Cartagena


Nativos alistan plan piloto para la reapertura de Playa Blanca

Avanzan las reuniones entre los nativos y el Distrito para organizar la reapertura del balneario, el cual ya lleva siete meses cerrado.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

12 de octubre de 2020 12:00 AM

Como respuesta al clamor de los nativos de Playa Blanca por la reapertura del balnerario (que está en la península de Barú), el Distrito, a través de la Secretaría del Interior y Convivencia Ciudadana, sostuvo una reunión con los consejos comunitarios del sector y diferentes organizaciones de la economía informal que laboran en el sitio, con el fin de sentar las bases de lo que sería el plan piloto para esta importante playa de la ciudad. (Lea aquí: Trabajadores piden la reapertura de Playa Blanca)

“Hemos explicado a la comunidad que todo lo que tiene que ver con apertura de playas, lo hemos aplicado en lugares que reúnen las mínimas condiciones de infraestructura necesarias, de conformidad a la resolución del Ministerio de Salud, y en ese sentido habría que mirar si Playa Blanca cumple con esos requisitos. Ellos han señalado que tienen un protocolo de bioseguridad en Playa Blanca y le hemos dicho que nos lo presenten para estudiarlo en la comisión”, expresó David Múnera, secretario del Interior.

Esta comisión, creada especialmente para el caso de la apertura de este balneario, está encabezada por el alcalde de Cartagena William Dau y también participan entidades como el Fondo Nacional de Turismo (Fontur), la Secretaría del Interior, la Secretaría de Planeación, la Corporación de Turismo de Cartagena (Corpoturismo), el Ministerio de Industria y Comercio, la Gerencia de Playas, el Consejo Comunitario de Playa Blanca y la Alcaldía de la Localidad 1. (Le recomendamos: Crean comisión especial para estudiar reapertura de Playa Blanca)

Hasta el momento lo que se había planteado desde este grupo era la adquisición de un predio a 200 metros de las playas para reubicar al comercio gastronómico y garantizar las medidas de bioseguridad para prestar el servicio. Sin embargo, aún no se han tomado decisiones concretas al respecto.

“Todas las condiciones de apertura siempre están precedidas de la autorización del Ministerio de Salud y del Ministerio del Interior. Este es un gobierno que siempre ha estado con las puertas abiertas al diálogo para buscar una solución. Entendemos la situación en la que están las comunidades que tienen siete meses que no trabajan y que se encuentran en unas condiciones apremiantes, pero también queremos que entiendan que como autoridad debemos garantizar la vida y la salud no solo de ellos como habitantes de esta isla, sino además la de todos los visitantes a quienes tenemos que garantizarles las medidas de bioseguridad”, añadió Múnera.

El plan

Desde el Consejo Comunitario de Playa Blanca son varios los puntos que han considerado para la construcción de su plan piloto. Entre ellos se encuentra:

- Unificación de precios de productos y servicios para evitar abusos a los visitantes.

- Limpieza y aseo de los negocios y de la misma playa. Además, se propone que el último jueves de cada mes ninguno de los establecimientos abra al público para hacer desinfecciones meticulosas.

- Controlar el acceso de excursiones numerosas a Playa Blanca en grandes buses de turismo, de tal manera que estos tengan un aforo limitado y solo se les atienda en días específicos para que las playas no colapsen. Se propone que el acceso esté prohibido el domingo y que por el contrario solo se reciban los sábados y lunes festivos.

- No permitir el ingreso de comidas y bebidas a los visitantes para evitar exceso de basuras en las playas ante la falta de cultura ciudadana de quienes no consumían en establecimientos.

Cabe recordar que este plan aún está sujeto a aprobación de parte de la comisión para la reapertura.

El obtáculo
En reiteradas ocasiones el Distrito ha asegurado que el principal inconveniente que ha impedido el diseño de un plan piloto para Playa Blanca es la ocupación en zona de bajamar de negocios y restaurantes, los cuales no pueden estar allí debido a que se trata de un bien de uso público. Además, la presencia de estos establecimientos le resta espacio a la playa para poder adaptarla con los protocolos de bioseguridad. Es por esto que con la comunidad se estudian alternativas para poder hacer la reapertura. (Lea aquí: Ocupación en zona de bajamar, obstáculo para abrir Playa Blanca)
  NOTICIAS RECOMENDADAS