Lo que debe saber sobre el proyecto que durante 3 años estudió a la bahía

04 de julio de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Tras conocer los resultados del proyecto Basic, que reveló las condiciones reales de la bahía de Cartagena, se espera que entre los diferentes actores locales y nacionales involucrados en la problemática se establezcan compromisos para salvar el importante cuerpo de agua. El proyecto de investigación, que fue financiado por el gobierno canadiense, ya finalizó, pero habrá una segunda etapa, que se iniciará en enero de 2018. Minambiente asumiría el 50% del costo.

1. ORIGEN DE LA CONTAMINACIÓN

Las principales fuentes de contaminación en la bahía, y que han provocado un impacto significativo, son: vertimientos domésticos y aguas residuales (hasta hace dos años), sedimentos y otros contaminantes del Canal del Dique (8 millones de toneladas anuales), vertimientos industriales, residuos oleosos y lixiviados de residuos orgánicos (por la cercanía de la bahía con puertos, muelles turísticos, zonas industriales, zonas francas portuarias e industriales, entre otros).

2. CONSECUENCIAS

La consecuencia de mayor magnitud es la contaminación hídrica, que provoca afectaciones en la salud de los habitantes de poblaciones cercanas a la bahía. Esta contaminación, además, amenaza la sustentabilidad de actividades económicas que desarrollan habitantes de la zona, como la pesca, así como para el turismo que allí se realiza.

3. ANTECEDENTES

Desde hace más de 50 años y por estudios realizados de manera intermitente, se identificó en los sedimentos de la bahía presencia de metales como cobalto, cromo, cobre, mercurio, níquel, plomo, vanadio, aluminio, hierro y zinc, por la intensa actividad industrial en cercanías. De todos estos, el mercurio es el que ha presentado mayores concentraciones.

4. PROYECTO BASIC

Entre 2014 y 2017 se realizó el proyecto “Interacciones entre cuenca, mar y comunidades” (Basic, por su sigla en inglés), con el propósito de determinar la contaminación y los sedimentos presentes en la bahía de Cartagena, así como el nivel toxicológico de los peces. Fue financiado por el gobierno canadiense y participó Cardique, Universidad EAFIT, Universidad de Cartagena, Universidad de Los Andes y la Fundación Hernán Echavarría Olozaga. Su objetivo principal fue “generar herramientas de adaptación para el manejo integrado de recursos hídricos en la zona costera de Cartagena, hacia la reducción de riesgos de contaminación, la conservación de servicios ecosistémicos y la adaptación al cambio climático”.

Durante los tres años de investigación se realizaron mediciones mensuales al agua y análisis de sedimento cuatro veces por año. Las muestras se analizaron en los laboratorios de Cardique, Acuacar y la Universidad de Córdoba. Los estudios hidrológicos no solo se enfocaron en la bahía de Cartagena, sino además en el Canal del Dique y la cuenca del río Magdalena, por la influencia que estos cuerpos de agua tienen en la bahía.

5. RESULTADOS

Calidad del agua

-Aguas turbias y sólidos suspendidos, disueltos y sedimentables, provenientes en mayor porcentaje del Canal del Dique. Los aportes de agua y sedimentos que fluyen del Canal del Dique se han incrementado durante la última década en 28% y 48%, respectivamente. Hasta un 30% de estos sedimentos se deben a la desforestación de la cuenca del río Magdalena, región que ha experimentado pérdida de los bosques en más del 70% y un incremento de la erosión en 33% en los últimos 40 años. Si las condiciones climáticas y de impacto humano continúan, en el año 2020 se proyectan incrementos de 164% y 220% en el flujo de aguas y sedimentos hacia la bahía.

-Aguas inadecuadas para contacto primario, debido a la identificación de indicadores de contaminación microbiológica, que pueden generar enfermedades hídricas, como diarrea, cólera, hepatitis.

-Condiciones hipóxicas o falta de oxigeno, lo cual altera el desarrollo de los seres vivos de ese ecosistema.

Metales en sedimentos

Las muestras de sedimentos fueron recolectadas en 11 puntos dentro y alrededor de la bahía. Su análisis mostró que las concentraciones de mercurio, níquel, cobre y cromo están por encima del nivel umbral de riesgo potencial.

Ecotoxicología en peces

Barbudo, cojinúa y pargo, fueron las especies de peces analizadas en la zona, en las que se detectó mayor presencia de plomo en altos niveles, que de los demás metales. Según los investigadores, estos resultados no son alarmantes, pero se trata de una primera alerta, ya que algunos metales se están acumulando en los peces.
Las concentraciones de mercurio, cromo y plomo en el tejido de los peces analizados se encontraron por encima de las recomendadas por organismos internacionales y se deben a procesos de acumulación recientes, según la investigación. Los impactos de estos contaminantes y de la pesca de peces inmaduros podrían afectar el área marina protegida cercana por patrones de migración.

Salud pública

Sobre los habitantes en comunidades de influencia a la bahía se evidenció que tienen enfermedades relacionadas con el agua y con las malas condiciones de infraestructura, como la falta de acueducto y alcantarillado. Los análisis de calidad de las aguas para consumo humano mostraron crecimiento de microorganismos bacterianos. El 66,4% de los individuos entrevistados reportaron al menos un episodio anual de fiebre y diarrea. Se encontraron lesiones dermatológicas pruriginosas e infecciones ocasionadas por hongos, lesiones asociadas a la calidad del agua. El 69% de las viviendas inspeccionadas evidenció la presencia de mosquitos y vectores para enfermedades de tipo infeccioso. Los exámenes toxicológicos de muestras de cabello indicaron la presencia de elementos como mercurio en un 45% de los casos estudiados.

6. PROPUESTAS

Con el proyecto Basic se consideró pertinente desarrollar un plan de manejo para generar una delimitación a la bahía de Cartagena y establecerla como un Área de Manejo Especial o área protegida por el Estado, a modo de mecanismo de protección para la misma.

Este plan se podría llevar a cabo a través de la formulación y declaración de un Distrito de Manejo Integrado (DMI) de los Recursos Naturales de la bahía de Cartagena. Los promotores del Proyecto Basic anunciaron que habrá una segunda fase de este, que busca aumentar los monitoreos y además involucrar a las comunidades de influencia en este proceso. Este comenzaría en 2018 y para su desarrollo el Ministerio de Ambiente se comprometió a aportar el 50% de los recursos.

El propósito de Cardique, tras la finalización de este proyecto, es dar a conocer este diagnóstico a todos los sectores involucrados (Gobierno nacional, Distrito, puertos, industria, comunidades) en busca de compromisos y soluciones para salvar la bahía, según detalló el director de esa entidad, Olaff Puello.

“Con estos resultados que presentamos no se quiere generar terrorismo o pánico, sino lanzar una alerta temprana para la recuperación de la bahía”, comentó.

Lea aquí: "Contaminadores de la bahía deben dar la cara": Montero

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS