Cartagena


Líder, madre comunitaria y futura abogada

Soy Ibon Blanquicett, líder del barrio El Pozón que vela por el bienestar del prójimo y que asesora a muchas madres comunitarias de la ciudad y el país.

EL UNIVERSAL

08 de marzo de 2022 12:00 AM

Por: Ibon Blanquicett

Cuando me preguntan el lugar donde nací, respondo: “en el paraíso de Dios en la tierra”. Y me refiero al corregimiento de Bocachica, en la isla de Tierrabomba, hermosa población que con orgullo represento.

Allí me forjé como una persona de grandes valores y con un don de servicio que me ha acompañado toda la vida.

Hablar de mí también es evocar mis inicios como líder comunal del barrio El Pozón, a donde llegué muy joven y de inmediato inicié acciones en defensa de las familias más vulnerables.

(Le puede interesar: “Que lo abran ya”: comunidad del CDI El Rosedal protestó).

Desde mi rol como madre comunitaria abrí las puertas de mi casa para cuidar y educar a muchos niños, gestionando además la construcción de un centro de educación para los más pequeños, algo que se logró a través de la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional.

Como madre comunitaria he luchado y seguiré luchando por la defensa de nuestros derechos, eso ha conllevado a valiosos resultados y reconocimientos a nivel nacional, de igual forma apoyo a un grupo de jóvenes en riesgo y a un grupo de adultas mayores desplazadas.

Me convertí en bachiller hace poco y hoy, a mis 61 años, sigo preparándome y enriqueciendo mis conocimientos para más adelante hacer un mayor aporte a la sociedad.

41
años de edad tenía cuando terminé el bachillerato.

En estos momentos estoy terminando académicamente mi carrera profesional en derecho, lo que próximamente me convertirá en la única madre comunitaria y abogada activa del país.

Actualmente combino perfectamente mi tiempo: coordinando el CDI, dirigiendo dos organizaciones de carácter social, apoyando jurídica y motivacionalmente a miles de madres comunitarias, consintiendo a mis nietos, disfrutando a ratos de la soledad, bailando salsa y soñando con más oportunidades para aquellas personas que como yo, han visionado un mejor futuro.

(Le puede interesar: Madres comunitarias realizan diplomado para fortalecer educación en niños).

He aprendido a dar gracias a Dios por cada detalle en mi vida, me considero feliz y apasionada por lo que sé y por lo que hago.

Me encanta cuando mi familia, mis compañeras de trabajo y mis amigos me dicen que se sienten orgullosos de mí, eso llena el alma y me hace sentir que he hecho las cosas bien, además me impulsa a mostrarle a otros el camino correcto.

En este momento de mi vida siento que aún puedo hacer muchas cosas más en beneficio de los demás, eso me satisface, me da ganas de levantarme cada día y sobre todo me llena de paz y regocijo interior.

Más de mí

- Soy la representante legal de una fundación que trabaja por la integridad de la comunidad de El Pozón y de Cartagena

- Soy socia de una organización que presta sus servicios jurídicos de manera gratuita a las madres comunitarias del país

- Dicto charlas formativas todos los viernes a sus compañeras del país

- Tengo 3 hijos y 8 nietos

Reciba noticias de El Universal desde Google News
  NOTICIAS RECOMENDADAS