Cartagena


Este es el barrio que no permitiría la construcción del colegio de Shakira

La comunidad exige la construcción del alcantarillado, dicen que no pueden seguir conviviendo en medio de aguas residuales y menos con el dengue acechando.

REDACCIÓN CARTAGENA

08 de diciembre de 2021 09:00 AM

Cuando los residentes de La Sevillana compraron los predios en los que hoy viven, no imaginaron que 11 años después seguirían sin servicios públicos esenciales para una vida digna, como el acueducto o el alcantarillado.

Aseguran que la constructora que les vendió nunca les respondió por esas conexiones y, aunque han acudido a mecanismos jurídicos, no han logrado que les instalen las redes. (Lea: Habitantes de La Sevillana siguen en lío predial con la Fundación Santodomingo).

Incluso, a favor de ellos hay una sentencia del Consejo de Estado que ordena al Distrito garantizarles tanto el alcantarillado como el agua potable de manera permanente. A pesar de ello, la entidad territorial no ha cumplido y por eso los vecinos están decididos a impedir la construcción del megacolegio de la fundación Pies Descalzos de la cantante Shakira, en Villas de Aranjuez, ya que este se haría en la misma zona y sí contará con los dos servicios a plenitud. (Lea: ¿Qué pasa con el lote para colegio donado por Shakira? Controversia por el lote donde se construirá el colegio de Shakira).

“Si construyen el alcantarillado para el colegio, también deben ponerlo en La Sevillana, que está al lado. De lo contrario, nos vamos a oponer a esa obra. No es justo que más de 400 familias estemos padeciendo con las aguas residuales frente a las casas, sobre todo con el brote de dengue que azota a Cartagena”, expresó Verena Gaviria, una de las líderes de la urbanización.

400
familias, aproximadamente, habitan en la urbanización La Sevillana.

Cabe recordar que La Sevillana está en los denominados Barrios Unidos, zona conformada por Colombiatón, Villas de Aranjuez, Flor del Campo, Ciudad del Bicentenario, entre otros, los cuales no registran falencias similares debido a que desde su construcción les instalaron todos sus servicios básicos.

La comunidad tampoco cuenta con un servicio óptimo de agua potable, pues se abastece de una pileta que no cuenta con el preciado líquido de manera permanente.

(Lea: La Sevillana sigue esperando una solución).

Pésimas condiciones

Cabe recordar que cuando los lotes de esta urbanización comenzaron a ser vendidos en el 2008 por una empresa llamada Inmobiliaria Ranchos del Caribe S.A., hubo un litigio porque la fundación Mario Santo Domingo estaba reclamando la propiedad de esos terrenos. Y esa fue la razón por la que las empresas de servicios públicos se abstuvieron de instalar sus redes en esa zona, hasta tanto se resolviera el conflicto. Y en esa espera los más de 2 mil habitantes han tenido que aprender a convivir con la contaminación en sus calles. “Aguas de Cartagena ya hizo la topografía para poner el alcantarillado, el problema es que la Alcaldía no ha firmado el convenio para realizar la obra. Tenemos las aguas residuales estancadas en todas partes, las pozas están rebosadas, hay demasiados mosquitos y nos da miedo que el dengue nos toque. Necesitamos que el alcalde nos ayude con esta lamentable situación”, puntualizó Gaviria.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
¿Y el litigio de predios?

El Tribunal Administrativo de Bolívar, a través de la sentencia 0247 del 2017, ordenó al Distrito de Cartagena desarrollar funciones de control urbano y procedimientos sancionatorios por infracción de normas urbanísticas en el predio denominado Magulla, dentro del cual se ordenó construir el macroproyecto Ciudad del Bicentenario. También le ordena al Distrito elaborar un censo detallado de las personas que habitan en edificaciones en Magulla, que pueden ser consideradas poseedoras de buena fe (como las que compraron en La Sevillana), y gestionar ante el Ministerio de Vivienda, Corvivienda, Fonvivienda y la fundación Mario Santo Domingo, la vinculación de dichos habitantes como beneficiarios del macroproyecto Ciudad del Bicentenario, si reúnen las condiciones para aplicar a dicho programa.

De igual forma, el fallo resolvió “denegar las acciones pretensiones de amparo de derechos colectivos al goce de espacio público, el acceso a los servicios públicos y a que su prestación sea eficiente y oportuna, y demás pretensiones de la demanda”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS