Estos son los casos más sonados de policías corruptos en Cartagena en 2016

28 de diciembre de 2016 12:39 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

¡Caras vemos, corazones no sabemos! Ese sería el refrán perfecto para describir a más de un funcionario público en Cartagena y Bolívar. En el 2016, varios se vieron involucrados en escándalos por participar en acciones delictivas, especialmente, algunos miembros de la Policía Metropolitana de Cartagena y el Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT).

Hurtos, fleteos, concusión (recibir dinero en beneficio propio) y tráfico de estupefacientes son algunos de los delitos que han tenido que enfrentar los uniformados durante el año.

El Universal le trae los cinco casos más sonados en La Heroica y las consecuencias que trajo para cada uno de los implicados.

“Marcaban” a sus víctimas

Esa era la función de Omar Ricardo Marrugo Suárez y los patrulleros Ever Pérez Bolívar y Alain Alberto Pacheco García, tres policías enviados a las cárcel a principios de diciembre. Los exfuncionarios pertenecían a una banda delincuencial, denominada ‘los Regionales’, dedicada al fleteo en Cartagena, Turbaco y Arjona, según lo manifestado por el comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, el general Carlos Rodríguez Cortez.

Los hombres delinquían de civil en sus tiempos libres. El modus operandi consistía en hacer una señal que identificara a la víctima, para que otros integrantes de la banda la abordaran diez o quince cuadras más adelante. 

Así mismo, las autoridades indicaron que estos sujetos serían los encargados de indicarles las rutas de escape, mostrarles las ubicaciones de las cámaras de seguridad, dotarlos de armamento y darles información de clientes bancarios y los estados de sus cuentas.

Junto a estos tres policías cayeron cinco integrantes más de la estructura criminal, luego de once meses de investigaciones, en las que la Sijín y Fiscalía hicieron interceptaciones telefónicas y corroboraron la información suministrada por dos integrantes de la banda.

Hurto de 140 millones de pesos

Este escándalo salpicó a la Policía Nacional. Al menos ocho uniformados habrían participado en el robo de 140 millones de pesos, en una estación de gasolina de razón social La Paz en Sincelejo. El hecho ocurrió el 11 agosto de 2015 y participaron unas 15 personas, entre ellos expertos en abrir puertas, pero la olla se destapó este año con grandes sorpresas.

Dentro del grupo de “corruptos” había policías y civiles de Cartagena, Barranquilla, Montería y Sincelejo.  

El patrullero Luis Santos y un integrante del Gaula de la Policía en Cartagena viajaron a la capital sucreña, en donde se reunieron con Guillermo Enrique Alfaro, alias ‘el Sargento’, policía de vigilancia en Sincelejo.

Las autoridades indicaron que el hurto se realizó aprovechando que hubo un homicidio en el sector.

Transportaban droga a Cartagena

Julio Cesar Torres León, de 34 años, y Aldemar Acevedo Suárez, de 29 años, a quienes la Dijín les hacía seguimiento, fueron capturados en la vía que va de Buenavista a Planeta Rica, en Córdoba.

Los uniformados, adscritos a la Institución en Cartagena, en ese entonces, transportaban un vehículo oficial con 200 kilos de base de coca, desde Medellín.

Los aprehendidos quedaron, de inmediato, desvinculados por afectar el servicio auspiciando las acciones ilegales de una red de narcotráfico. Así quedó expresado en un comunicado oficial, el 3 de febrero.

Un día después, un juez de Garantías de Montería 8Córdoba), impuso medida de aseguramiento intramural en contra de ambos, por tráfico de estupefacientes.

Asegurado por exigir un millón de pesos

Una mujer denunció ante la Fiscalía que un uniformado de la Policía Metropolitana de Cartagena le pidió un millón de pesos para no hacerle un comparendo.

La víctima aseguró que el 23 de enero, a las 2:20 de la madrugada, iba con su pareja cuando, detuvieron la camioneta en la que iban, para acatar la señal de pare que les hicieron dos uniformados, cerca de la Universidad de Cartagena en Piedra de Bolívar. 

La denunciante contó les pidieron una requisa y los documentos del carro a su esposo. Según la mujer, cuando él bajó, uno de los agentes sacó un aparato que, según ella, no era un alcoholímetro y le dijo que soplara por la ventanilla del carro.

De inmediato ella reaccionó y preguntó por la boquilla, a lo que el policía respondió que esos eran distintos a los de la Policía de Tránsito y que solo marcaba positivo o negativo, pero los grados no. La mujer indicó que el hombre se dirigió a su compañero y le dijo que había marcado positivo sin ella haber soplado.

Segundos después regresó donde ella y su esposo y les manifestó que la multa sería de 14 millones de pesos y la suspensión de la licencia, pero que era posible arreglarlo por un millón de pesos.

El detenido, identificados con los apellidos Padilla Quintero no aceptó el delito de concusión que le imputó la Fiscalía.

Se dejó sobornar

A cambio de no imponer un comparendo, un agente del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte de Cartagena (DATT) recibió un soborno de 50 mil pesos y quedó evidenciado en un video.

El conductor, infractor, grabó el momento en el que el uniformado agarra con su mano izquierda el billete y luego regresa los papeles. 

En respuesta al hecho, ocurrido en abril, el DATT informó que el agente completaba un año en el Tránsito y fue contratado de manera provisional.

[bitsontherun mbKPRl61]

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS