Los males de la Avenida Pedro de Heredia en Cartagena

12 de mayo de 2019 12:00 AM
Los males de la Avenida Pedro de Heredia en Cartagena
La Pedro de Heredia es una de las vías más importantes de Cartagena. //julio castaño- el universal

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La avenida Pedro de Heredia es la principal arteria vial de Cartagena. Son ocho kilómetros, aproximadamente, comprendidos entre la bomba El Amparo y la India Catalina, en el Centro. En promedio le toma a un ciudadano 40 minutos atravesarla (en un medio de transporte público), ante los múltiples inconvenientes que convergen en esta concurrida vía.

La Pedro de Heredia, que permite movilizarnos de sur a norte, maneja carriles mixtos y un carril solobús de Transcaribe. Constantemente hay ‘nudos’ de tráfico en horas pico y, ante la poca demanda de vías alternas, se identifican puntos críticos en los sectores de La Castellana, Bazurto y La Plazuela.

Con ayuda de Ramón Torres Ortega, ingeniero civil con una maestría en vías terrestres y experto en movilidad, enumeramos los ‘males’ que convierten en un caos la movilidad en esta carretera.

Invasión de espacio público

La invasión del espacio público en Cartagena se ha convertido en una problemática ‘eterna’ para todos los gobiernos de turno. Pese a los operativos de recuperación y a la gran inversión económica en capital semilla otorgada a vendedores con confianza legitima, con el paso de los días se registran nuevos casos de invasión.

En la avenida Pedro de Heredia, a la altura del Mercado de Bazurto, las ventas informales se han desbordado en ambos costados del carril sentido norte – sur, dificultando, aún más, la movilidad en esta parte de la ciudad.

En diciembre de 2017, la Gerencia de Espacio Público realizó la instalación de 130 vallas con la que fueron recuperados los andenes peatonales en el sector.

No obstante, la ‘dicha’ duró poco y tras los operativos para despejar el espacio, los vendedores huyen, pero en cuestión de minutos invadieron el espacio con mesas, carpas, vitrinas y demás utensilios.

El gerente de Espacio Público del Distrito, Dulfry Martínez Cañate, explicó que los vendedores ubicados en este sector de la avenida Pedro de Heredia fueron compensados con la construcción de Transcaribe y que las vallas son una medida restrictiva para mantener al ‘margen’ dichos invasores.

“Nosotros mantenemos una brigada permanente compuesta por 24 funcionarios y un supervisor, acompañados por la Policía Nacional, que tiene la función de controlar el espacio público. La idea es que a través de estas vallas la gente sea consciente que el espacio público es para el goce y disfrute de toda la ciudadanía”, sostiene.

Sin embargo, el funcionario admite que se ha perdido el respeto hacia la autoridad y no hay sentido de pertenencia entre la ciudadanía. “Nos estamos enfrentando a las autoridades y es algo que vale la pena a entrar a estudiar”.

Cerca de 40 millones de pesos le costó al Distrito la adquisición de estas vallas que, hasta la fecha, aún no previenen la llegada de los invasores del espacio público.

Invasión de carriles

Si seguimos en el mismo sector: avenida Pedro de Heredia, a la altura de Bazurto, encontramos que el mal parqueo y la invasión de carriles por parte de estaciones ilegales de taxis y motos son el pan de cada día, así como la invasión de carriles por parte de taxistas en los sectores de La Plazuela y Castellana. Frente a esto, Edilberto Mendoza, director del DATT, explica que se realizan controles permanentes con el acompañamiento de Policía Nacional y la Gerencia de Espacio Público.

“De manera permanente tenemos agentes de tránsito en la zona para despejar el carril, así mismo en el sector de La Castellana, por ser otro sitio de alta densidad vehicular”, dijo.

Solo por mal parqueo, la autoridad de tránsito ha sancionado en lo que va del 2019 a 1.172 conductores.

Paradas en semáforos

Para el experto en movilidad, Ramón Torres, la cantidad de semáforos por efecto de las estaciones de Transcaribe ocasiona el mayor número de conflictos viales en esta avenida.

Torres explica que, si analizamos las estaciones de parada de Transcaribe entre el Portal de Villa Rosita y la Estación de La Bodeguita, en el Centro Histórico (10 kilómetros aproximadamente), en total tenemos 17 estaciones.

“De esas 17 estaciones mínimo tenemos 17 semáforos, porque hay estaciones muy importantes que tienen hasta dos semáforos. Significa que tenemos 17 conflictos a lo largo de la avenida Pedro de Heredia por efecto de las estaciones de parada de Transcaribe”.

Por otro lado, entre la bomba El Amparo hasta la India Catalina, tenemos adicionalmente 18 semáforos entre peatonales y vehiculares, es decir, no hay oportunidad para que se genere la ola verde.

“A la altura del colegio Departamental, por ejemplo, tenemos un semáforo peatonal que obligatoriamente es punto de conflicto porque la gente tiene que parar. Es decir, en total tenemos 35 conflictos en 8 kilómetros de la Pedro de Heredia. El usuario del transporte normal más el de Transcaribe tiene que parar unas 35 veces y por cada punto, aproximadamente, serían 120 segundos, es decir, 2 minutos, y si multiplicamos 35 por 2 serían 70 minutos en cola”, sostiene.

Y agrega que “es inviable una avenida que tenga 35 conflictos y en la que se pierdan 70 minutos porque simplemente los semáforos no dan para que haya ola verde, es decir, no hay opción para que puedas pasar 6 o 7 semáforos en verde, ya que la velocidad empleada por un vehículo es de 20km/h, que es baja”.

Acceso directo a locales comerciales

Está claro que todas las vías convergen en la avenida Pedro de Heredia, pero lo que llama la atención del experto y que se constituye como otro ‘mal’ para esta importante avenida es que sirve de acceso para todos los locales comerciales y viviendas situados a lo largo de la misma.

“La avenida Pedro de Heredia tiene acceso directo a todos los locales comerciales y a todas las viviendas que quieran tener garaje, porque así se concibió. Y cada garaje, cada local comercial, es un conflicto adicional que hay que anexarle a la Pedro de Heredia. Eso es gravísimo para una ciudad en términos de movilidad”.

Es decir, para Torres, la mala planificación urbanística ha generado trabas para que en Cartagena los ciudadanos se puedan movilizar mejor.

“Esa planeación urbanística prácticamente no ha sido articulada, no ha tenido en cuenta cómo verdaderamente debe desarrollarse la conformación y la morfología de una verdadera malla vial. Eso conduce a que la ciudad no obedezca a ninguna de las morfologías de la malla vial que verdaderamente debería darse para que tu partas de un punto y llegues a otro punto y tengas ‘n’ opciones. Nosotros no tenemos eso (...) ha habido una clara violación de las normas urbanísticas en Cartagena”.

El ingeniero civil propone la implementaciones de una serie de intersecciones viales a diferente nivel para mejorar el flujo vehicular en esta importante vía. “Si tenemos 17 estaciones de parada a un mismo nivel, deberíamos generar 17 pasos peatonales a diferentes niveles, es decir, eliminamos 17 conflictos. Además, se deben implementar pasos peatonales obligados que sean amigables con el medio ambiente”, explicó.

“Debemos implementar en Cartagena una serie de intersecciones a diferente nivel. A la altura de Ronda Real se debe implementar una. A la altura de la Plazuela debe haber otra. Entonces tendríamos un soterrado para evitar los semáforos y las colas interminables. La avenida Pedro de Heredia, por ser vía arterial que conecta a la ciudad, debe tener soluciones a diferentes nivel a la altura del Mercado de Bazurto y en el cerro de San Felipe”, enfatizó el experto.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS