EPS vulneran la salud y no pasa nada

19 de febrero de 2017 11:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En manos de Entidades Promotoras de Salud (EPS), que tienen millonarias deudas con clínicas y hospitales, está la atención en salud de la mayoría de los cartageneros.

Esas cuantiosas deudas ocasionan que algunos pacientes no reciban de manera oportuna los tratamientos que requieren para determinada patología y, según aseguró el defensor del Paciente, Henry Vergara, “toda esa demora pone en riesgo la vida, la salud, e incluso la dignidad de los pacientes”.

Uno de los casos que representa esa situación es el de un usuario de Cafesalud: Dónoban Bohórquez Pérez, de 14 años. El niño, diagnosticado con osteosarcoma en el fémur distal derecho, esperaba le autorizaran un implante de fémur desde el 10 de diciembre del año anterior.

Finalmente se lo autorizaron para el pasado 20 de enero, pero cuando fue evaluado una semana antes de la cirugía, su diagnostico cambió. Tuvo que aceptar la amputación de su pierna derecha para que su tiempo de vida no se redujera a dos años.

150 niños en peligro

Solo en la Fundación Hospital Infantil Napoleón Franco Pareja-Casa del Niño, la deuda de las EPS supera los 25 mil millones de pesos.
El hospital precisó que la entidad que más le debe y no muestra interés de pago, porque a la fecha no ha cumplido un acuerdo realizado en marzo del año pasado, es Coomeva.

Según informaron directivos de esa EPS a la Casa del Niño, en diciembre del año pasado, este mes empezarían a revisar las cuentas y después se programarían para pagar.

En la lista de las Entidades Promotoras de Salud que más le adeudan están también Salud Vida, Comfamiliar y Nueva EPS.

El hospital infantil aseguró que todos sus servicios se ven afectados por estas deudas, incluido el programa de Hemato-oncología, que atiende cerca de 150 niños en tratamiento contra el cáncer. Así mismo el programa de cirugía cardiovascular infantil, que ya ha tenido que disminuir el número de cirugías que se realizan debido a la falta de recursos.

Los programas de atención a niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia y abuso sexual, también están seriamente amenazados por la iliquidez en la que está inmersa la Casa del Niño, por la falta de pagos de las EPS.

Solo este año, se ha visto obligada a emitir alrededor de 25 derechos de petición a esas entidades, buscando gestionar el pago de los dineros que adeudan. Algunas EPS tienen carteras que superan los 360 días.

Maternidad en apuros

En la ESE Clínica de Maternidad Rafael Calvo lanzaron una alerta por la creciente deuda de las EPS.

Hoy, pese a que el monto asciende a aproximadamente 48 mil millones de pesos, la iliquidez no ha llegado a afectar ningún servicio. El sacrificado ha sido el personal de la clínica.

La Maternidad indicó que la suma más grande la adeuda Comfamiliar: 10472 millones de pesos. Le siguen Caprecom, con aproximadamente 5000 millones de pesos; Comfacor, 2150 millones de pesos; Coomeva, 1856 millones de pesos; y Emdisalud, 1600 millones de pesos.

También están Solsalud y Barrios Unidos de Quibdó (Ambuq), con  1200 millones de pesos cada una; Comparta, 1144 millones de pesos; y Coosalud tiene unas cuentas atrasadas por 1500 millones de pesos, pero se comprometió a cancelar.

¿Y el HUC?

En noviembre del año anterior, la deuda de distintas entidades con el Hospital Universitario del Caribe (HUC) ascendió a los 92 mil millones de pesos. Para recuperar rápidamente su estabilidad financiera, la Superintendencia Nacional de Salud ordenó su intervención forzosa administrativa el día 28 de ese mes.

Treinta días después de la medida, la Supersalud presentó su primer y hasta ahora único informe de gestión, destacando que en total se habían recaudado 4700 millones de pesos, recursos que permitieron atender los compromisos básicos de operación.

Con una cartera de 15 mil millones de pesos, en octubre de 2016 una de las principales deudoras del HUC era la liquidada Caprecom. Le seguían Comfamiliar, Salud Vida Comfacor y Ambuq EPS.

Este medio contactó al hospital para actualizar las cifras que le adeudan las EPS, y al cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

¿Nueva ley acabará con la negligencia de las EPS?

El defensor del Paciente, Henry Vergara, aseguró que Colombia es uno de los pocos países del mundo donde la salud está en manos de los particulares.

“Las EPS son entidades privadas, con ánimo de lucro, por lo que para ellas es más beneficioso negar los tratamientos y que el paciente se enferme y se muera, que el paciente se mejore y siga demandando mayores tratamientos”, dijo el especialista en Pediatría.

“Eso trae consigo un problema muy grande, que tiene que ver con la ética del médico, la supervivencia del médico -recalcó-. Si las EPS no le pagan a los hospitales, estos no le pagan a los médicos, a las enfermeras y a los camilleros, y si les deben meses de trabajo no pueden ir a trabajar con el cariño y la ética que su profesión requiere”.

Vergara dijo que “este es un problema nacional, un problema de estructura del sistema de salud, en donde la atención de los pacientes dejó de ser una misión para convertirse en una vil mercancía”.

Destacó que el pasado viernes entró en vigencia la Ley Estatutaria de Salud (1751 de 2015), a través de la que se consagra la salud como un derecho fundamental. En su artículo 15, establece que los afiliados al sistema de salud tendrán derecho a todos los servicios requeridos, con excepción de los que sean excluidos de forma explícita.

En otras palabras, el Plan Obligatorio de Salud (POS) dejó de existir, y los médicos pueden formular todo lo que consideren oportuno para sus pacientes. Las exclusiones deben ser definidas por el Ministerio de Salud.

Pero para Vergara dicha ley no mitigaría el asunto en cuestión. “El problema no es de leyes, es de aplicación de la misma. Los pacientes no tienen quién los defienda porque utilizan las herramientas que les da la justicia, que es la tutela y el desacato, y no se cumplen. Yo no conozco en Cartagena el primer gerente de EPS que haya ido preso por incumplir una tutela o un desacato. Como no les pasa nada, le han perdido el respeto a la tutela y el ciudadano no tiene cómo defenderse”.

Anotó que “la Supersalud no tiene las herramientas suficientes para defenderlos. La Personería y la Defensoría del Pueblo tienen muy poca fuerza para hacer cumplir a las EPS, entonces sus gerentes hacen lo que les da la gana, quiebran hospitales y contribuyen al fallecimiento de muchos pacientes sin ninguna consecuencia”.

El médico añadió que “nosotros hemos incluso acudido a organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para que proteja la vida, la salud y la dignidad de niños con cáncer, porque a pesar de que todos tienen sus derechos constitucionales, tutelas y desacatos, no están siendo atendidos. En el actual sistema de salud los únicos que salen ganando son los dueños de las EPS. Salen perdiendo los pacientes, sus familias, el hospital y los médicos”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS