Expulsión de estudiante se resolverá en estrados

05 de agosto de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En segunda instancia cursa una tutela que presentó la familia de una estudiante de décimo grado del colegio Ciudad Escolar Comfenalco (CEC), quien admitió que ingirió una droga dentro del plantel y que luego fue expulsada por el hecho.

El fallo de primera instancia, emitido por el Consejo Seccional de la Judicatura de Bolívar, ordenó a la institución educativa reintegrar a la estudiante y brindarle el apoyo integral que esta requiere.

La CEC cumplió con la orden jurídica pero la impugnó, argumentando que la falta cometida por la menor de 15 años está tipificada dentro de su manual de convivencia como una muy grave y que se aplicó la sanción que correspondía.

Lo que pasó

Tanto el colegio como la familia de la joven coinciden en que esta ingirió un pastilla, al parecer de Sedatril (sedante)  en la institución y que fue proporcionada por otro estudiante. Además, que la alumna se sintió muy mal tras ingerir la droga, que fue incapacitada por esto y que días después admitió el hecho, en presencia de su madre, en una reunión citada por la asistente de convivencia del colegio.

“En ningún momento esperaba que la decisión del colegio sería expulsar a mi hija por todo el apoyo que me manifestaron. Pensé que el proceso disciplinario fuerte sería contra el estudiante que suministró las pastillas”, indicó la madre de la menor.

Añadió que su hija es atendida por una sicóloga, quien determinó que  la estudiante presenta cuadros de depresión y ansiedad, y que esto la habría llevado a consumir la pastilla.  

“Se supone que hay profesionales en las institución para ayudar a nuestros hijos pero los sacan del colegio a exponerlos a vivir situaciones más duras. Lo que hicieron fue sacar lo que consideran ‘el punto negro’ para que no dañen al colegio, pero ocurre que  mi hija encontró la pastilla en la institución que  debe ser un ambiente seguro”, afirmó la mujer.

Aseguran que la han apoyado

Representantes de la CEC aseguraron que en todo el proceso han apoyado integralmente a la alumna, que ya regresó a clases en cumplimiento del fallo de primera instancia y que han respetado la privacidad del caso para evitar señalamientos a la involucrada.

También que tienen programas de prevención que permite a los estudiantes identificar factores y situaciones de riesgo con relación a las drogas y al alcoholismo, que son apoyadas por la Policía de Infancia y Adolescencia y Antinarcóticos.

“El colegio no es un centro de rehabilitación, existen espacios para esto y lo que podríamos hacer es una remisión a un profesional externo (...) hacemos una ardua labor de prevención para que los jóvenes tomen decisiones favorables para su proyecto de vida. Quién nos dice que esa droga no puede llegar a manos de nuestros estudiantes más pequeños y podemos tener una situación más complicada”, expresó Zayda Acevedo, rectora de la CEC.

Álvaro Ramírez, coordinador académico de bachillerato en la CEC, manifestó que “sin temor a equivocarnos, podemos decir que tenemos una comunidad educativa sana a pesar de ser tan numerosa (más de 2.600 estudiantes solo en bachillerato) y de la heterogeneidad, este caso nos sorprende porque esto no es usual y eso dice mucho del trabajo que estamos haciendo en la formación”.

Agregó que “los padres de familia tienen que mirar el colegio como el complemento de la formación que se hace en casa, no endosar o transferir las responsabilidades”.

El equipo jurídico de Comfenalco aseguró que acatarán cualquiera que sea el fallo de segunda instancia, como hasta el momento han hecho con la decisión jurídica emitida en primer lugar.
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS