Cartagena


Exigen más atención para la unidad deportiva y su parque

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

20 de noviembre de 2018 12:04 AM

Como basurero, escombrera y letrina pública se encuentra la Unidad Deportiva Fidel Mendoza Carrasquilla.

La afirmación la hizo el ciudadano Rodrigo Ramírez Pérez, quien también se refirió a la ocupación indebida de las zonas peatonales que hacen frente con la unidad  en la avenida Pedro de Heredia, tramo correspondiente al barrio Escallón Villa.

Ramírez Pérez, quien abandera, a través una página web, lo que llaman el “periodismo positivo”,  indicó que, por presuntamente no tener dolientes, la unidad es el sitio escogido  para verter todo tipo de desechos, entre los cuales están los restos de demoliciones de inmuebles y las podas de árboles, que mayoritariamente son arrojados por carromuleros contratados por ciudadanos anticívicos.

Igualmente, señaló que, por la falta de mantenimiento, el mobiliario del parque colindante con el Estadio de Béisbol 11 de Noviembre se está inutilizando, pese a la notoria afluencia de usuarios  vespertinos.

“Pero --añadió--, parece que ni eso motiva a las autoridades a hacer mantenimiento a la unidad, que siempre está invadida de malezas, lo cual propicia que los habitantes de calle la tengan como su dormitorio y letrina pública, lo mismo que los drogadictos, quienes incrementan la inseguridad, sobre todo en las noches, aprovechando la poca iluminación”.

En varias ocasiones Ramírez se ha referido a que el espacio peatonal frente a la unidad, en Escallón Villa, poco pueden disfrutarlo los transeúntes debido a que los establecimientos comerciales apostados a lo largo de la avenida Pedro de Heredia lo ocupan con carros y motos, pero también con mesas y sillas, cuando se trata de negocios de comidas y licores.

“En ese espacio peatonal --prosiguió-- se dejaron unas marcas para que las usen personas con discapacidad; y rampas para el desplazamiento de sillas de ruedas, pero ya todas están inutilizadas, de manera que tanto todas las personas tienen que caminar por la avenida, con todo el peligro que ello implica”.

Sugirió que “la petición es a las autoridades para que organicen un grupo de dolientes; a la comunidad, para que respete y se empodere de los espacios comunes; y que se creen unos programas de capacitación para ciudadanos e indigentes respecto al valor que tiene la unidad para Cartagena”.

En cuanto a la recolección oportuna de las basuras, “aseguró que la empresa Pacaribe no está cumpliendo la frecuencia como está establecido”.

La directora del Instituto de Deportes y Recreación (IDER), Lía Sará, dijo que su despacho tiene un grupo de discapacitados que se encarga del aseo en los alrededores y en los escenarios, corte de gramas, jardinería y vigilancia.

“Nosotros --agregó-- hacemos campañas de aseo con los vecinos de los alrededores (que no nos toca), pero el control de los carromuleros es asunto de la Policía, la Alcaldía Local 2 y la empresa Pacaribe”.

La empresa Pacaribe informó que sus jornadas de recolección se cumplen en los días correspondientes, “pero también debe aplicarse el Código de Policía, porque hay residentes que entregan los desechos a los carromuleros y ellos los botan donde nosotros hemos limpiado, cosa que se sale de nuestro control”.

El alcalde de la Localidad 2, Gregorio Rico Gómez, recordó que el Gobierno Distrital tiene entre sus planes la construcción de un CAI para la vigilancia permanente de toda la unidad.

“De otro lado --señaló-- estamos planeando conseguir un presupuesto para adecuar la unidad y después dársela en adopción a una empresa privada, para que el mantenimiento esté garantizado”.

El Universal intentó comunicarse con el gerente de Espacio Público del Distrito, Dulfry Martínez, pero nunca respondió su teléfono.