"Hasta inundados somos invisibles"

04 de octubre de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un popular refrán dice que “después de la tormenta llega la calma”, pero Jennifer España Castro  es el vivo ejemplo de que muchas veces no es así.

La mujer, que desde hace dos años es habitante de la invasión Isla de León, en El Pozón, tiene siete meses de embarazo y una vida llena de preocupaciones por causa de las lluvias que han arropado estos últimos días a Cartagena.

“Desde que estoy embarazada he sangrado y expulsado líquidos. Cada vez que llueve y veo que el agua acaba con mi hogar, con todo lo que he conseguido con mucho sacrificio, se me desgarra el alma.

“Cuando hay tormentas potentes en Isla de León se desborda el caño hasta el punto que se bloquean los puentes, que son la única salida que tenemos. Tengo tres hijos y ahora con lo del huracán me tocó sacarlos de acá.

“En julio hubo una temporada de aguaceros y me tuvieron que hospitalizar, yo no quiero perder a mi bebé, pero con las inundaciones muchas veces es muy difícil salir de mi hogar.

“Es inevitable preocuparse. Solo este fin de semana mi casa quedó inundada, se me dañó la cama, colchonetas, el escaparate con la ropa y el televisor”, le contó Jennifer a El Universal.

Pero este no es solo el drama de una embarazada, ya que alrededor de 300 familias se han visto afectadas con el coletazo del huracán “Matthew” por el litoral Caribe Colombiano.

Amadiris González Moya tiene 25 años viviendo en la invasión y dice que a pesar de que algunos de los habitantes fueron subsidiados y llevados a barrios como Flor del Campo y Colombiatón, esos son paños de agua tibia por parte del Gobierno ante el peligro en el que están inmersos cuando hay inundaciones.

“Tenemos miedo que siga lloviendo, somos cerca de 300 familias las que estamos en Isla de León y mínimo 400 niños los que sufren con estos cambios climáticos tan drásticos.

“El único respaldo que tenemos en situaciones de emergencia es el colegio  El Salvador, que sirve como albergue, pero en esta ocasión la institución educativa también se inundó. La última ayuda que recibimos fue hace tres años, que nos dieron un subsidio monetario a cada familia, pero desde entonces nadie vela por nuestro bienestar”, explicó González Moya.

Población en riesgo
Una de las preocupaciones en Isla de León es que hay muchas personas discapacitadas y mujeres embarazadas que están en riesgo.

“Con las lluvias de este fin de semana, mi vecina, que tiene un bebé de seis días de nacido, tuvo que arropar a su pequeño con bolsas de basura e irse bajo un intenso aguacero porque ya la invasión estaba inundada. También, a los ancianos los sientan en hamacas para que el agua no los alcance. La situación es lamentable”, agregó Amadiris González Moya.

Familias afectadas
A Edwin Gómez Salas no solo lo inunda el agua estancada producto del coletazo del huracán “Matthew”, sino la agonía de ver que su comunidad no es socorrida.

Él es el presidente de la Junta de Acción Comunal del sector El Pueblito del barrio  Boston y pese a su gestión no ha tenido respuesta por parte del Distrito.

“El desbordamiento de los canales San Martín, Barcelona, y Amador y Cortés nos tienen en la calle. Son más de 45 las casas afectadas y hasta el momento no hemos recibido ayuda. Llamamos a Gestión de Riesgo y nos prometieron que llegarían hasta acá, pero es la hora y los estamos esperando”, le comentó a este medio el líder comunal.

¿En palabras?
Hace dos años, se anunció que Boston sería el primero barrio del país en ser adaptado para afrontar el cambio climático.

En su entonces, la estrategia fue liderada por la Secretaría de Planeación, en alianza con Corvivienda, Ministerio de Ambiente y Desarrollo, Invemar, Cámara de Comercio, Findeter, Argos y Alianza Clima y Desarrollo.

De acuerdo con los estudios preliminares realizados en dicha zona, se presupuestó una inversión de más de 4 mil millones de pesos.

Escombros por montón
Víctor Sarza Palacio siempre tiene el mismo menú para deleitar a los vecinos de la calle 62 de Canapote.

Con arepas de huevo, carimañolas y  empanadas de carne se gana desde hace 17 años el pan de cada día, pero desde el sábado pasado para él todo ha cambiado y le ha tocado trabajar en medio de escombros.

“Yo no entiendo para el Distrito qué es una emergencia. La lluvia ha hecho que desde el cerro de La Popa bajen los escombros de manera descomunal y ya las vías están totalmente bloqueadas. Queremos soluciones, pero soluciones de verdad”, fueron las palabras de Sarza Palacio a El Universal.

La cantidad de basuras, piedras y barro no solo ha generado contaminación, sino congestión vehicular.

En Torices
El panorama en ese sector de la ciudad es poco alentador. Muy cerca de las calles taponadas de desperdicios en Canapote, vías como El Progreso, Santa Fe y Siglo Veinte en el barrio Torices están inundadas por completo.

“Tenemos el caño Juan Angola al lado y con las lluvias este se ha desbordado. Esto, más que por el agua en las calles, nos tiene preocupados porque son bastantes los animales que salen.

“Tenemos miedo de exponernos a serpientes y hasta mosquitos del zika y dengue”, expresó un morador de la calle Siglo Veinte. 

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS