Cartagena


Las inversiones y gastos establecidos en el proyecto de alumbrado público

La Secretaría General presentó a detalle el proyecto con el que se busca modernizar, mantener y operar el sistema durante 10 años.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

02 de diciembre de 2020 12:00 AM

Mientras el Distrito inició el proceso de reversión de los bienes que se modernizaron, administraron, operaron, mantuvieron y expandieron durante los 22 años de vigencia del contrato de alumbrado público, la ciudad está expectante por el futuro del proyecto que cursa ante el Concejo para la utilización de vigencias futuras por el orden de $464 mil millones, con las que se modernizaría y garantizaría el servicio durante diez años. (Lea aquí: Reversión de alumbrado público sí se inició: Alcaldía)

Si bien la discusión se ha centrado en si es correcta la realización de un contrato administrativo o si el proyecto está contemplado en el Plan de Desarrollo, El Universal conoció la presentación técnica del proyecto, con las especificaciones de costos, inversiones y demás cambios.

Cabe resaltar que el Distrito enmarcó y sustentó este proyecto en el estudio técnico realizado por la Banca de Desarrollo Findeter, tras un contrato en 2019. Además, todos los valores se sacaron pensando en los ´techos´, es decir, los costos máximos que deberían pagar los municipios para la prestación del servicio, según la Resolución 123 de 2011 de la CREG.

“El Distrito aprovechó esa información y lo que hizo fue acomodarlo a sus necesidades en tiempo y demás. Todos los números y demás es lo mismo (...) Indistintamente de modelo de contratación, el proyecto será el mismo, está conceptualizado para cualquier modelo”, indicó la Secretaría General.

El sistema

Lo primero que se debe tener presente es que el sistema de alumbrado público está compuesto por tres servicios: energía eléctrica, inversiones y AOM (administración, operación y mantenimiento). Su fuente de financiación ha sido -y se prevé que seguirá siendo- el impuesto de alumbrado que se paga a través de la factura de energía.

De aprobarse el proyecto, en los primeros seis meses de 2021 se deben hacer unos estudios y diseños definitivos, ya que los actuales son de base. Una vez se tengan listos, se iniciarán las modernizaciones que se extenderán los tres primeros años, y de ahí en adelante sigue la AOM y expansión.

“Para el primer año el costo es de aproximadamente 23 mil millones, eso quiere decir que serían $1.982 millones mensuales, pero hoy, sólo en energía, el concesionario paga casi $1.200 millones, y casi 400 en AOM, eso es $1.600 millones sin incluir ninguna inversión”, se explicó desde la Secretaría General.

De igual manera, se prevé que el ingreso de todo el proyecto -en 10 años- sea de $570 mil millones. Esto corresponde a la sumatoria del impuesto de alumbrado de todos los años, que está alrededor de los $55 mil millones.

Energía eléctrica

Tal como se evidencia en la anterior explicación, la energía eléctrica representa el mayor gasto en la operación del servicio de alumbrado público, por eso, una de las apuestas de este proyecto, es que el Distrito compre directamente el servicio para el sistema de alumbrado, ya que actualmente es responsabilidad del concesionario. La inversión, durante la década, sería de $126 mil millones. (Lea aquí: Alumbrado público se modernizaría en tres años)

Según explicó la Secretaría General, ya el Distrito le solicitó a varios comercializadores que presenten ofertas no vinculantes para conocer las condiciones del mercado y empezar gestionar ese nuevo contrato de suministro.

“El contrato lo hago con el comercializador que me resulta más eficiente, con el que negocie mejor la tarifa y me ofrezca mejores condiciones. Es ahí donde se busca eficiencia, así la tarifa que termina pagando el usuario es menor. Esa es una gestión que hacer. Hoy la energía cuesta más o menos el 35% del recaudo del impuesto de alumbrado y se trataría de bajar casi a un 23%”.

Inversión y AOM

Desligando el contrato de energía del próximo operador, este se encargará de las inversiones para la modernización, expansión, y AOM.

De acuerdo con el estudio de Findeter, en la ciudad hay 51.451 luminarias, de las cuales sólo 3.482 son LED, es decir, el 8%. Para poder modernizar el 92% restante (47.969) se requiere una inversión aproximada de $91.124 millones. Además, en el proyecto se propone que la empresa con la que se haga el contrato debe hacer unas inversiones extras de $18 mil millones. Con estos cambios, se estima que en los primeros tres años, el consumo de energía pase de 2 millones 500 de kilovatios a 1 millón 700.

“Findeter construyó las unidades de cada luminaria que debía modernizar, hizo cotizaciones y sacaron unos precios, pero también le sumaron otras 800 para poder tener la iluminación que se necesita, porque las características de iluminación del LED son diferentes, hay que colocar más en el mismo espacio”.

Cabe resaltar que en el actual contrato la AOM empezó costando $4 mil millones en el primer año y termina en $3 mil millones, sin embargo, en el nuevo proyecto, este servicio irá aumentando hasta llegar a los $17 mil millones, para un total en los 10 años de $121 mil millones.

Interventoría

Además de los anteriores contratos, se debe suscribir uno para la interventoría, que se pagará con el 4% del recaudo del impuesto de alumbrado, es decir, el mismo valor que en la actualidad. Esto equivaldría a $22 mil millones en todo el periodo.

“Va a tener una interventoría experta, idónea, con la suficiente categoría, que esté al mismo nivel de las empresas más significativas y representativas a nivel nacional que son las que queremos que presten el servicio de alumbrado público”.

De igual manera, la Alcaldía deberá hacer una supervisión mediante un equipo mínimo de tres profesionales en el área financiera, técnica y regulatoria.

Impacto del proyecto

Según lo planteado, el primer beneficio que generará este proyecto será la modernización del sistema, y esta a su vez contribuirá a la seguridad en las vías y espacios públicos, mejorará las dinámicas económicas nocturnas, reducirá el crimen y la sensación de seguridad, y ayudará al medio ambiente con la reducción de los gases de efecto invernadero.

“Vamos a tener un alumbrado mucho más eficiente, a cambiar las luminarias de alto consumo, que son de sodio, y en su momento fueron eficientes en su momento, a unas LED. Eso significa ahorro de energía, y si se paga menos por eso, el costo total del servicio también baja”.

La Secretaría General agregó que si se toman “unas decisiones regulatorias en la inversión, de ponerlos a un nivel de tensión mucho más alto, el costo de pérdida de la tarifa son 30 o 40 pesos más baratos”.

Otra de las variables que resalta el estudio es que la recuperación de la inversión va a ser en menos tiempo, ya que la concesión normal dura entre 15, 20 o 30 años, mientras que ahora se está proponiendo un retorno de la inversión en 10 años. “Eso quiere decir que el activo va a ser mío antes que se vuelva obsoleto porque en teoría las luminarias LED duran 15 años”.

De igual manera, se estiman que al Distrito le quedarían 73 mil millones en excedentes. “Tenemos un ingreso, unos costos, y la diferencia entre esos dos, si yo soy eficiente, me va a dejar unos excedentes del sistema. Eso va a servir para hacer las expansiones o financiar nuevas modernizaciones con tecnologías que vayan saliendo. O sea vamos a tener recursos para seguir haciendo las coberturas que el sistema necesita”.