Cartagena


“Han sido 10 meses de necesidades”: Carperos

Este gremio ha ido estabilizando sus finanzas con la reapertura de las playas, pero aún hay muchos sin poder generar ingresos. Pronto más playas serán habilitadas.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

30 de diciembre de 2020 12:00 AM

La semana pasada se habilitó el primer sector de Playa Blanca (Barú) para uso y disfrute de bañistas, y ayer se reabrió un quinto tramo en Bocagrande, con lo que poco a poco se ha completado la reapertura de más del 50 por ciento de las playas en Cartagena. Con ello han vuelto a sus puestos de trabajo decenas de trabajadores que derivan sus ingresos de alquileres de carpas, masajes, ventas ambulantes, entre otras actividades. Sin embargo, los sectores que continúan cerrados como El Laguito, Castillogrande, Crespo o Marbella, mantienen a su vez a decenas de trabajadores sin poder generar utilidades, los cuales ya completan 10 meses de necesidades en sus núcleos familiares.

(Lea: Las cinco quejas más frecuentes sobre las playas bioseguras en Cartagena).

Justamente, ayer varios de esos trabajadores llegaron a donde se realizaba la inauguración del nuevo tramo abierto en Bocagrande, y con pancartas y arengas hicieron un plantón pacífico para llamar la atención de la Alcaldía de Cartagena y pedirle que acelere la reapertura de las demás playas.

“No tuvimos una buena Navidad, no tuvimos nada para regalarle a nuestros hijos, no hemos tenido una alimentación digna, no sabemos qué más debemos esperar para que abran todas las playas. Aún faltamos tres sectores en Bocagrande, tenemos 10 meses sin trabajar, estamos pidiendo celeridad”, expresó uno de los manifestantes, advirtiendo que de no obtener soluciones prontas instalarán las carpas por sí mismos.

Eparquio Rodríguez, vocero del gremio y miembro de la asociación de carperos Asocardis, aseguró que aunque ha habido avances significativos, el propósito es que todos sus compañeros puedan pronto estar laborando como de costumbre.

“Gracias a Dios se aprobaron cuatro sectores más y ya empezaron a instalar los módulos, pero aún así no se completará la totalidad de playas y muchos carperos estarán cesantes. Este año ha sido muy difícil, nadie pudo llevar el sustento a sus hogares, sobrevivimos gracias a la voluntad de Dios”, dijo Rodríguez.

“Es un proceso gradual”

Sobre la situación de los carperos, el gerente de las playas del Distrito, Jean Paul López, afirmó que la Alcaldía es consciente de esta situación. Sin embargo, indicó que las playas no se pueden abrir todas al mismo tiempo, sino de manera controlada y gradual, pues el objetivo principal es evitar que estas se conviertan en focos de contagio de COVID-19. Aseguró que a los carperos no se les ha dejado desamparados y que incluso ayer, tras el plantón, la Alcaldía de la Localidad 1 se comprometió a entregarles nuevos mercados.

“Ellos quieren que las playas se abran inmediatamente y eso no puede ser así. Vamos paso a paso, ahora empezamos el montaje de módulos en El Cabrero, Marbella, Castillogrande y El Laguito, serán nuevas playas habilitadas y por ende volverán más trabajadores a sus actividades, eso es lo que se ha trazado para los pilotos”, explicó el funcionario.

Según López, próximamente se habilitarán dos tramos de playa en El Cabrero con 150 módulos, tres tramos más en Marbella con 289 módulos, otro tramo en Castillogrande con 140 módulos, y un último tramo en El Laguito con 64 módulos.