Cartagena


Maternidad busca apoyo de Minhacienda para lograr equilibrio financiero

La clínica está a la espera de que el Ministerio de Hacienda apruebe un programa de saneamiento fiscal y financiero para salir del déficit que la tiene en riesgo.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

16 de noviembre de 2020 12:00 AM

La Clínica Maternidad Rafael Calvo es quizás el lugar donde nacieron muchos de los que leen esta nota e incluso quien la escribe. Es una Empresa Social del Estado que en el último año se ha visto inmersa en una grave situación financiera que ha afectado el pago de salarios a los trabajadores y, por ende, está en riesgo la continuidad de la prestación de los servicios. Es tal la situación que mediante Resolución 1342 del 2019 fue catalogada como de alto riesgo y día a día batalla para “sobrevivir” y no cerrar sus puertas.

De acuerdo con su gerente, Julio César Luna, hoy tiene unas cuentas por cobrar de alrededor de $45 mil millones y unas por pagar de $32 mil millones. Ante este panorama, la primera duda que surge es por qué ha llegado Maternidad hasta este punto.

“La clínica se encuentra en una situación financiera negativa porque las deudas que ha acumulado con vigencias anteriores hoy son bastante altas. Es un problema estructural, la mayoría de los hospitales públicos en el país estamos padeciendo esta misma situación de déficit financiero por el modelo de mercado”, explicó Luna.

El problema de la deuda, que es bastante conocido, genera más preocupación al conocer que el 50% está en dos entidades: el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), y la EPS Comfamiliar. En conjunto adeudan aproximadamente $20 mil millones que ya están reconocidos en mesa de flujo de recursos ante la Superintendencia Nacional de Salud y la Contraloría.

“En estas mesas se generan unos compromisos de pagos y estamos a la espera de que se efectúen. Como institución debemos acudir a todas las instancias y vamos a realizar todos los esfuerzos posibles para que se recauden esos dineros en el menor tiempo posible”.

En ese sentido, y teniendo en cuenta la reciente liquidación de Comfamiliar, Luna dio un parte de tranquilidad, pues ya existe un reconocimiento por parte de la institución de $6.857 millones.

“Habrá que esperar que se realice toda la definición de deudas que tenga la institución. También tenemos la posibilidad, que ya quedó establecido en mesa de flujo de recursos, que mediante el pago de la Ley de Punto Final el Distrito le va a pagar a la EPS y tendrán en cuenta a la clínica -mediante algún ejercicio de cesión- para ayudar a que esa deuda se reduzca”.

¿Cómo se sostiene?

Teniendo en cuenta el déficit financiero, otra de las dudas que surge es cómo se sostiene una clínica a la que le deben tanto.

Al respecto, el gerente explicó que la clínica tiene ingresos aproximados de $1.600 millones mensuales, de los cuales unos $600 millones corresponden a deuda.

“Esta es una institución de mediana complejidad que sus ingresos operacionales son por venta de servicio, es decir, tenemos un modelo de atención donde contamos con servicios de consulta externa, hospitalización, sala de partos, cirugías y atención de urgencias, con base en eso se genera una venta de servicios y unos ingresos que permiten realizar el sostenimiento financiero”.

Agregó también que la institución tiene “unos ingresos no operacionales, que son los que hoy le generan el equilibrio, con los aliados que tiene al interior como la Unidad de Cuidados Intensivos de adultos y neonatales”.

El plan para salir del hueco financiero

Más allá de los problemas antes expuestos, es de resaltar que la clínica trabaja en un plan que le permita volver a posicionarse como un centro de formación, investigación y atención.

“Con el acompañamiento y asesoría de la Secretaría Departamental de Salud nos hemos acogido a un programa de saneamiento fiscal y financiero del Ministerio de Hacienda. La idea es que se apruebe este programa, que se basa en un diagnóstico de por qué la clínica llegó a este momento y la propuesta de cómo vamos a darle solución a estos problemas financieros”.

Según indicó Luna, el programa fue presentado a principio de año ante la Junta Directiva y la Secretaría de Salud de Bolívar y ya está en fase final.

“En el proceso de evaluación de Minhacienda se solicitaron algunos ajustes que fueron encaminados a unos ajustes presupuestales, es decir, nosotros vamos a presentar el ejercicio de presupuestación de la clínica con base en el recaudo y no en la venta de servicios (...) Estamos esperando que ya exista un pronunciamiento por parte del ministerio. Eso es lo que va a garantizar el equilibrio financiero tan anhelado por el que estamos trabajando. Lograr que los ingresos con relación a los egresos puedan estar en equilibrio”.

En la búsqueda de ese modelo ideal se prevé que los ingresos corrientes se utilicen en el día y se genere una posibilidad de ahorro para ir abonando a la deuda.

“Básicamente la propuesta que se presentó es que en un periodo de más o menos cinco años la clínica pueda manejar esa capacidad de ahorro para lograr esa reducción de la cartera para vigencias anteriores”.

Otra de las líneas que contempla este plan es lograr que las EPS envíen pacientes a la clínica, de tal manera que se pueda mantener un flujo de recursos, teniendo en cuenta que el Dadis es quien más vende servicios, pero a su vez quien más tarde paga.

“La invitación es a que las EPS deriven los pacientes a esta institución, la cual, a pesar de toda la problemática, tiene gente buena haciendo cosas buenas, entonces somos una institución referente a nivel distrital, departamental, en el país, en cuanto a la atención del binomio madre-hijo desde todo punto de vista. En el pasado la clínica no tenía tanto mercado competitivo como lo tiene ahora, pero bueno, la idea es generar esa confianza, esa oportunidad y esa calidad en la prestación de los servicios para poder recuperar a los pacientes”, apuntó Luna.

Más posicionamiento

Además del programa que se trabaja con el Ministerio de Hacienda, la Secretaría de Salud y la Alcaldía, a través del Dadis, están definiendo un programa de reorganización de su documento de la red de prestación de servicio donde posiciona a la clínica como un centro de referencia para la atención materno neonatal de todos los habitantes de la ciudad.

“También estamos trabajando con la ESE Cartagena de Indias para definir una ruta, un modelo de atención, que nos va a llevar a fortalecer el servicio y competir con las distintas IPS que manejan la prestación de este servicio”, afirmó el gerente de la Maternidad.

Agregó que el fin último de todos los esfuerzos es devolverle a la clínica el estatus en el departamento, apuntándole a la calidad, oportunidad y competitividad.

“Hoy estamos ad portas de recibir una donación por parte de la Agencia de Cooperación de Presidencia por el valor de $300 mil USD donde vamos a poder aumentar nuestro nivel de atención a una mayor complejidad, vamos a poder manejar el alto riesgo obstétrico y vamos a poder dar respuesta a muchas pacientes que en el pasado teníamos que remitirlas a otras instituciones. La idea es reforzar, potenciar y que la gente entienda que esta es una institución muy importante para todas las mujeres en estado de embarazo y las que requieran de atención en esta institución”.

Cerca de estar al día con los salarios

En medio de toda la tormenta financiera han sido muchas las ocasiones en que los trabajadores de la clínica han protestado por atrasos en el pago de salarios. Ante este escenario, el gerente de Maternidad afirmó que ya está prácticamente a un mes de la deuda.

“En todo este tiempo de pandemia fue la única institución en Bolívar donde no se despidió a nadie, mantuvimos todo nuestro personal de planta con un ejercicio de venta de cartera, de pagos y de gestión por parte de las autoridades sanitarias y sobre todo con el recurso de la Resolución 743 del Ministerio de Salud, que eso nos dio la tranquilidad de colocarnos al día con los salarios. Actualmente estamos debiendo el mes de octubre y con todo lo que estamos haciendo creo que el pronóstico para fin de año de los trabajadores será positivo”, dijo el gerente.

Agregó que a través de la Resolución 2017 se le asignaron unos recursos a la institución y el Distrito aportará otros $1.000 millones, que permitirán generar tranquilidad.