Cartagena


Ocupación UCI sigue por encima del 90%, pero se mantienen las mismas medidas

Solo hay 25 camas disponibles, 12 pacientes han sido trasladados a Barranquilla y Sincelejo. Desde la Alcaldía no anuncian cambios a las medidas para contener el virus.

YESSICA RIVERA PORRAS

24 de mayo de 2021 05:00 PM

La alta ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de Cartagena continúa siendo alarmante. En los últimos tres días la ocupación de las camas se mantiene por encima del 90%. El 21 de mayo fue del 92%, al día siguiente alcanzó el 95% y el 23 de mayo llegó al 93%.

El último reporte emitido por el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis) detalla que de las 358 camas de Unidades de Cuidados Intensivos que hay en la ciudad, 333 están ocupadas y solo 25 están disponibles para personas que lo requieran.

De las ocupadas, 152 están con pacientes con coronavirus, 25 con sospechosos para el virus y 156 con enfermos de otras patologías.

(Le puede interesar: Tercera ola del COVID en Cartagena, más fuerte y prolongada)

Las 25 camas disponibles se encuentran distribuidas así: Hospital Universitario del Caribe (4), Clínica Estrios S.A.S. (5), Clínica Cardiovascular Jesús de Nazareth (2), Clínica Cartagena del Mar (2), Clínica Medihelp Services (2), Clínica Nuestra (1), y Clínica de la Mujer Cartagena IPS (9).

Las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) que tienen las UCI al 100% son: Clínica El Bosque, Clínica Barú, Clínica Santa Cruz de Bocagrande, Gestión Salud Amberes, Gestión Salud San Fernando, Clínica La Ermita, Clínica General del Caribe, Centro Médico Crecer, Clínica Higea IPS, Clínica San José de Torices, Promotora Bocagrande Proboca S.A., Clínica Blas de Lezo, Centro Hospitalario Serena del Mar, Congregación de Hermanas Franciscanas Misioneras de María Auxiliadora y Fundación Centro Colombiano de Epilepsia y Enfermedades Neurológicas.

Ante este panorama, pacientes de Cartagena están siendo trasladados a Barranquilla y Sincelejo para su oportuna atención. Respecto a ello, la directora del Dadis, Johana Bueno, explicó que si bien algunas IPS tienen camas UCI disponibles, estas no pueden recibir pacientes COVID-19 porque atienden otras patologías.

“Para disminuir los riesgos de contaminación cruzada en las UCI de algunas clínicas, se han trasladado pacientes a otras ciudades. Hasta el momento, han sido remitidos 6 para Sincelejo y 8 para Barranquilla”, precisó la funcionaria.

¿Qué pasa con el virus?

La directora del Dadis sostuvo que la tercera ola del virus está generando mayor incidencia en los casos, lo que tiene un impacto en el incremento de los casos de hospitalización y fallecimientos.

Indicó que esto ha sido provocado por la circulación de la cepa británica y las mutaciones de los linajes sudafricano y brasileño, que son más contagiosos y letales.

Bueno aclaró que una de las características de los pacientes que se contagian con la mutación de la cepa brasileña es que aunque se trate de personas más jóvenes, están llegando hasta las UCI y demorando mucho más tiempo en recuperarse; y los que contraen la mutación sudafricana son pacientes con reinfecciones y que, incluso, ya han recibido la primera y segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19.

“El sistema está a punto de colapsar, debido a que los pacientes se están enfermando y se están agravando en cuestión de días y a que la rotación de camas se ha visto alterada en esta tercera ola por la prolongación de los pacientes hospitalizados. Están demorando mucho más tiempo en recuperarse”, manifestó la funcionaria.

Mayo, el mes más mortal

La tercera ola del virus también ha posicionado a mayo como el mes más mortal desde la llegada del virus a la ciudad. A corte del 23 de mayo del 2021, se registran 212 defunciones, superando a junio de 2020, que tenía 206 víctimas fatales.

Julio Benavides, epidemiólogo de Salud Pública del Dadis, detalló además que al sumar el número absoluto de los muertos en los meses correspondientes a la primera (464), segunda (367) y tercera ola (330) se puede observar que en este pico del virus se sobrepasaría los fallecidos de las dos primeras, ya que esta última ola se extendería hasta finales de junio.

“Entre las dos primeras olas hay una disminución de los fallecidos de un 21%, entre el segunda y el tercer pico hay una disminución de un 10%, aproximadamente. Sin embargo, si el comportamiento de las defunciones sigue con esta tendencia, podríamos acumular y superar el valor de fallecidos que se presentó en la primera ola, en la cual se dieron principalmente por desconocimiento de la enfermedad, terapia o tratamiento adecuado, no se tenía la expansión de UCI y las estrategias para la prevención apenas se estaban implementando, caso contrario a esta tercera ola, cuando todos esos factores ya fueron superados, indicando un aumento de la severidad de la enfermedad, aun cuando tenemos en marcha un plan de vacunación”, señaló Benavides.

¿Las mismas medidas?

Pese a la situación crítica en materia sanitaria que atraviesa la ciudad y a diferencia de Barranquilla y Santa Marta, que tuvieron un pico alto de los contagios, muertos y ocupación UCI en abril y adoptaron toques de queda continuos los fines de semana y desde las 6 de tarde de lunes a viernes, la Alcaldía de Cartagena en la última semana flexibilizó las medidas restrictivas para contener el virus. Una decisión cuestionada por el gremio médico y aplaudida por el comercio. (Lea aquí: Comerciantes celebran reversazo de Dau en el toque de queda)

El alcalde William Dau explicó en su momento que el cambio fue discutido con el viceministro de Salud, Luis Alexander Moscoso, quien indicó que la ciudad podría esperar una leve disminución en el número de camas utilizadas, no obstante ha ocurrido todo lo contrario.

Ante ello, este medio consultó con la administración distrital si las medidas vigentes serían revisadas. Sin embargo, indicaron que por el momento se mantienen iguales, lo que quiere decir que la responsabilidad de evitar un colapso sanitario recae sobre los ciudadanos y el autocuidado que tengan para evitar contagiarse del virus.

Es de precisar que el Decreto 056, que rige hasta el 1 de junio, se estableció que el toque de queda arranca a las 10 p.m.; se extendió el horario para el ingreso a las playas autorizadas, que es todos los días de 8 a.m. hasta las 6 p.m.; pico y cédula para el ingreso a entidades financieras, centros comerciales, mercado de Bazurto, almacenes de grandes superficies y supermercados en general; también se mantiene la restricción al consumo de bebidas alcohólicas o embriagantes en tiendas, refresquerías, terrazas, billares, galleras, clubes y corporaciones sociales, estancos y/o licoreras y espacios públicos, entre otras medidas. (Le aquí: Oficial: Toque de queda desde las 10 de la noche arranca este jueves)