Pacífica: así fue la marcha del 21 en Cartagena

22 de noviembre de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Unas seis mil personas, entre estudiantes, maestros, sindicalistas, organizaciones sociales, colectivos alternativos, entre otros, se unieron ayer en una sola voz en Cartagena, marchando en contra de lo que los manifestantes denominaron el “Paquetazo de Duque”, que creen contemplaría una reforma laboral, reforma pensional, en salud, educación, tributaria, el salario mínimo y el no cumplimiento de algunos acuerdos, así como privatizaciones.

Gritando arengas en contra del presidente Iván Duque, y en contra de lo que este ha hecho durante el año y medio que lleva de gobierno, caminaron los marchantes desde cuatro puntos de partida: puente de Turbaco, Bomba El Amparo, Cuatro Vientos y Napoleón Perea, recorriendo toda la avenida Pedro de Heredia de manera pacífica, siendo acompañados por 400 miembros de la Policía Metropolitana de Cartagena.

El punto de concentración donde se aglomeraron más personas fue en la Bomba El Amparo, puesto que las personas que bajaron de Turbaco se unieron al grupo y de allí, a las 8 de la mañana, comenzó la manifestación por las cuatro vías de la avenida Pedro de Heredia.

A medida que avanzaban por la arteria principal de la ciudad, más personas se unían a la gran marcha, de carácter nacional. Jóvenes con sus cuerpos pintados, pancartas alusivas al momento que vive el país y arengas era lo que se veía y se sentía en ayer en la ciudad. Los manifestantes demostraron que podían alzar su voz sin necesidad de llegar a los desmanes.

Las vías estuvieron despejadas, gracias a las labores planeadas y articuladas en diferentes consejos de seguridad, donde participaron el alcalde encargado Pedrito Pereira, organismos de seguridad, Ministerio Público, Personería, Fiscalía, Migración Colombia, Transcaribe, gabinete distrital y departamental. Se tomaron medidas necesarias para evitar inconvenientes, por lo que el servicio del Sistema Integrado Masivo estuvo suspendido durante 7 horas y media.

La seguridad para toda la comunidad cartagenera y visitantes también estuvo protegida desde el aire. El mayor Alexander García Moreno, comandante de Aeronaves de la Policía Nacional, sobrevoló la ciudad pendiente a todo lo que ocurría con los marchantes y supervisando que todo estuviera bien para quienes participan y quienes disfrutan de los Juegos Nacionales.

“Afortunadamente, los organizadores de la marcha, a través de sus propios gestores, lograron tener en calma y totalmente organizado el grupo de manifestantes, lo cual garantizó la seguridad y convivencia en la ciudad de Cartagena”, indicó el general Henry Sanabria Cely.

“Lanzaron gases”

Al llegar a la Torre del Reloj, punto final de la concentración, algunos manifestantes querían seguir la marcha hasta Bocagrande, por lo que miembros de la Policía, después de tratar de conciliar y no obtener respuesta positiva, decidieron intervenir con la presencia del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

“Infortunadamente tuvimos un conato de disturbios al finalizar la protesta y tuvimos que utilizar algo de fuerza para dispersar a algunos muchachos que querían pasar hacia Bocagrande, donde estos muchachos podían generar algún tipo de afectación”, dijo el general Sanabria, quien señaló que en el contrato con los representantes de la marcha se estipuló que iban solo hasta la Plaza de La Paz.

“La orden que teníamos era que hasta este punto (Plaza de la Paz) podía llegar la manifestación, por eso tocó reaccionar, puesto que muchos de ellos no querían devolverse”, finalizó Sanabria.

Mientras tanto, algunos manifestantes le dijeron a El Universal que “todo iba bien, estuvimos marchando pacíficamente, solo queríamos llegar hasta allá y demostrar de qué está hecho nuestro corazón, pero no. La Policía comenzó a lanzar gases”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS