Cartagena


“La alarma es innecesaria”: Van Camp’s

JULIANA DE ÁVILA ROMERO

03 de noviembre de 2016 08:00 AM

Como “innecesaria” calificó María Emilia Paz, gerente técnico de Van Camp’s, la alerta en el país por la cantidad de mercurio hallada en dos lotes de atún de esa marca.

El mes pasado el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) alertó sobre el hallazgo de dos lotes de atún con una cantidad de mercurio que superaba los límites permitidos por la norma colombiana. El umbral en el país es de 1 miligramo y las latas contenían 2 miligramos.

“¿Recuerdan las amalgamas que ponían en los dientes después de retirar las caries? Esas emiten más mercurio que 10 latas de atún”. Este fue uno de los ejemplos que usó Paz para intentar dar un parte de tranquilidad a los consumidores. “No hay riesgo para la salud del consumidor, nadie va a enfermar, incluso aquellos lotes señalados por el Invima no representan ningún riesgo”.

Fueron 124 mil unidades las que contenía los dos lotes de atún que el Invima ordenó sacar del mercado y que la empresa acató sin discusión.

La gerente técnica de la empresa habló con El Universal sobre la alerta, el mercurio, las repercusiones y la petición de homologar los estándares nacionales con los internacionales.

¿Por qué las sacaron del mercado si no hay riesgo?

Existen unas normativas que se crean con principio de precaución, es decir, con el objetivo de prevención a un riesgo que eventualmente podría ocurrir, esto sin necesidad de que existan pruebas científicas de que en efecto sucederá. Es una labor que tienen las autoridades sanitarias de garantizar la salud de consumidores, pero pueden consumir 1, 2 ,3 , 4 y 10 latas de atún de esos lotes y no va a pasar nada.

¿Por qué la alerta entonces?

Le voy a dar dos puntos de vista. El primero es que todos los pescados de mar y mariscos contienen trazas de mercurio. Todo el atún enlatado tiene cantidades de mercurio. Lo segundo es que esta es una alarma innecesaria que se ha dado, porque además ocurre en otros alimentos, y en lo que va del año el Invima ha lanzado 800 alarmas, y ninguna ha tenido la relevancia mediática y el escándalo que se le ha dado al caso de mercurio en atún Van Camp’s.

Entonces, ¿cuál es el riesgo real?

Les pongo un ejemplo, este mercurio podría tener problemas en caso de que sean emisiones antropogénicas, es decir, desechos industriales, cosas que ha hecho el hombre dentro de actividades industriales. ¿Qué pescado sería el más riesgoso? El que está en las costas, el atún no se pesca en las costas, si no mar adentro, significa que el riesgo de contaminación antropogénica es menor, en otras palabras, es menos riesgoso el atún enlatado que otro pescado o marisco que no tiene estos controles.

A esto se le ha dado relevancia innecesaria. “No consuma, se va a enfermar”, y no es así. El riesgo real en este caso es que el colombiano consume muy poco pescado y debería consumirlo más porque es saludable, contiene 10 de los aminoácidos esenciales para el desarrollo de los tejidos, previene enfermedades cardiovasculares, evita el deterioro cognitivo...

¿Entonces de dónde sale ese mercurio?

El mercurio viene en el atún, en los músculos, es natural. La zona de pesca es muy amplia, en el Océano Pacífico oriental, que es donde lo hacen los productores de atún de Venezuela, Perú, México, Ecuador y otros países. Es un error pensar que la contaminación es intencional porque no es así.
Tenemos un programa de aseguramiento de calidad certificado, dentro de eso están los controles estrictos para evitar que exista peligro real en el consumo.

¿Cuáles son las repercusiones de esta alarma del Invima en la empresa?

Es indiscutible que esto va a tener una repercusión, porque qué piensa el consumidor: “mercurio, qué susto”, y es porque no sabe que el mercurio en el atún enlatado está en ese alimento de forma natural, no ha sido añadido durante el proceso, no es adición intencional que haya ocurrido, es natural y pasa en nuestro atún y en el de los demás productores, en el fresco, el congelado, los pescados de mar, el salmón, la langosta.

Con esta alerta lo que hicimos fue que inmediatamente recibimos la información, porque no podemos entrar a cuestionar al Invima, tenemos que cumplir y procedimos con los protocolos establecidos, desde ese momento accionamos para sacar el producto del mercado.

Cuéntenos de la propuesta de aumentar u homologar las normas colombianas...

En realidad no es propuesta de subir sino de homologar normas colombianas a normas internacionales. En la FDA de Estados Unidos no existen límites máximos permitidos, sino límites de referencia asociada a consumos, con base en resultados científicos, se trata de establecer cifras y valores acorde a los consumos con los que la gente se sienta tranquila que lo que come no atenta contra su salud y que este producto no va a tener que sacarlo de su dieta diaria.

El hallazgo de dos lotes de atún de esta marca con cantidades de mercurio que superan lo que permite la norma colombiana, encendió las alarmas.

 

  NOTICIAS RECOMENDADAS