Cartagena


¿Lograrán terminar los centros de salud en 2021?

Este año tampoco se finalizaron las obras de los CAP, UPA y hospitales que siguen a medias, pese a que la Alcaldía anunció el reinicio de obras en junio.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

27 de diciembre de 2020 12:00 AM

La pandemia por COVID-19 indudablemente fue el acontecimiento que marcó el 2020 no solo en Cartagena sino en el mundo entero, en un contexto en el que particularmente la ciudad contaba con una red hospitalaria débil, sin las suficientes camas e insumos para atender a quienes con el pasar de los meses se contagiarían del virus, que a la fecha ha dejado más de 734 víctimas mortales en La Heroica.

Fue este panorama el que trajo nuevamente a colación el tema de los centros de salud prometidos por el exalcalde Dionisio Vélez Trujillo en 2015, para los cuales hizo un millonario préstamo de $250 mil millones de los cuales $100 mil millones fueron destinados a la construcción y/o intervención de 39 centros de salud de la ciudad distribuidos en tres hospitales, 11 Centros de Atención Permanente(CAP) y 23 Unidades Periféricas de Atención (UPA), sin embargo hasta la fecha solo han sido entregados ocho proyectos en Arroyo de Piedra, Arroyo Grande, Pontezuela, Caño de Loro, El Líbano, El Socorro, Fátima y El Pozón.

Una de las grandes apuestas del alcalde de Cartagena, William Dau, es poder terminar esos centros de salud en su período y que las obras no fueran ejecutadas por los mismos contratistas que dejaron los trabajos iniciales a medias. Sin embargo el COVID-19 cambió la realidad y en un sorpresivo anuncio el mandatario dijo que se ‘tragaría el sapo’ de retomar las obras con Coinses S.A. ante la urgencia de adecuar los centros de salud para atender el primer pico de la pandemia en la ciudad, el cual se dio en el mes de junio. (Lea aquí: El plan para terminar obras en centros de salud en Cartagena)

Los cinco centros de salud priorizados anunciados en aquel entonces fueron el Hospital de El Pozón, el Hospital de Canapote, la UPA de Daniel Lemaitre y los CAP de Bayunca y Barú.

Aún así, Coinses S.A. se encontraba inhabilitado para ejecutar las obras por incumplimiento de otro contrato público, por lo que los trabajos fueron cedidos al Consorcio Salud Caribe 2020.

Pero con el paso del tiempo, la situación del COVID-19 en Cartagena comenzó a mejorar y fue entonces cuando Dau cambió su decisión y dijo que mejor liquidaría el contrato, ante las dudas que tenía por que las obras quedaran en manos de una empresa sugerida por el contratista que hace cinco años incumplió con la terminación de los centros de salud.

Dau tomó la decisión aún cuando las obras preliminares de los centros de salud ya habían comenzado por parte del Consorcio Salud Caribe 2020, que ante el actuar del alcalde interpuso una recusación que fue negada por la Procuraduría.

¿En 2021 sí?

Luego de las dudas por si el contrato con Salud Caribe 2020 se liquidaría o no, el pasado 16 de diciembre se conoció que el Distrito pidió acompañamiento de la Procuraduría para dar reinicio a las obras inconclusas y terminarlas de una vez por todas.

“Se solicitó a la Procuraduría General su acompañamiento en la ejecución de las etapas 1 y 2 de los contratos Dadis 001 y 002 de 2014, que nos permita blindar los procesos de reinicio, ejecución y finalización de las obras de estos proyectos actualmente siniestrados”, afirmó Luis Villadiego, secretario de Infraestructura.

Esta determinación se tomó teniendo en cuenta que los cinco proyectos tienen en un considerable estado de avance (algunos con el 90%), y “se les puede dar inicio teniendo en cuenta la disponibilidad de los recursos para terminarlos en su totalidad, y la voluntad tanto del contratista como de la administración”.

Según indicó la Secretaría de Infraestructura el contrato Dadis 001 se reinicia para liquidar los 1.398 millones que falta para cumplir con el valor del contrato.

“La primera opción es liquidar una vez entreguen Daniel Lemetre al 100% operativo y con los tramites de conexiones eléctricas. El contrato Dadis 002 se reiniciará siempre y cuando el contratista, en conjunto con la interventoría, sustenten la correcta inversión de los $14 mil millones de saldo por amortizar. Para darle garantías a los entes de control y que estos nos permitan ejecutar las obras en lo que los entes continúan sus investigaciones”.

Es menester precisar que, para el reinicio de obras, el pasado 5 de noviembre el alcalde Dau sancionó el Acuerdo 032 de 2020 mediante el cual fue aprobada la incorporación de más de $21 mil millones.

“El compromiso es terminar los puestos de salud y hospitales que quedaron inconclusos de la red de primer nivel de atención, tenemos unos recursos para eso y con el Gobierno nacional, que ha demostrado voluntad, cofinanciar lo que hace falta para dejarle a Cartagena toda la red lista, tanto en infraestructura como en dotación”, dijo Johana Bueno, directora del Dadis.

Así las cosas, el plan de acción para el próximo año se subdivide en tres fases: la primera tiene que ver con la terminación de los cinco centros de salud priorizados; la segunda con la intervención de los centros de Los Cerros, Bocachica, Punta Arena, Punta Canoa, Arroyo de las Canoas y Puerto Rey (con recursos del Fonpet); y la tercera con los centros que tienen cero porcentaje de ejecución y que el Ministerio de Salud entraría a cofinanciar.

“Todavía no podemos dar fecha porque estamos revisando puntualmente cada caso para saber cuánto dura, los porcentajes de avance que se tienen, y en cuanto conozcamos eso y tengamos resueltos los procedimientos jurídicos se definirá la fecha de inicio y fecha tentativa de finalización”, finalizó Villadiego.

Sancionados

Este año también se conoció la sanción en primera instancia por parte de la Procuraduría General de la Nación al exalcalde Dionisio Vélez y a la exdirectora del Dadis, Marta Rodríguez, por la no culminación de los centros de salud en el tiempo indicado.

A Vélez el órgano de control le impuso una suspensión por ocho meses, pero como ya no ejerce el cargo de alcalde, el exmandatario deberá pagar una multa económica correspondiente al valor del salario que recibía antes multiplicado por ocho.

A Rodríguez, por su parte, se le impuso una inhabilidad por quince años al considerarla como ‘primera responsable’ del incumplimiento de los contratos.

El exalcalde Vélez aseguró que “con el apoyo del equipo jurídico que me asiste, haré uso de los recursos de ley para conseguir que esta decisión que ni mis abogados ni yo compartimos, sea revertida”.