Cartagena


Getsemaní se queja por altos costos en aseo: facturan $615.000 en un mes

Los afectados interpusieron un recurso ante Pacaribe. Afirman que al menos 10 establecimientos padecen por la facturación. La empresa se pronunció.

MÓNICA MEZA ALTAMAR

24 de agosto de 2022 04:18 PM

De pagar en promedio $118.000 en servicio de aseo de enero a junio, un establecimiento comercial en el barrio Getsemaní pasó a facturar $597.498 en julio y $615.160 en agosto.

Se trata de la tienda El Guerrero, que si bien es una de las más afectadas por los altos costos no es la única.

“Hay al menos 10 casos. Estamos pagando más en aseo que en agua y luz”, afirmó a El Universal Ramiro Morelo, administrador de la mencionada tienda quien asumió la tarea de reclamar lo que considera cobros justos a Pacaribe, empresa operadora de este servicio.

“Toda la vida nos han cobrado bajo la clasificación comercial y la tienda no pagaba más de $124.000. De un mes a otro, en julio nos cobran más de $590.000 y en agosto más de $610.000, casi cinco veces el valor que venía pagando desde hace años como comercial, y ese es el problema. Ni siquiera ha habido cambio de residencial a comercial”, explicó Morelo sobre su caso.

Tenemos a Afinia con altos cobros y ahora se nos viene encima Pacaribe. Van a terminar sacándonos del barrio. Estamos bien preocupados con esta situación”.

Ramiro Morelo, residente en Getsemaní.

En relación a sus vecinos, manifestó que “a varios establecimientos a los que les vienen cobrando como comercial un mes les facturan $140.000 y al siguiente más de $700.000. Son unos cobros excesivos. No hacen un ajuste gradual, sino que de un mes a otro nos cobran cinco veces y seis veces el valor del consumo del servicio de aseo. Eso es una exageración. Son varias casas y establecimientos que se están quejando y si nosotros dejamos que esto coja fuerza, ¿qué puede suceder más adelante? Estallará el barrio Getsemaní”.

Agregó: “Por eso le estamos pidiendo al gerente de Pacaribe que nos visite, para que aclare el cobro del servicio y cobre gradual, no de un zarpazo de cinco veces”.

Los reclamos

Morelo contó que por la situación expuesta ya ha hecho dos reclamos a la empresa prestadora del servicio de aseo.

“Cuando fuimos a hacer la primera reclamación personalmente, nos mostraron unas planillas de control que llevan a nivel interno y que demuestran altos grados de consumo. Pero esas planillas las firman ellos mismos, porque ni siquiera las firman residentes o propietarios de establecimientos. Esa fue la respuesta de ellos y la gente no sabe cómo se hacen esas planillas, si hicieron o no visitas”, explicó.

Agregó que “mostraron esas planillas en respuesta y me dieron cinco días para presentar el recurso de apelación. Ya lo hice y ahora estoy esperando una nueva respuesta de Pacaribe. Dependiendo de eso me tocará acudir a la Superintendencia de Servicios Públicos y a la Procuraduría para que hagan las respectivas revisiones, porque no se puede dejar que esto siga avanzando”.

Pacaribe responde

Consultada por El Universal, la empresa de aseo explicó que desde octubre de 2021 está realizando un ciclo de actualización de aforos con el que busca actualizar la información de los establecimientos comerciales, industriales y oficiales de las zonas donde opera, “para identificar la cantidad de residuos que generan y calcular una tarifa de aseo justa, de acuerdo con los niveles de producción de cada usuario”.

Aseguró: “Este proceso de aforo se realizó en cumplimiento del artículo 46 de la Resolución 720 de la CRA, la cual establece que todos los grandes productores (clasificados en dos categorías: los que generan y presentan para recolección residuos en un volumen entre uno y seis metros cúbicos al mes; y los que producen más de seis metros cúbicos mensuales) deberán ser aforados para definir su tarifa del servicio público de aseo de acuerdo a su producción”.

Pacaribe invitó a los usuarios que tengan dudas sobre sus facturas a comunicarse a la línea (605) 6455480, el correo atencionalcliente@pacaribe.com o acercarse al Centro de Atención al Usuario en Los Alpes.

La primera fase se desplegó en el Centro Histórico hasta junio de 2022, en los sectores de San Diego, Matuna y Getsemaní, donde se aforaron más de 800 establecimientos comerciales. La segunda fase inició el primero de julio, en los barrios de Bocagrande, Castillogrande y Laguito.

“Este proceso es fundamental para la compañía. Le permite prestar un servicio de calidad y acorde a las necesidades de cada establecimiento con respecto al volumen de residuos generados, además de ajustar su servicio a las dinámicas propias de la ciudad y de sectores como el gremio de restaurantes y comercio”, agregó la empresa.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS