"La discapacidad no es un impedimento para ser feliz": Katty Yulieth Fonseca

24 de mayo de 2014 09:02 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las palabras faltan o no logran ser precisas cuando se trata de expresar lo que Katty Yulieth Fonseca Acosta despierta en la gente.
Su estremecedora historia surge de la tragedia y el dolor de un infortunado accidente que hoy hace dos años, le costó a la joven la amputación de parte de sus dos piernas. (Lea: Volqueta arrolla una joven en la Cordialidad)

Pero Katty es una berraca, una guerrera, un ejemplo de vida; así la definen sus compañeros de clase, sus amigos o quienes simplemente saben lo que le ocurrió y sienten por ella una profunda admiración.

Después de 730 días de haber sido atropellada, esta mujer, de 22 años, empieza a recuperar la independencia que perdió, y que en algunos momentos le pesó más que el mismo hecho de que le faltaran sus miembros inferiores. (Lea: Katty Yulieth Fonseca Acosta: sueño con volver a caminar)

Tener que ser asistida por otras personas en todo momento, ataba las alas de la estudiante de contaduría pública, que gracias a su lucha incansable y al trabajo de sus abogados hace poco consiguió que su EPS le entregara las prótesis que le permitieron volver a ponerse de pie. 

Imponente. Así se ve Katty cuando camina, su determinación guía cada uno de los pasos que ha dado en este difícil proceso en el que no se ha señalado quién es el responsable de lo que le ocurrió.

Manejar sus “nuevas piernas” no ha sido fácil. Esto ha requerido de su parte, constancia y mucho sacrificio, pero ella no está dispuesta a rendirse, no lo hizo en los peores momentos, mucho menos ahora que la vida responde a su actitud positiva con una enorme sonrisa.

Asegura Katty, que ve con cierto pesar que para algunas personas una situación como la suya genere lástima y que la discapacidad física sea vista como un impedimento para ser feliz.

“La belleza no la determina el tener un par de buenas piernas, de unas piernas no depende que la gente te ame y te respete. Hay cosas del ser humano más importantes que la manera en la que luces físicamente, cosas que solo se pueden obtener con una buena actitud ante la vida”, resalta Katty. 

ESTE NO ES EL FINAL

Aunque una de las metas a cumplir, más importantes para Katty, era la de volver a caminar después de estar un largo periodo en silla de ruedas, sus prótesis presentan algunos problemas que debe corregir para que pueda andar sin necesidad de soportarse de un bastón.

Por esta situación la semana que entra viajará a los Estados Unidos para asistir a una fundación especialista en prótesis de alta tecnología con la que entró en contacto gracias a un cartagenero, residente en ese país, que leyó su historia en El Universal el año pasado y, como bien lo dice Katty, se ha convertido en uno de sus ángeles.

“Dios ha puesto muchos ángeles en mi camino; personas de buen corazón que han querido ayudarme, que me han tendido la mano, las mismas que me dan fuerza para esperar con paciencia a que se haga justicia con mi caso”.

LA UNIVERSIDAD CUMPLIÓ
En la publicación más reciente que se hizo sobre Katty Yulieth, El Universal destacó el fallo de tutela a favor de la estudiante, que le ordenó a la Universidad Libre adecuar sus instalaciones para que las personas en situación de discapacidad pudieran circular cómodamente y tener acceso a sus diferentes áreas. (Lea: Estudiante en situación de discapacidad gana tutela)

La institución acató la orden y según la universitaria, los cambios resultaron bastante favorables. “Ese fallo me cambió la vida a mi y a otros compañeros que están en una situación similar a la mía. Gracias a los trabajos de adecuación y la construcción de rampas, puedo entrar a la universidad por la puerta de la calle Real del Pie de la Popa y ya no tengo que dar la vuelta que daba antes, esquivando carros, huecos y andenes ocupados, me puedo desplazar sola, entrar y salir a mis anchas, sin la ayuda de nadie”, destaca Katty, quien el otro año se gradúa de su carrera profesional.

EL PROCESO
Teniendo en cuenta la complejidad del accidente que sufrió Katty, son pocos los avances en su caso y las demandas contra quienes deberían hacerse responsables por lo que le pasó, están en manos de sus abogados.

En el momento del accidente, sucedido el mediodía del 24 de mayo de 2012, Katty Yulieth trabajaba en la Estación de Servicio India Catalina, en la carretera La Cordialidad (a la altura de Villa Estrella), donde  se ejecutaban unas obras de adecuación a cargo del Consorcio Autopistas del Sol.

En varias oportunidades la comunidad de Villa Estrella denunció ante este medio que en ese punto no había la señalización vial que garantizara la seguridad de las personas que por allí circulaban, pero el Consorcio solo contestó que se estaban “adelantando las investigaciones pertinentes para esclarecer los hechos ocurridos (en el accidente) y aplicar, en caso de que sea necesario, los correctivos que le correspondan a la concesión”. (Lea: ¡Qué lío cruzar La Cordialidad!)

Además de lo anterior, Katty espera a que se establezca si el accidente fue de origen laboral y la valoración del porcentaje de su discapacidad, entre otras cosas que por sus trámites han tardado mucho tiempo, pero que le han dejado como enseñanza que “se resolverán en el momento que Dios lo disponga”.

AQUEL DÍA

Aunque normalmente Katty llevaba el almuerzo de su casa para el trabajo, el día del accidente no lo hizo, lo cual la motivó a salir de la oficina.A la 1 y 10 se paró de su puesto y salió a la calle y, entre el caos que caracterizaba la vía en ese momento, intentó cruzar sin que nada advirtiera que la Cordialidad había sido habilitada en doble sentido.Después de que una buseta que se desplazaba hacia la Terminal le diera el paso, Katty avanzó. Fue en ese momento que la volqueta, de placas KEG 599, la golpeó con la parte de adelante y la atropelló con las llantas traseras.La joven fue llevada en una ambulancia que pasaba por el lugar, hasta la Clínica Madre Bernarda. Cuatro días después, cuando despertó, le dijeron que le habían tenido que amputar ambas piernas.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS