Cartagena


¿Falló protocolo en el caso del viajero que murió de COVID en Cartagena?

El hombre, de 41 años, pasó los controles en los aeropuertos El Dorado y el Rafael Núñez. Esto dicen las autoridades.

YESSICA RIVERA PORRAS

09 de septiembre de 2020 04:45 PM

Luego de que se confirmara que el señor, de 41 años, que llegó a Cartagena el pasado 2 de septiembre y falleció cuatro días después, tenía COVID-19, las reacciones no se hicieron esperar. (Lea aquí: Hombre que llegó a Cartagena por el aeropuerto murió de COVID-19)

En la cuenta de Facebook de El Universal muchos ciudadanos cuestionaron la conexión Bogotá-Cartagena, la necesidad de reactivar los vuelos cuando el coronavirus sigue latente y los controles realizados en el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá, al momento de su abordaje, y los tamizajes efectuados en el Aeropuerto Rafael Núñez, tras su desembarco.

“Crónica de una muerte anunciada. Ese afán de abrir conexión con Bogotá, la cuidad con más alto índice de COVID-19. Ahí está, así inició todo y vuelve y juega nos viene el rebrote. Querían abrir, que el turismo, bueno sin protocolos eficientes prepárense para pasar noviembre y diciembre guardados. Esto apenas comienza”, sostuvo María Cristina.

“Todo viajero que venga a Cartagena debe presentar prueba COVID negativa. Ahora hacer el rastreo de todos los contactos que tuvo, más trabajo, más desgaste institucional, más vidas en riesgo, no sé si valga la pena por el dinero que puede dejar un turista. Lo mínimo que debe exigir el gobierno local es la prueba negativa, sino, para que nos sacrificamos con una cuarentena estricta de 5 meses?”, afirmó Lucia Cacciato Insilla.

Por su parte, Iván Molinares Amarís escribió que “esto pone en evidencia que los protocolos del aeropuerto no sirvieron para vuelos nacionales, justo ahora no deben permitir vuelos internacionales”.

“Los protocolos se cumplieron”

Tras estos señalamientos, la Sociedad Aeroportuaria de la Costa (Sacsa), operador del Aeropuerto Rafael Núñez, manifestó que durante los controles el señor, que viajó a la ciudad por asuntos de negocios acompañado de su esposa e hija de 3 años, no registró síntomas por lo que su ingreso fue permitido.

Sacsa agregó que en la terminal aérea se está dando estricto cumplimiento al protocolo de bioseguridad, y que hasta hoy el Gobierno Nacional no ha anunciado cambios en el mismo.

“Se continuará con la toma de temperatura en la sala de llegadas, uso del tapaboca obligatorio, la limpieza del calzado, las manos, el distanciamiento y la desinfección constante del lugar”, indicó Sacsa.

Respecto al certificado de prueba COVID, el operador del Rafael Núñez aclaró que en este momento, y de acuerdo a los lineamientos emitidos por el Ministerio de Salud, a los viajeros que tengan como destino Cartagena no se les está exigiendo la presentación del mismo.

Este requisito solo se aprobó para ingresar a aquellos departamentos cuya vía de ingreso sea únicamente aérea y que tengan una tasa de contagio menor a 1.000 por cada 100.000 habitantes, como Guainía, Vichada, Vaupés y San Andrés. Es de precisar que el certificado de la prueba de antígeno no debe ser superior a 48 horas antes de abordar el avión. (Lea aquí: Prueba de COVID será obligatoria para ir a lugares con baja afectación)

Por su parte, el concesionario Opaín, que administra El Dorado, resaltó que hasta el momento se ha podido establecer que en su paso por el terminal aéreo el pasajero cumplió con todos los protocolos de bioseguridad establecidos, sin presentar alertas sobre su condición de salud. (Lea aquí: Aeropuerto El Dorado se pronuncia sobre muerte de pasajero en Cartagena)

¿Otras medidas?

El alcalde de Cartagena, William Dau Chamatt, señaló que antes de que operaran los vuelos nacionales solicitó al Gobierno Nacional exigir a los viajeros la prueba de coronavirus, esto teniendo en cuenta que los indicadores del virus en la ciudad estaban mejorando, no obstante, esto no fue aprobado, por lo que hoy los controles se realizan con las medidas estipuladas por Minsalud.

“Cuando el señor de 41 años llegó a Cartagena era asintomático, no tenía tos, ni fiebre, él empezó a desarrollar los síntomas aquí. Pese al hecho pudimos comprobar que estamos preparados para controlar el virus. Apenas el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis) tuvo conocimiento del caso se realizó un rastreo de las personas que tuvieron contacto con el infectado. Estas ya se encuentran en aislamiento”, explicó Dau.

El mandatario añadió que pese a que estos casos se esperaban con la reapertura y reactivación del turismo y los distintos sectores económicos de la ciudad, se analizará la posibilidad de realizar pruebas rápidas a las personas que lleguen a Cartagena, aunque refirió que estas no son 100% fidedignas.

Autocuidado, indispensable

Irvin Pérez, presidente de Corporturismo, lamentó la muerte del hombre proveniente de Bogotá, pero aseguró que “debemos ser conscientes de que estos episodios podrán volver a presentarse, porque no podemos estar encerrados y tenemos que vivir con el virus. Esta es la realidad en la que nos encontramos y tenemos que adaptarnos”.

El funcionario indicó que solicitar el certificado de pruebas de coronavirus no es garantía de que la persona que viaje a la ciudad no tenga la enfermedad, porque dentro de las 48 horas posibles entre la prueba y el abordaje la persona puede contraer el virus y a su llegada a la ciudad desarrollar los síntomas.

“Requerir la prueba de COVID-19 no será la solución para evitar los contagios, al fin de cuentas a mi me pueden certificar hoy que estoy bien y mañana desarrollar los síntomas y ese día viajar”, expresó Irvin Pérez.

El presidente de Corpoturismo sostuvo que solicitar este certificado o otros requisitos a los viajeros puede ser contraproducente para la reactivación económica que busca la ciudad y que tanto necesita la población. “Si comenzamos a pedir tantos requisitos se podría afectar la ocupación de los vuelos, las aerolíneas quitarían la ruta y al final las personas que viven del sector turismo se verían afectadas”, expusó.

Pérez añadió que más allá de los controles, lo más importante y lo que la ciudadanía debe mejorar para evitar los contagios son los procesos de autocuidado.