Getsemaní, a la espera de reglamentación del espacio público

28 de abril de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La creciente problemática de inseguridad, excesivo consumo de licor en vía pública y ocupación del espacio público en Getsemaní, que preocupó tanto a sus residentes a inicio de año y generó quejas y manifestaciones, vuelve a ser tema de intranquilidad para esa comunidad.

Con la protesta de los getsemanisences, el alcalde Manolo Duque visitó el tradicional barrio y, tras una reunión que convocó a los vecinos y funcionarios del gabinete distrital, se comprometió a establecer medidas que le devolvieran la tranquilidad al barrio.

Una de las medidas, referente a la ocupación del espacio público por establecimientos de comercio, fue la propuesta de un plan piloto de aprovechamiento económico por el uso del espacio público, tal y como se ha estado haciendo en parques, plazas, plazoletas, espacios residuales y callejones en San Diego y el Centro Histórico, a través del Decreto 0356 de 2015.

La propuesta fue presentada en marzo –diseñada para la temporada turística de Semana Santa y con posibilidad de extenderse un mes más–, pero la comunidad la rechazó por considerar que “no es otra cosa que la privatización de los espacios públicos del barrio Getsemaní”, según expresaron residentes en una comunicación enviada a la Alcaldía. Y desde entonces, la reglamentación al espacio público en la zona no se ha concretado.

QUIEREN TRABAJO CONJUNTO
“El proyecto contemplaba era el arrendamiento de algunas calles, ni si quiera de los andenes, sino de todo el espacio de la calle, para que los dueños de los restaurantes pusieran sus mesas y sillas. Nunca estuvimos de acuerdo con la privatización de los espacios públicos, porque Getsemaní es uno de los sectores del Centro Histórico con menor equipamento urbano”, aseguró Miguel Caballero, presidente de la Asociación de Vecinos de Getsemaní, quien explicó que la oposición de la comunidad al plan piloto también se dio por la propuesta de cerrar algunas calles y cambiar el sentido vial en otras, lo que a su juicio generaría problemas de movilidad.

Así como lo señaló el resto de la comunidad en la comunicación enviada al Alcalde, Caballero insiste en que se esperaba conformar mesas de trabajo en conjunto con el Distrito para elaborar una reglamentación para el uso del espacio en la zona, pero “nunca se pudieron hacer esas mesas de trabajo y ya hasta se está volviendo a descomponer la Plaza de la Trinidad”, dijo.

Este medio intentó consultar a Carolina Lenes, gerente de Espacio Público, sobre lo que proyecta el Distrito frente a la reglamentación en Getsemaní, pero no contestó los llamados. Sin embargo, voceros de la dependencia a su cargo aseguraron que inicialmente debía reglamentarse legalmente la Plaza de la Trinidad para proponer un nuevo plan de aprovechamiento económico del espacio público, que sí pueda ser aceptado por la comunidad, de acuerdo con sus peticiones.

“Como comunidad estamos esperando mirar qué acciones se van a permitir, porque hay comerciantes que han sugerido sacar solo unas cuantas mesas y sillas, pero a veces ‘si das un dedo, se cogen toda la mano’, y así se invaden los espacios progresivamente, como ya está volviendo a pasar. Los andenes están invadidos y no se puede caminar”, dijo Miguel Caballero.
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS