ETCAR reintegra pináculos en garitas del recinto amurallado

09 de noviembre de 2019 12:50 PM
ETCAR reintegra pináculos en garitas del recinto amurallado
Siete de estos elementos decorativos han sido reemplazados, con características estéticas determinadas por el momento histórico en que se levantó el baluarte en que se encuentran.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con la colaboración de jóvenes egresados, la Escuela Taller Cartagena de Indias (ECTAR) reemplaza los pináculos en el cordón amurallado de la “ciudad antigua”. El primer trabajo de esta índole en completarse fue el de la cúpula del garitón del Baluarte de Santiago Apóstol.

Los trabajos son dirigidos por Antonio Gallego, quien lleva 20 años trabajando con la Escuela. El plan comenzó a finales de octubre de este año. La misión es reintegrar estos elementos ornamentales que rematan las cúpulas de las garitas, a fin de devolver el valor estético de un elemento que identifica el perfil urbano de la ciudad de Cartagena de Indias, teniendo en cuenta que la incorporación de los pináculos es propia de la época en que se levantaron las Fortificaciones.

En total fueron siete pináculos reemplazados, con características estéticas determinadas por el momento histórico en que se levantó el baluarte en que se encuentran. Así, el recinto amurallado de Cartagena de Indias está dotado de remates ornamentales renacentistas y barrocos en sus garitas y garitones.

Para llevar a cabo esta intervención, la ETCAR realizó el análisis de los materiales utilizados en la construcción de los baluartes, así como de las afectaciones causadas por acciones vandálicas o desgaste natural, buscando garantizar una reposición de pináculos con la misma piedra, técnica de tallado, proporción y estilo original.

Los pináculos son elementos de una sola pieza, que por ser esculpidos en piedra maciza tienen detalles únicos. De hecho, durante las obras de construcción de las Fortificaciones de Cartagena, los maestros canteros se dedicaban a la elaboración de los sillares y elementos decorativos de estas edificaciones.

La piedra coralina era una de las más difíciles de tallar, sin embargo, por ser resistente y duradera, era uno de los principales materiales utilizados, incluso en los pináculos. Para elaborarlos, tomaban la piedra en forma prismática y plasmaban la silueta deseada en cada una de sus caras, tallándolas hasta llegar a la figura básica, la cual se pulía en detalle. Al final se lograban piezas únicas por la dificultad en el tallado.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS