Cartagena


Maternidad Rafael Calvo solo atenderá urgencias

Tras completar cuatro meses sin recibir sueldos, el personal de la Clínica de Maternidad Rafael Calvo suspendió actividades. Sólo se atenderán las urgencias.

SOFÍA FLÓREZ

01 de abril de 2020 12:00 AM

El último día del mes, uno que para muchos suele ser el más esperado, es el día del pago, de tener la recompensa después de largas jornadas de trabajo, y claro, el momento para cumplir con el pago de las deudas, compromisos, hacer el mercado, entre otras obligaciones.

Pero para Leonel Carrasquilla, quien trabaja como operario desde 1999 en la Clínica Maternidad Rafael Calvo, el fin de mes dejó de ser especial desde hace un largo tiempo, y por eso ayer fue un día más, como cualquiera de los últimos cinco meses en los que tampoco recibió ni un solo peso. (Lea aquí: Crisis en la Maternidad no da espera, arranca huelga de brazos caídos)

“Otro mes más sin pagarnos”, me dice con un tono de decepción, aunque admite que con la poca fe que le queda en su contratante, guardaba “un tris de esperanza” de que por lo menos les pagaran el sueldo de este mes.

Por el contrario, en su cuenta solo tiene unos escasos 300 mil pesos que les debían a todos los empleados de planta del sueldo de noviembre del año pasado, y que solo hasta el lunes les dieron, luego de amenazar a la entidad con no seguir trabajando hasta que les salden todo lo que les adeudan, sin embargo esto de poco sirvió, la cuenta sigue vacía.

En su desconcierto, Carrasquilla solo piensa en qué será de su familia, pues su esposa, quien trabaja en la clínica como enfermera tampoco recibió su mesada. Pero aún así ellos deben cumplir con el pago de los servicios, la comida, los estudios de su hijo que está en la universidad, y dos préstamos que han sido su salvavidas en esta contingencia pero que también se han vuelto su mayor tormento.

“Esta situación nos tiene mal, no hemos hecho otra cosa más que endeudarnos, para poder sobrevivir y esperar que nos paguen en algún momento para saldar las deudas, tengo una de más de cinco millones con el banco, me descuentan 555 mil pesos mensuales, pero ahora estamos en mora, nos tienen reportados, a mi esposa también le pasó lo mismo en la cooperativa y otra señora que también nos prestaba ya tampoco nos quiere ayudar”, refiere el hombre.

-¿Siempre ha sido así?- le pregunto. “No, aquí las cosas nunca había estado de sobra pero todo marchaba bien, hubo un tiempo en que a nosotros nos pagaban puntual y la clínica tenía buenas finanzas, pero luego llegó la politiquería y ya las cosas no volvieron a ser como antes”.

Ahora asegura que les deben los salarios de diciembre, enero, febrero y marzo, 11 meses de retroactivos de 2019, cinco años de dotaciones y tres vacaciones. A otros empleados, como los médicos y ginecólogos, les adeudan once meses de salarios. Y aún así, el personal seguía prestando la atención.

Me cuenta que para llegar hasta la clínica, junto con su esposa, debía caminar cerca de 20 cuadras desde el barrio El Silencio hasta llegar a San Fernando, que es por donde pasa el transporte que los deja en el trabajo, transporte que les representaba un gasto diario de $4.600 a cada uno y que solo hasta hace poco dejaron de pagar ya que la Gobernación les puso transporte, pues debido a la cuarentena nacional no consiguen cómo movilizarse para cumplir con su labor.

“Nos tocaba ir a San Fernando, 20 cuadras a pie, para coger la micro, o una buseta de Campestre, ahora el bus de la Gobernación nos recoge, caminamos pero ya menos, nos deja a unas 10 cuadras del barrio”.

-¿Pero y a pesar de todo por qué siguen viniendo?- “Aquí llevamos toda una vida, aquí tenemos nuestra historia, por lo menos mi esposa que trabaja en la parte asistencial, esta es su vocación, incluso hasta nuestra hija estudió enfermería. Nosotros no estamos inconformes con lo que hacemos aquí, solo queremos que nos paguen porque como cualquier otra persona, nosotros también tenemos hambre y obligaciones”, asegura.

Carrasquilla permanece rodeado de sus compañeros que también padecen la misma situación, entre todos comienzan a corear: “No más dilación, exigimos solución”, la frase se repite una y otra vez en los alrededores de la Clínica Maternidad Rafael Calvo, el único centro de salud público de la ciudad dedicado a la atención de mujeres gestantes, como intentando que de la nada aparezca alguien a responder su clamor.

Las deudas

La crisis financiera por la que atraviesa la Rafael Calvo no es nueva. Son 215 los trabajadores afectados por compromisos de pagos que nunca se cumplen, por esto el pasado 27 de marzo pidieron ayuda al Gobierno Nacional para que intercediera en la crisis financiera por la que atraviesa esta importante clínica de la ciudad, pero no hubo resultados y por eso desde ayer los trabajadores dejaron de laborar quedándose activa solo el área de urgencias. El equipo médico solo atenderá a las mujeres embarazadas que presenten alguna urgencia vital como: preeclampsia severa, un trabajo de parto avanzado o haya tenido una cesárea anterior.

La Alcaldía de Cartagena a través del Departamento Administrativo Distrital de Salud, Dadis, y las EPS Comfamiliar y Coosalud son los mayores deudores de la Clínica Maternidad Rafael Calvo.

La suma de todas las deudas de las EPS morosas, incluyendo la Secretaría de Salud Departamental de Bolívar arroja un saldo de $47 mil millones, hecho que causa retrasos en los pagos de los trabajadores.

El gobierno de William Dau ha dicho que el director del Dadis, Álvaro Fortich, asegura que las EPS que adeudan a las IPS como la Maternidad y la Casa del Niño “deben pagarles o abonarles los servicios para que sigan atendiendo y prestando un buen servicio”.

Por su parte, la Gobernación de Bolívar ha informado que han venido cumpliendo con el pago.

Willys Simancas, gerente Crisis Covid – Bolívar, pidió a las EPS que agilicen el pago a los hospitales públicos y privados.

“El esfuerzo y los recursos deben llegar desde todos los que tenemos obligaciones, nosotros solos no podemos, y tenemos que repartir los recursos con 46 municipios más. Sin embargo, a la Maternidad le estamos cumpliendo y espero que quienes le deben hagan sus abonos y pagos lo antes posible”, dijo.