Cartagena


Papá ‘Alvarito’ Noel llevó 600 regalos a San Francisco

Bajo todos los protocolos de bioseguridad, cada niño recibió su regalo y refrigerio en casa.

No se trató de una campaña política, tampoco de un negocio comercial. El joven ‘Alvarito’ Zabaleta se puso, literalmente, el chaleco rojo de Papá Noél quien con sus botas y su saco lleno de regalos, repartió 600 detalles navideños para los niños del barrio San Francisco, comunidad ubicada en la periferia de Cartagena que, además, resguarda un número considerable de habitantes donde la mayoría de ellos son de bajos recursos. (Lea también: Los regalos, otra acción de Navidad).

Da amor sin nada a cambio

El promotor de esta actividad decembrina es Álvaro Alberto Zabaleta Fuentes, de 31 años, quien no dudó en llevar alegría al barrio que lo vio nacer. Muchos lo distinguen por ser hijo de unos personajes muy colaboradores a quienes se les conoce como ‘Tía’ y ‘Zaba’, pero llevan por nombre de pila Ernestina Fuentes y Álvaro Zabaleta.

Esta vez, con el traje rojo y su tapabocas, llegó a la casa de cada niño con todos los protocolos de bioseguridad para evitar el contagio de COVID-19. Esos regalos fueron donados por él, por sus amigos y colegas, tales como médicos, abogados, veterinarios, ingenieros, entre otros, para que aportaran un granito de arena con tal de realizar una entrega masiva.

“Estos niños estaban tan felices que es inevitable no contagiarse de ese ambiente decembrino lleno de inocencia. Repartimos 600 juguetes a cada niño, mercados para las familias y, además, se gestionaron unos refrigerios para no arrebatarles las bendiciones que la pandemia no nos debería quitar”, puntualizó Alvarito.

Para los moradores de San Francisco, Alvarito se ha convertido en un ejemplo de superación, tenacidad, humildad y, sobre todo, de amor. Él dice que este barrio le ha dando tanto que no tiene cómo pagarle.

Según dice este “San pachero”, sus títulos de magíster y profesor — egresado de la Universidad de Cartagena — lo llevaron a tener la sabiduría necesaria para reconocer que entre muchas cosas lindas, lo más hermoso es dar sin recibir nada a cambio. Por eso no cesa en su admirable labor.

  NOTICIAS RECOMENDADAS