Cartagena


“Nos sentimos intoxicados”: habitantes de Manga

Residentes de la Cuarta Avenida alertan sobre perjuicios que supuestamente les causa un taller automotriz aledaño. Piden intervención de las autoridades en procura de una solución.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

24 de julio de 2020 12:00 AM

Habitantes del barrio Manga, específicamente los que residen en la Cuarta Avenida o carrera 18 A, dieron a conocer las dificultades que tienen desde que se inició la pandemia del COVID-19, ya que al estar confinados en sus casas, han tenido que convivir con fuertes olores a pintura y ruidos que al parecer provienen de un taller automotriz aledaño.

Los vecinos, que pidieron no revelar sus identidades, afirmaron que son varias las familias afectadas con la situación, las cuales anteriormente no pasaban sus días en casa debido a las ocupaciones laborales, pero el teletrabajo los ha hecho convivir las 24 horas con los inconvenientes mencionados.

(Lea: Las polémicas de los policías en esta cuarentena en Cartagena).

“Ahí pintan carros, aplican soldaduras, martillan, hacen ruidos ensordecedores constantemente. Aparte, la contaminación es muy fuerte, sentimos que vivimos intoxicados porque esos olores a pintura penetran y uno no puede ni siquiera digerir bien la comida. Hay días en que los alimentos pareciera que supieran a pintura. Nosotros no estábamos acostumbrados a esto porque no pasábamos en nuestras casas, ahora vivimos confinados y lo sentimos en carne propia”, declaró una denunciante.

La comunidad indicó que ya elevaron la queja a las autoridades competentes como el EPA, la Alcaldía de la Localidad 1 y la Policía Ambiental, para que tomen cartas en el asunto y se hagan los respectivos ajustes.

¿Perjuicios a la ciénaga?

Otra de las quejas de los vecinos es que las aguas residuales con contenidos químicos y otros productos que emanan de dicho taller, supuestamente no tienen un desagüe ideal y serían -según ellos- conducidas hacia la ciénaga de Las Quintas, que está a pocos metros de la carretera, lo que representaría un grave daño ambiental.

“Tenemos fotos y videos donde se evidencia que tienen un desnivel artesanal que lleva todos los líquidos sucios de pinturas hacia el cuerpo de agua, es una terrible afectación al ecosistema, a la vida marina, a la salud pública”, manifestó otra moradora.

(Lea: SOS Cartagena, la iniciativa para reactivar restaurantes y hoteles en la ciudad).

Según contaron, hasta el momento la Policía Ambiental ha sido la única en hacer presencia y abordar la problemática. Hace aproximadamente un mes hubo reunión entre las partes y supuestamente desde el taller hubo compromisos para aminorar el impacto, pero al parecer esto no ha ocurrido.

En mayo del 2019, el EPA selló y sancionó a un taller en este sector que regaba aceites, pinturas y demás desechos a la ciénaga, por no tener permisos ambientales y por las malas prácticas con residuos peligrosos que atentaban contra el ecosistema del manglar.

¿Qué dice el EPA ahora?

Respecto a la solicitud que la comunidad elevó al EPA en días pasados, la entidad ambiental informó que se enviará a un equipo interdisciplinario para hacer una inspección y determinar las acciones a las que haya lugar. La visita, según indicaron, se realizaría hoy en la mañana.

“Todo en regla”
El Universal se comunicó con personal administrativo del taller señalado por los vecinos, quienes informaron que: “Hemos recurrido a todas las instancias para poder operar de forma autorizada y con absolutamente todos los documentos al día. Nosotros no estamos emitiendo ruidos y tenemos cabinas especiales para hacer los trabajos de pinturas sin generar afectaciones. Tampoco es cierto que tenemos inconvenientes con los vertimientos de aguas. Estamos abiertos a cualquier inspección, en Manga hay otros talleres más en la misma zona, es posible que los vecinos estén confundidos y se refieran a uno de ellos”.