Cartagena


Nuevo plantón en Torices, esta vez por edificio de 30 pisos

Los habitantes sostienen que la edificación les ha causado múltiples afectaciones en sus calles y viviendas, especialmente porque el alcantarillado se colapsó y las aguas negras están en la superficie.

REDACCIÓN CARTAGENA

13 de noviembre de 2020 01:22 PM

Con un plantón al que asistieron más de 25 personas, los habitantes del barrio Torices le hicieron ver a una constructora que no están dispuestos a seguir soportando los perjuicios que les está causando con un edificio de más de 30 pisos.

La obra, que se inició en el 2019, está en su recta final y según los moradores hace unos meses empezaron los inconvenientes, principalmente con las aguas residuales que salen a la calle, ya que, supuestamente, el edificio se conectó al alcantarillado del sector y lo hizo colapsar.

El edificación está entre la calle 48 y 49 del sector Central, y son los residentes de esas calles y de otras aledañas los más afectados con las aguas negras.

(Lea: ¡Torices lo logró! Autoridades sellan construcción de estación de servicios).

Alejandrina Ramírez, una de las manifestantes, también puso en duda los permisos que obtuvo la firma contratista para levantar 30 pisos, pues el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), según ella, solo permite edificaciones de máximo cuatro plantas en ese sector de Torices.

“Ese edificio se está inundando en el sótano y los trabajadores le ponen una motobomba para sacar las aguas, pero lo que hacen es echarlas para las calles y nos las tienes llenas de barro y de residuos de baño. El alcantarillado del sector está colapsado, se quedó insuficiente. Y lo peor es que aún no está habitado, son más de 150 apartamentos, no queremos imaginar cómo será la situación cuando se muden los compradores”, expresó la mujer.

Piden apoyo de las autoridades

Los afectados agregaron que algunas casas se han agrietado y la malla vial se ha deteriorado a raíz del paso de vehículos pesados. También se quejaron de los ruidos que salen de la obra.

(Lea: Tras orden de demolición, constructora de Aquarela demanda al Estado).

“Le hacemos un llamado al inspector de Policía de Canapote para que verifique la situación, también solicitamos el acompañamiento de la Secretaría de Planeación, la Defensoría del Pueblo, la Personería Distrital y la Procuraduría. Estos señores nos han causado un daño grande, nunca responden y han sido groseros y prepotentes con quienes hemos querido mediar en esta situación. Hoy le hacemos un llamado al Distrito y a los órganos de control para que revisen las licencias del edificio”, expresó el veedor Álvaro Schorbogth.

Este medio intentó obtener declaraciones de algunos directivos, pero no fue posible.

Según los protestantes, los responsables del proyecto nunca les han dado la cara y las autoridades distritales tampoco han hecho presencia. Por eso, afirmaron que seguirán en pie de lucha hasta que les brinden soluciones.

Para la próxima semana anunciaron una toma masiva a la avenida principal de Torices.