Cartagena


“Esperemos que les cumplan a los muchachos”

Jóvenes en riesgo de San Francisco firmaron un pacto de paz y entregaron sus armas a la Policía, confiando en que les brinden ayudas para salir adelante.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

04 de octubre de 2020 12:00 AM

La muerte de un joven futbolista a finales de agosto en el barrio San Francisco no solo desencadenó un inmenso dolor en sus familiares y desató manifestaciones en el barrio, sino que aplazó por más de un mes el pacto de paz que tenían preparado decenas de jóvenes en riesgo que solían pelear entre sí y atravesar líneas imaginarias en sus calles para evitar el cruce de unos con otros.

Harold Morales, de 17 años, tenía un promisorio futuro en el deporte y era un joven sano que nunca tuvo problemas, por eso sus vecinos y amigos estuvieron a punto de echar para atrás sus intenciones de paz. Sin embargo, los líderes comunales del barrio, padres de familia, Policía Metropolitana de Cartagena y demás autoridades, los animaron a seguir adelante y firmar la paz entre ellos.

(Lea: Abatido en San Francisco era futbolista).

Fue así como recientemente en el estadio de sóftbol de la zona se celebró la esperada actividad, en la que participaron funcionarios de la Alcaldía de Cartagena y altos mandos de la Policía Nacional. Más de 60 jóvenes en riesgo pertenecientes a calles como Rincón Guapo, el Pasillo Rasta, y los Fundadores, entregaron sus armas y le dijeron no más a las riñas.

“Queremos que todo cambie, no queremos más guerra, necesitamos paz. Esperamos colaboración al 100 por ciento de las autoridades. Entregamos armas de fuego, granadas, armas hechizas, armas blancas, de todo. A la comunidad le decimos que los perjuicios se van a acabar”, sostuvo Julio Brant, uno de los muchachos que le dijo sí a la paz del sector.

Esperan un respaldo

En el evento, el compromiso de las autoridades fue no desamparar a estos muchachos ni dejarlos a su suerte, por eso a partir de ahora se inicia una búsqueda de oportunidades para ellos, de tal forma que puedan ocupar su tiempo libre en algo útil.

Édgar Herrera, líder comunal del barrio y quien estuvo al frente del proceso, señaló que se dio un paso importante en la lucha por un San Francisco en paz, pero ahora falta darles otro empujón a algunos de estos muchachos. “Ellos antes se enfrentaban, ahora son amigos. Dicen que se peleaban porque no tenían más nada que hacer, para llamar la atención, por eso es necesario apoyarlos para que sigan adelante. El Distrito nos dijo que en 15 días nos daba respuestas de cómo se van a ubicar, confiamos en que al menos les den algún trabajo a uno o dos pelaos de cada calle, ellos tienen muchas ganas de producir y ganar dinero honradamente para ayudar a sus familias. Necesitamos que los otros vean que sí les van a cumplir y que esto apenas es el comienzo”, aseguró el gestor cívico.

(Lea: Cartagena suma 43 nuevos contagios y 3 fallecidos por COVID-19).

Según informó la Mecar, la idea también es brindar a estos jóvenes un proceso de resocialización, ofreciendo oportunidades de estudio, capacitación laboral y apoyo emocional.

Por su parte, el secretario del Interior del Distrito, David Múnera, señaló que: “Venimos a manifestar nuestro compromiso como gobierno, a nombre del señor alcalde. No están solos, los vamos a acompañar. Juntos, como una familia, vamos a sacar adelante este barrio remando todos en la misma dirección”.