Cartagena


Alcaldía Local 3 restituye predio invadido en el barrio Luis Carlos Galán

La gestión para recuperar el lote invadido fue adelantada por el alcalde menor (e), Adelfo Doria, quien hace un llamado a las comunidades para que denuncien y no permitan invasiones en sus barrios.

EL UNIVERSAL

23 de enero de 2020 06:51 PM

La gestión para recuperar el lote invadido fue adelantada por el alcalde menor (e), Adelfo Doria, quien hace un llamado a las comunidades para que denuncien y no permitan invasiones en sus barrios.

En una diligencia que tuvo el acompañamiento de la Policía Metropolitana de Cartagena, el martes de la presente semana la Alcaldía de la Localidad 3 - Industrial y de la Bahía, a cargo de Adelfo Doria Franco, atendió el llamado de la comunidad sobre una invasión que se estaba consumando en predios del barrio Luis Carlos Galán, y desmontó los cimientos que una persona venía construyendo ilegalmente.

El supuesto invasor está identificado como Luis Enrique Botero Jiménez y al parecer es reincidente con este tipo de hechos en ese mismo sector, pues según la comunidad, lo ha intentado hacer infructuosamente en otras ocasiones, y las autoridades se lo han impedido.

Explica Adelfo Doria que Botero, para defender su acto, mostró una escritura de posesión, la cual se presume que carece de completa validez.

Los precedentes indican que el predio que se pretendía ocupar ilegalmente pertenece al Distrito de Cartagena y fue declarado hace muchos años zona de alto riesgo, debido además a que por la inestabilidad del terreno, allí se cayó un indeterminado número de casas a finales del siglo pasado.

Luego, cuando fue construida la Urbanización Luis Carlos Galán que hoy existe, ese amplio terreno periférico fue declarado zona de alto riesgo, y la Administración Distrital de entonces anunció que lo cedería a la comunidad de Galán, con propósitos ambientales, pues había la idea de convertirlo en zona de reserva forestal y parque, pero nada de eso se ha materializado, y ese extenso predio ha sido durante todos estos años objeto de invasiones.

A QUIÉN ADUCE QUE LE COMPRÓ

En el reciente documento de posesión que Luis Botero le enseñó a las autoridades, se suscribe como vendedor una persona llamada Francisco Enrique Mendoza Ramos, quien habría negociado el predio por 4 millones de pesos.

El residente y vecino más afectado con esta situación, Julio César Varela Joya, en conversación con El Universal se pregunta cómo alguien –en el caso de Francisco Mendoza– puede atribuirse la propiedad de un bien que no le pertenece, para supuestamente venderle a un tercero.

“Yo me siento atropellado por ese señor Enrique Botero, porque mi familia es la que está directamente afectada con su insistencia de invadir detrás del sitio donde yo he levantado legalmente y con mucho esfuerzo mi casa, para dejarle un patrimonio a mis hijos”.

Reitera Julio César Varela que “veo con preocupación esta situación, porque se pone en riesgo el bienestar de mi familia, ya que mi casa es una de las que no le hicieron muro de contención en la parte posterior cuando construyeron la urbanización, y llega alguien como este señor Botero empeñado en construir, lo cual sin duda pone en riesgo la vida de mi familia, porque mi casa podría debilitarse y caer”.

Le pidió a las autoridades ejercer las debidas acciones legales contra las personas que lo están perjudicando, “ya que lo que Botero hace es ilegal, y lo han llamado anteriormente a descargos en la Alcaldía Local 3 por la misma situación, pero ese señor ha hecho caso omiso a las autoridades”.

QUE LA COMUNIDAD DENUNCIE: DORIA

El alcalde local 3 (e), Adelfo Doria, quien se puso al frente de la restitución del predio el mismo día martes que la comunidad denunció el caso, al respecto indicó que ese despacho estudia la escritura de posesión que presentó Botero, para proceder a las debidas investigaciones y acciones de ley, pues se podría estar configurando un delito.

Doria hizo un llamado a la comunidad en general, para que se mantenga atenta a las invasiones de terreno y ponga los casos en conocimiento de las autoridades, pues la Alcaldía no permitirá esos actos arbitrarios y ejercerá con rigor lo que le corresponda por ley, para evitarlo.