Entre el caos y la rumba: Distrito Vs discotecas

20 de enero de 2017 10:03 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“¡Por una ciudad histórica, mas no histérica!”. Así resume un residente del Centro Histórico de Cartagena el “calvario” que él y sus vecinos viven por culpa del ruido que producen algunos establecimientos nocturnos de la zona.

A pesar de los operativos realizados por los entes reguladores como el Establecimiento Público Ambiental (EPA) y la Secretaría del Interior, para dar respuesta a las continuas quejas por escándalos, perturbaciones y situaciones que alteran la convivencia y la tranquilidad de la zona, los residentes, insisten en que muchos de estos sitios han hecho caso omiso a las leyes y que hace falta mano dura por parte de las autoridades. (Lea aquí: “Calvario” por ruido en establecimientos nocturnos del Centro)

Discotecas como Fragma, Space, Corporación Middas Club y La Santa, todas en el Centro, son los establecimientos con más quejas interpuestas por vecinos del sector y que según ellos, han infringido la ley.

Los moradores de la calle de El Arsenal, en Getsemaní, afirman que viven perturbados por el ruido que proviene de la Corporación Middas Club. “Todas estas viviendas que están pegadas unas a otras transmiten una vibración que viene de la música electrónica, que nos molesta y nos quita la tranquilidad todas las noches”, dijo a El Universal Camilo Calderón, uno de los afectados.

Según el EPA y la Alcaldía de la Localidad Histórica y del Caribe Norte, este bar sí cumple con la norma de decibeles, pero el ruido que invade las casas de los vecinos no se da por emisión sino por inmisión, es decir que las “tortuosas vibraciones” entran por las edificaciones, algo que no puede ser controlado por la autoridad ambiental, ya que este solo tiene la facultad de controlar el ruido por emisión. (Lea aquí: Ruido: emisión vs inmisión)

Otros de los sitios de rumba que no dejan descansar tranquilos a los vecinos son La Santa, en la calle Larga, y Fragma, ubicado en Playa de la Artillería. “Logré que lo cerraran un mes para que se tomaran las medidas de insonorización, efectivamente realizaron el proceso y mejoró, pero no del todo porque faltó el techo y la parte de atrás. El ruido aún sigue saliendo y para no discutir más decidí no dormir en mi casa los fines de semana”, explicó otra de las denunciantes que ha tenido que padecer el problema de vivir al lado de Fragma.

Pero la dificultad no solo es Fragma, pues debajo del local, el extranjero Jp Miller abrió ‘Sin Sentido’ y ‘La Concha’, bares denominados “golondrina”, que son montados solo por la temporada turística pero si tienen éxito, siguen su actividad comercial sin reglamentación alguna. Estos ya fueron cerrados.

Space (calle El Porvenir),  tiene desesperados a los vecinos por algo más que la bulla. Ellos se quejan de una supuesta ‘extensión de horario’, un permiso otorgado por la Alcaldía Local que permite seguir la actividad sonora hasta las 6 de la mañana, solo si el establecimiento cumple con los requisitos. Sin embargo, los moradores dicen que Space funciona las 24 horas del día. Entes de control no pudieron constatar la queja, pues cuando realizaron una visita diurna al local, lo encontraron cerrado.

Finalmente Rafael Camacho, presidente de la Asociación de Vecinos del Centro Histórico de Cartagena (Asocentro), explicó que se instauró una denuncia en contra de Javier Jaramillo, Alcalde menor de la Localidad 1, por el delito de ‘prevaricato’ ante la Fiscalía, debido a la decisión del funcionario de "pasar por encima de las normas establecidas por el Distrito" en cuanto al horario de finalización de actividades de los bares del sector. 

“El Alcalde de esta localidad se inventó el tema de ‘horario extendido’, cuestiones ilegales que permiten el escándalo de estas discotecas hasta después de las 4 de la mañana, perturbando el sueño de los vecinos. Tenemos un acta firmada donde acordamos respetar las leyes de horario de estas discotecas y no se cumplió”, manifestó Camacho.

Pero, ¿qué dicen los entes de control?

En 2016, desde la Secretaría del Interior se realizaron 67 operativos en sitios nocturnos del Centro, en los que se hicieron 25 comparendos a bares y discotecas por incumplimiento del horario establecido.

“Atendemos la mayoría de quejas que nos hace la comunidad en materia de funcionamiento de locales de comercio en el Centro Histórico. Es importante resaltar que hay un decreto que rige en las plazas de Los Coches, San Diego, La Trinidad y la calle El Porvenir. Este establece que los sitios nocturnos deben ser cerrados a las dos de la madrugada”, contó Fernando Niño Mendoza, secretario del Interior.

Las sanciones

Los establecimientos que incumplan las normas pueden ser cerrados hasta por 3 meses, y si en los operativos realizados con la Policía se encuentran menores de edad en los bares, pueden recibir un comparendo hasta por 7 días.

“Hay que estudiar con Secretaría de Planeación e IPCC también el uso de las cubiertas del Centro. Debemos revisar las modificaciones que se le hagan a las residencias o lugares donde se les está quitando los techos coloniales y colocando terrazas para hacer actividades comerciales, debido a que estas adecuaciones se deben ajustar a las normas de patrimonio y deben tener la capacidad técnica para soportar el número de personas que entran a este tipo de sitios”, agregó Niño.

Por su parte el EPA, aplica las sanciones ambientales pertinentes por el ruido y por sobrepasar los decibeles permitidos, 55 en horario nocturno y 60 en diurno. Dichas sanciones pueden ser multas diarias hasta por cinco mil salarios mínimos mensuales legales vigentes, cierre temporal o definitivo del establecimiento o trabajo comunitario

¿Y la extensión del horario?

El Distrito estableció que hasta las 4 de la mañana podrán funcionar los establecimientos comerciales, sin embargo le otorgó la facultad a las Alcaldías locales para revisar, de acuerdo a la zona, si conceden o no permisos de ampliación de horario, que es permitido máximo hasta las 6 de la mañana.

Según Javier Jaramillo, alcalde de la Localidad Histórica y del Caribe Norte, entre los requisitos que debe tener un establecimiento para obtener el permiso está el no colindar con residencias y no presentar antecedentes de quejas policiales o alteraciones del orden público.

“Hay discotecas que tenían permiso de extensión hasta el 31 de diciembre. Ahora en enero, estamos haciendo la socialización con Policía y mirando las quejas que tenemos para dar el permiso nuevamente. Sin embargo, La Santa tiene la extensión hasta el 15 y Middas hasta el 31 de enero; si incumplen las normas se les quita la extensión”, contó Jaramillo.

En cuanto a los acuerdos con la comunidad del Centro, el Alcalde afirmó que se establecieron unas visitas técnicas en las discotecas de esta zona para el tema de insonorización y se contratarán a expertos para dicho proceso.

“Nos vamos a dedicar a hacer visitas técnicas y actas de compromiso para insonorizar las discotecas que no lo estén y aplicar, a partir del 1 de febrero, el nuevo Código de Policía. Es un acuerdo al que tenemos que llegar con los vecinos y dueños de discotecas. Se les dará un plazo para insonorizar y mientras tanto tomaremos medidas donde se comprometan a no exceder los decibeles”, puntualizó.

La otra cara del problema

Los representantes de las discotecas también tienen su versión. Algunos afirmaron que ya iniciaron el proceso de insonorización con el fin de dejar de perturbar la tranquilidad de los vecinos, mientras que otros han tenido que acudir a la ley por falsos señalamientos.

Lewis Bonfante Cassanova, socio de Middas Club y reconocido productor de la ciudad, afirmó que desde que abrió su bar en octubre ha recibido visitas constantes del EPA y hasta el momento no han encontrado alguna irregularidad ni en documentación, ni en decibeles.

“He intentado acercarme a la persona afectada para resolver, mi interés en ningún momento es perjudicar y dañar la tranquilidad de mis vecinos. Además que Middas se encuentra en un área comercial, en la calle que históricamente es la calle de la rumba en Cartagena. No es justo que en vez de apoyar y aplaudir que estamos trayendo trabajo a mucha gente y turismo, lo que hacen es tirarnos piedras”, explicó Bonfante.

Por su parte, José Fadul, administrador de Fragma, dijo que realizó una insonorización certificada que duró aproximadamente un mes. Este proceso, que fue constatado por el EPA y por la principal afectada del ruido, se hizo con un experto en el tema y una empresa de Cali. Además se llegó al acuerdo de que las autoridades constantemente realizarían mediciones.

Fadul asevera que los problemas de ruido se siguen presentando porque la construcción de la afectada no cumple con las normas urbanísticas del Centro, debido a que ella construyó un mirador arriba de su casa, aunque la norma dice que solo puede construir hasta la altura máxima del techo. Este mirador, que además es su habitación, está ligado a la pared del edificio donde está ubicada la sala de música electrónica de Fragma. Por eso las vibraciones de sonido aún le siguen afectando.

“En vista de que la señora no ha querido conciliar, hemos instaurado una demanda en su contra porque además de incumplir las normas urbanísticas, ha difamado a la discoteca. Si ella estuviera en una habitación dentro de lo establecido no le llegara la emisión de sonidos”, señaló el administrador.

Representantes de La Santa, desmintieron que el lugar funcionara 24 horas y agregaron que en algún momento tuvieron quejas de ruido, pero ya se están tomando las medidas para evitar que el problema siga afectando a los vecinos.

“En temporada, tuvimos una extensión de horario hasta las 6 de la mañana y en la parte de atrás de la discoteca se realizó un evento privado, el cual tuvo decibeles muy altos de sonido. Por eso me imagino que se generó la molestia. Ya se están tomando las precauciones del caso”, detalló Omar Pérez, administrador.

Finalmente este medio intentó comunicarse con los representantes de la discoteca Space pero no hubo respuesta.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS