Pandemia: lecciones de Medellín que pueden servirle a Cartagena

25 de mayo de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Medellín ha logrado aplanar la curva de contagios de coronavirus Sars-CoV-2, cuando en muchas ciudades del país ascienden los contagios y los decesos. Colombia ya registra más de 21 mil contagiados confirmados, y 727 muertes. De esos casos, Cartagena, tristemente registra 2.110 contagiados y 98 muertos por el nuevo coronavirus, convirtiéndose penosamente en la segunda ciudad del país con más muertes, después de Bogotá.

En medio de esas cifras Medellín registra 394 personas contagiadas, solo 3 fallecidos y desde hace un mes no se ha muerto ningún otro contagiado. El departamento de Antioquia entero solo registra 616 contagiados y solo 3 fallecidos más. ¿Cuál es el secreto de Antioquia y Medellín, y cómo puede Cartagena aprender de esa experiencia?.

Las 5 fortalezas de Medellín

En una reciente entrevista concedida a El País de Madrid, el alcalde de Medellín Daniel Quintero reveló las claves del éxito de Medellín con la pandemia, un modelo que podría ser la solución para la región latinoamericana entera.

De acuerdo con lo explicado por Quintero, una primera pista es que Medellín le madrugó a la pandemia en enero, mientras el resto de países y ciudades lo veían como un caso lejano de Wuhan en China, que nunca llegaría a estas tierras. Cuando no había un solo caso de COVID-19 en el país, el neófito gobierno de Quintero empezó la formación de unas 4.000 personas del área de la salud para que cuando llegara el virus todos supieran qué hacer.

La segunda fortaleza está en el manejo y la importancia que tiene y le da el mismo alcalde a la información y al manejo de las herramientas digitales. Quintero, quien viene de ser Chief information officer del Gobierno nacional (una especie de experto en seguridad informática), no se despega de las amplias pantallas digitales por las cuales vive informado de los datos de la pandemia, y las que utiliza para explicar sus políticas frente al COVID-19.

La otra estrategia adoptada fue el exitoso modelo de Corea. En vez de que los ciudadanos acudieran a hacerse las pruebas del virus, Quintero fue por ellos a sus casas, y dispuso de una línea de atención (123). Lo anterior evitó el uso masivo del transporte público, una comprobada manera de expansión del contagio.

El buen manejo de la información

Conocer del manejo de los datos digitalizados y la información, es la otra fórmula que le está funcionando a Medellín, con el uso de la aplicación o plataforma “Medellín me cuida”, que empezó como una herramienta para establecer las familias más vulnerables a las que había que llevarles insumos y alimentos. Pero ahora es la herramienta por el cual se monitorean los mapas de calor de los contagios, tal como lo hizo China en Wuhan y Corea del Sur en sus poblaciones afectadas. Según Quintero en la plataforma se monitorea a 1.257.000 familias registradas, casi tres millones de personas, se establecen los mapas de contagios, permite cercos epidemiológicos muy rápidos; se logra así reducir el tiempo en que la persona esté circulando en las calles en su etapa contagiante y en palabras del alcalde paisa: “No solo aplicamos un cerco al círculo principal del contagiado sino hasta cinco círculos a la redonda, incluidas las empresas donde trabajan estas personas”. Además Medellín tiene otra plataforma que registra los datos de 101.000 empresas y 1.276.000 empleados.

La quinta fortaleza está en la atención y asistencia médica. Este modelo permite estar en contacto permanente con los contagiados aislados en casa. Permanentemente se le realizan hasta tres llamadas diarias, se les dota de insumos, incluido todo el círculo familiar y el nodo en que se relacionan. Otro aspecto es que históricamente Antioquia y Medellín tienen una de las redes o sistema de atención hospitalaria más sólida del país, y en donde la corrupción por uso indebido de los recursos registra cifras mínimas.

¿Puede hacer todo esto Cartagena?

Hay que anotar que la Heroica de la mano de su alcalde William Dau fue una de las primeras en implementar las medidas de aislamiento en el país.

Y aunque Cartagena está implementado hoy la aplicación Cuidémonos que permite monitorear a los ciudadanos y ver los mapas de calor y desplazamiento, tiene unas variables en contra. Las verdaderas debilidades parecen estar en la falta de camas UCI y de atención, la prestación del servicio médico, y el bajo presupuesto en salud entre otros.

El alcalde de Medellín reconoce que la pobreza es un caldo de cultivo para el COVID-19, por el hacinamiento y la falta de higiene en hogares marginales. A pesar de su calidad de vida, Medellín registra zonas de pobreza. Esta parece ser una de las más grandes debilidades de Cartagena. El ejemplo está dado con Bazurto, El Pozón, las faldas de La Popa, en donde los altos niveles de pobreza, la dependencia de actividades informales, el hacinamiento y la insalubridad son marcadas.

“Pero no solo eso, una gran debilidad en Cartagena para que un modelo como el de Medellín funcione está en sus desintegrado sistema de salud. La corrupción y los malos manejos de los recursos, de vieja data en Cartagena, hacen imposible igualar a Medellín, dado el pésimo servicio en salud. Esa revolución de cambio total del sistema de salud, es lo que puede permitir que se afronte con mayor eficacia esta crisis pandémica; y esta crisis debe ser aprovechada para que eso cambie”, advierte el abogado experto en función pública Marlon Madiedo.

Para Madiedo y otras voces, no es un imposible que Cartagena se mire en el espejo de Medellín para tomar lo bueno. “Una estrategia sería que el consenso entre los sectores de la salud, el sector público y el privado miren para el mismo lado y rodeen a la administración distrital y sus propósitos; es inconcebible que aún hoy la ciudad esté buscando la forma de aumentar sus camas de atención y de UCI; que las pruebas por parte de las EPS se hayan activado tan tarde; si a esto le sumamos que en Cartagena se pierde tiempo en discusiones públicas que no llevan a ningún lado. Vemos con positivismo lo que se piensa hacer con el Hospital Universitario del Caribe, y ojalá que sea para siempre”, anota Madiedo.

Para el cirujano cardiovascular, Gerald Antonio Meza Valdez, propietario de la clínica Jesús de Nazareth, los desaciertos del sistema de salud de Cartagena y las mafias que lo han rodeado impiden que podamos siquiera compararnos con Medellín.

Meza puso a disposición de la ciudad un pabellón de 30 camas de UCI de alta complejidad pero denuncia que nunca lo tuvieron en cuenta. “Eso se debe al sistema perverso que maneja y sigue manejando la salud en la ciudad”. La ciudad necesita unas 350 camas UCI completamente dotadas para enfrentar el pico de la pandemia.

El último dato registra que Medellín cuenta con hay un total de 375 camas UCI y unas 5.696 hospitalarias, y busca unas 156 camas tipo UCI en el corto plazo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS