Cartagena


Litorales, naves y tráfico marítimo, prioridades del nuevo capitán de Puerto

Así lo anunció el capitán de navío Darío Sanabria, capitán de Puerto de Cartagena. En entrevista nos contó cuáles son los principales retos que tiene con la ciudad.

WENDY CHIMÁ P.

29 de enero de 2021 12:00 AM

Desde el pasado 11 de diciembre la Capitanía de Puerto de Cartagena tiene un nuevo oficial al mando, se trata del capitán de navío Darío Eduardo Sanabria Gaitán, quien es oceanógrafo físico de profesión, egresado de la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla; y viene de desempeñarse como director de proyectos institucionales de la Armada Nacional.

Además, ha estado vinculado a la Dirección General Marítima como coordinador del grupo de planeación, comandante del buque oceanográfico ARC Malpelo y ha sido capitán del Puerto de San Andrés y segundo comandante del buque oceanográfico ARC Providencia.

En entrevista con El Universal, contó cuáles son los retos que tiene con la ciudad, donde lo principal será promover la reactivación del sector marítimo y náutico de una manera más organizada.

“Para mí es un orgullo inmenso ser nombrado capitán del principal puerto de Colombia. Venía de haber sido capitán de Puerto de San Andrés, con una experiencia muy chévere con ese acercamiento con comunidades. Aquí, la comunicación con las comunidades es diferente, por lo que será un reto interesante poder trabajar con ellas”, explicó añadiendo que “el reto es inmenso, pero esa es la idea, poder cumplirlos”.

Lo que viene

El capitán de Puerto señala que los principales retos de la ciudad por los que trabajará será en los temas de litorales, naves y tráfico marítimo.

“Estos tres frentes tienen retos que podemos llevar en paralelo y que son necesarios llevarlos de esa manera para que no haya un desequilibrio. Si yo me dedico solo a las naves, el reto de litorales sigue desbordándose y al final nos afecta, si yo me dedico solo a litorales, las naves generan un problema. Por eso se trabajan en paralelo para buscar un equilibrio y solución”, comentó.

Para el capitán de navío es indispensable llegar a la ciudadanía y hacerle entender que se debe tener un control de las lanchas y utilizar las autorizadas.

“El turista debe entender que al llegar a Cartagena debe utilizar las embarcaciones y puertos autorizados para evitar que su aventura familiar se convierta en una tragedia y esto conlleve a otras cosas, para esto también abordaremos a los lancheros”, dijo.

Con relación al embarcadero que funciona detrás del Hospital de Bocagrande y el cual ha sido denunciado en más de una ocasión, aseguró que “sabemos que no es un sitio legal, pero históricamente hay comunidades que lo usaban para su transporte diario. Solo que ahora han aparecido otro tipo de servicios y es lo que ha hecho que crezca la problemática”.

Respecto al trabajo que ha venido realizando en este lugar el Distrito de Cartagena, la Dimar y demás entes, explicó que “prácticamente nos dejaron solos. Teníamos a unos inspectores en el lugar, pero tocó quitarlos porque solo estábamos nosotros y para eso debe haber una dualidad, pues al final lo que nos interesa es preservar la vida humana en el mar”.

En cuanto a los compromisos que la Alcaldía se había pactado con la Dimar en diferentes escenarios, al parecer no se han cumplido, al menos según lo que él ha conocido en el poco tiempo que ha estado al mando.

“Toca consolidar los avances, pues los jefes de áreas me dicen que se hacen reuniones, se pactan algunos compromisos y pasa el tiempo y todo sigue igual”, explica el capitán, agregando que “yo creo que con la veeduría ciudadana, que no es hacer acciones de hecho, pero sí llamados de atención de una manera más pedagógica, creo que esto podría llegar a cambiar un poco, donde se le pongan más retos al Distrito y a la Capitanía de Puerto para que esos avances se den y los compromisos se cumplan”.

Otro tema polémico en la ciudad ha sido el balneario de Cholón, donde ocurrió un accidente hace un año. En su momento las entidades se comprometieron a instalar unas boyas para delimitar el lugar de los bañistas con el de las lanchas, pero al parecer se ha cumplido a medias.

“El lugar ya tiene unas boyas, fueron ubicadas el año pasado, pero estas no son las que se necesitan. Fontur se hizo unos compromisos, pero no se han dado”, aseveró.

A futuro

El capitán Sanabria aseguró que desde ya está pensando en el uso que se le dará a las playas cuando llegue la vacunación contra COVID-19 y las personas puedan seguir su vida con normalidad.

“¿Qué pasará en ese momento?, habrá más aglomeraciones así como ocurría antes de la pandemia o se mantendrá la estructura que ahora tienen las playas. Es un buen tema que hay que ir trabajando desde ahora, porque hay dos escenarios, continuamos con esto y que la gente se acostumbre a tener un espacio que de verdad le permita disfrutar o volveremos a lo mismo de antes, quitando la estructura y que todo el mundo haga el uso que venía haciendo que era aglomeraciones en ciertos sitios y en ciertos horarios”, dice explicando que “no es imponer desde la autoridad marítima, es hacer que el ciudadano participe porque son los que disfrutan más de estos espacios”.