Hechos trágicos que han marcado a la Cartagena contemporánea

02 de mayo de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La Cartagena contemporánea arrastra varios acontecimientos lamentables, varios de ellos trágicos.

Uno de los más tristes e impactantes es la reciente tragedia del edificio que colapsó en el barrio Blas de Lezo, dejando el amargo saldo de 20 muertos. Otras 23 personas fueron rescatadas y están a salvo.

El jueves 27 de abril el edificio en construcción Portales de Blas de Lezo II, de seis pisos, se desplomó a las 10:30 de la mañana, con más de 30 obreros dentro de la obra.

Ante esa desgracia, producto directo de una serie de errores, ilegalidades y omisiones, es oportuno hacer un rápido repaso de varios hechos que han enlutado la historia reciente de la ciudad.

El ambientalista e historiador Ubaldo Elles Quintana rememora que en los años 60 del siglo pasado, se desplomó un edificio de unos cuatro pisos en el sector Los Leones del barrio Pie de La Popa, donde comienza la Calle Mompox.

Recuerda Elles Quintana que hubo más de tres muertos y varios heridos, lo cual conmocionó a la ciudad  en ese momento, “y un albañil que trabajaba en la obra, cuando sintió el estropicio corrió con el alma sin detenerse hasta el barrio Las Delicias, en las faldas orientales del Cerro de La Popa”.

También el 20 de junio 1995, seis meses después de haber sido inaugurado, una pesada placa de la estructura central del Puente Heredia se desplomó a la 1:15  de la madrugada, sin embargo no dejó víctimas mortales por el poco tráfico a esa hora de la noche.

Por ese siniestro, el Consejo de Estado condenó al Distrito por perjuicios morales a pagar 80 salarios mínimos: 30 a Édgar Alvarado, 20 para David Mercado y 30 para los padres y la hija de éste último. Los dos, Alvarado y Mercado, resultaron bastante heridos al caer al vacío cuando instantes después del desprendimiento cruzaban el puente en una moto, pero no vieron el precipicio debido a las penumbras. Han pasado 22 años y siguen las incógnitas. Aún no hay un solo condenado por los errores de la obra.

Pánico por bombas
El 19 de abril de 2002, a las 5:30 de la tarde, una bomba dejada por guerrilleros de las Farc en una maceta del Edificio Inteligente, en Chambacú, mató a un vigilante y una empleada de la entidad.

Ese mismo día, hora y media después, un agente de la Policía murió al tratar de desactivar un petardo en Manga. El pánico por las explosiones se apoderó de la ciudad.
A las 3 de la mañana del 18 de julio de 2002 detonaron más de 20 kilos de amonal en el barrio El Socorro, en un predio del Plan 282 que afectó las manzanas 60 y 61.

Seis personas murieron esa madrugada, la mayoría de una misma familia que vivía alquilada en la propiedad. Por el hecho fueron condenados Enrique Centeno, Albeiro Márquez y Humberto Escobar según la providencia, miembros del frente 37 de las Farc, y quienes pusieron el artefacto contra una familia del segundo piso de la vivienda.

Grandes proyectos, grandes fiascos
El 13 de mayo de 2007, un vendaval produjo una torsión entre los pisos 28 y 40, en la desnuda estructura de acero del edificio Torre de La Escollera, proyectado a 50 pisos y más de 206 metros. El edificio que sobrepasaría a la Torre Colpatria, en Bogotá, fue desmontado tras el fracaso del proyecto, derivado de una serie de errores de ingeniería.

El 2 diciembre de 2010, 4,3 kilómetros de tubería para el Emisario Submarino eran traslados desde Bahía Honda a Punta Canoas, pero la tubería se fragmentó en el mar, en hechos que aún son motivo de investigación, y más de dos kilómetros de tubería se perdieron, por lo que se debió comprar de nuevo el producto al fabricante noruego. La firma chipriota EDT Marine Construction, que hacía el traslado, fue contratada por 57 mil millones de pesos y fue responsabilizada por la fracasada operación.

Michael “Miki” Peleg, su gerente, huyó del país. Aunque el sistema de Emisario Submarino fue terminado, el hecho representa un gran fiasco en la historia local.
La vieja ingeniería aplicada a los caños y canales de la ciudad, no pudieron contener a la naturaleza. Innumerables daños y damnificados han dejado las temporadas invernales que azotaron a la ciudad entre los años 2007 y 2011.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS