Palenqueras “tienen confianza legítima, pero con obligaciones”

27 de marzo de 2019 12:00 AM
Palenqueras “tienen confianza legítima, pero con obligaciones”
Con arengas como “¡Las palenqueras se respetan!” y “abajo el Código de Policía”, mujeres palenqueras marcharon en defensa de su trabajo en el espacio público. //Óscar Díaz - El Universal.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las mujeres palenqueras, esas que se visten de llamativos colores para, con una gran sonrisa, vender frutas y dulces tropicales por el Centro Histórico; “tienen confianza legítima”, es decir, permiso para ejercer esa actividad comercial, “porque están en el Registro Único de Vendedores (RUV) como patrimonio de la ciudad y se les respeta esa condición, pero tienen que cumplir con unas obligaciones”.

Así lo recalcó a El Universal el gerente de Espacio Público, Dulfry Martínez, luego de que esa población se uniera en una marcha, en la tarde de ayer. El detonante de esa manifestación fue el reciente operativo de desalojo de espacio público, en el parque Simón Bolívar, en el que a Angelina Cassiani le fue incautada la mesa.

“A la señora Cassiani, la Policía no le hizo ningún comparendo ni amonestación, simplemente le retiró un elemento, que era una mesa grande, que tenía sobre el espacio público. Ellas son patrimonio de la ciudad, vendedoras callejeras que se caracterizan por su vestimenta y su ponchera, con las que caminan por todo el Centro, pero cuando ponen una mesa grande se convierten en ocupantes del espacio público, entonces lo que hicieron fue retirarle la mesa, no se le decomisó fruta”, explicó el funcionario.

Precisó que en el Centro Histórico, “las palenqueras son 34, en diferentes partes, no tienen sitio fijo”, a excepción de “algunas que están en la calle Primera de Badillo, detrás de La Olímpica. Esas sí tienen confianza legítima para tener puestos fijos, pero tienen poncheras y una silla en la que se sientan, no tienen mesa”.

Son 447 en el Centro

Martínez señaló que mientras en la ciudad hay 3.382 vendedores con confianza legítima, cuyos nombres figuran en el RUV; en el Centro Histórico son 447. Para él, esta última, “es una cantidad exagerada, teniendo en cuenta que en el Centro se han hecho relocalizaciones

y que a través del proyecto de Transcaribe se compensó a la gran mayoría de los que estaban sobre espacio público. Pero como el Estado a veces es omisivo en el cumplimiento de sus deberes, se dan esas situaciones”.

Anotó que para controlar la invasión de espacio público, “hay 40 brigadistas. Estamos esperando que se legalice la situación de otros 80 para tener alrededor de 120 realizando esa labor, no solamente en el Centro sino en otras partes de la ciudad”.

“Como son contratados por Orden de Prestación de Servicios y los contratos tienen unos términos, generalmente en enero nos quedamos sin brigadistas. En esa época, la Policía debe actuar sola en esos espacios que están ocupados”.

Por qué se invade
Martínez sostuvo que “las invasiones son producto del desempleo. Para evitar que proliferen las ventas callejeras, el control se hace diario. Lo hace la Policía con brigadistas de Espacio Público, lo que pasa es que los quitas hoy y mañana se colocan nuevamente. Siempre alegan que tienen más de dos años en espacio público, pero hay que revisar si es cierto, porque quienes tienen permiso están en el RUV”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS