguez Otálora, manifestó que “desafortunadamente en Cartagena no existe otro lugar en el que puedan ser atendidos estos pacientes que fueron referidos hace tantos años y que además se encuentran en una situación de abandono por parte de sus familiares”.
La funcionaria informó que se encuentra gestionando en otras ciudades como Barranquilla, la reubicación de los pacientes porque es “muy difícil conseguir y no sabemos adónde los vamos a llevar”.
Cemic tiene razón, hemos tenido dificultades de pago porque los recursos no alcanzan. Estamos muy agradecidos por la atención que le han prestado a estos pacientes y haremos lo necesario para referirlos, me contactaré con el Ministerio (Salud) para saber en qué pueden ayudarnos”