Cartagena


IPCC indaga si aspersiones para desinfectar afectan bienes patrimoniales

La investigación se abrió tras la advertencia del Servicio de Patrimonio Histórico de Mallorca sobre las sustancias que se usan para eliminar el COVID-19.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

07 de mayo de 2020 03:00 PM

Durante estas semanas de confinamiento los Bienes Patrimoniales de Cartagena han dejado de recibir a los miles de visitantes que usualmente, durante años, llegan al Corralito de Piedra a maravillarse de su imponente infraestructura.

Las postales de turistas y nativos caminando por las calles han sido cambiadas por hombres con trajes de bioseguridad, que con un equipo van esparciendo sustancias que ayudan a desinfectar las superficies y eliminar la presencia del coronavirus.

Tan solo el pasado 28 de marzo, la empresa APC realizó una jornada de limpieza y desinfección en el Centro Histórico y Getsemaní en la cual se intervino fachadas, aceras, parques y plazas.

Pese a que hasta hace unos días estas jornadas no eran vistas con reparos, una advertencia del Servicio de Patrimonio Histórico del Consell de Mallorca encendió las alarmas en el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, Ipcc, pues señalan que las sustancias indicadas para la desinfección del COVID-19 pueden echar a perder bienes patrimoniales. (Lea aquí: Sustancias para desinfectar el COVID pueden echar a perder bienes culturales)

“Las soluciones hidroalcohólicas con hielo, alcohol etílico, agua oxigenada, lejía, amoníaco y jabón-- son peligrosos para los materiales constitutivos de los bienes patrimoniales --piedra, cerámica, ladrillos, metales, vidrio, madera, pintura, textiles, papel, etc”, indicó el Servicio de Patrimonio Histórico.

Al respecto, el jefe de la Dirección de Patrimonio del IPCC, Alfonso Cabrera, manifestó que tras conocer el documento se inició una investigación para establecer el impacto que podría haber en Cartagena.

“El artículo que nos pasaron de Mallorca dice que las soluciones posiblemente contienen ácidos que podrían ser abrasivos contra los componentes propios de los muros y murallas, que en nuestro caso están hechos con piedra caliza y argamasa de cadiz. Desconocemos realmente los componentes, por eso solicitamos al Dadis que nos informen cuál es la composición química de estas aspersiones para saber qué afectaciones puede tener sobre los bienes de Cartagena”.

Se espera que tras la presentación del informe por parte del Dadis se pueda garantizar que las medidas de desinfección obligadas sean compatibles con la protección del patrimonio.

“Le vamos a pedir a los entes que están haciendo esas aspersiones que tomen unas precauciones al respecto. Sabemos que esto no va a ser permanente, que es cuestión de semanas, pero se deben tener presentes las medidas”, sostuvo Cabrera.

El funcionario puntualizó diciendo que el reporte se puede demorar unos días debido a las prioridades de la entidad en este momento, y que además, se requiere de un personal especializado para hacer la revisión en los bienes.

Por otra parte, El Universal se puso en contacto con Juan Felipe Uribe, de la empresa APC, quien manifestó que durante las asperciones se ha utilizado hipoclorito al 5% y Timsem, un desinfectante biodegradable y no corrosivo que no emana vapores ni gases tóxicos.

Recomendaciones para desinfectar bienes patrimoniales

Dentro del documento emitido por el Servicio de Patrimonio Histórico del Consell de Mallorca también hay unas pautas de actuación en caso de tener que desinfectar bienes culturales.

Entre las recomendaciones está no actuar directamente sobre los bienes culturales, independientemente que sean muebles o inmuebles, y que se tiene que optar, preferiblemente, por retirar o precintar el lugar o el bien concreto, antes de actuar.

En cuanto a la desinfección de espacios públicos, donde se hallen bienes culturales, el documento recoge que se tiene que evitar la desinfección por polvorización de zonas próximas a los mismos, como zócalos, aceras, entre otros, y nunca se tienen que pulverizar de manera directa los objetos o edificios con valores patrimoniales.

En todo caso y a una distancia mínima de un metro, ha dicho el Consell, en el entorno directo de los bienes culturales se tiene que utilizar una disolución de etanol al 70% con agua proyectada a baja presión.

  NOTICIAS RECOMENDADAS