Cartagena


Pasacaballos: retienen a personal de fundación por más de 12 horas

La comunidad de Pasacaballos retiene al personal de una fundación que prometió alimentación para niños del corregimiento y desde hace tres meses aún no dan respuesta.

GISSEL DÍAZ SÁNCHEZ

21 de octubre de 2021 09:25 PM

A las 9 de la noche de este jueves, se cumplen 12 horas de retención al personal de una fundación ubicada en el corregimiento de Pasacaballos, a quienes se les acusa de no haber pagado ni brindado los servicios prometidos a la comunidad.

La fundación tenía un convenio con cerca de 20 profesores para atender a unos 300 niños en el corregimiento, no solo con clases sino también con paquetes alimenticios, gracias a un contrato que aseguraban tener con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Sin embargo, según la comunidad el ICBF no tiene contrato con la fundación y los niños no están inscritos a la plataforma del Bienestar, Cuéntame.

Según una de las trabajadoras han pasado casi cuatro meses desde que esperan el pago de sus honorarios como maestros, y este miércoles cuando el ICBF manifestó que no había ninguna vinculación de esta fundación con ellos en la plataforma, por que dicen que la entidad optó por suspender labores. Este jueves, las oficinas fueron desocupadas y el personal declara que el ICBF “tampoco les ha pagado a ellos”.

“Supuestamente el ICBF los estafó, y nosotros los hemos llamado y ellos no dicen que nunca aplicaron, que nunca hubo sustentación de tal contrato con esa fundación, o sea que esto es una fachada. Ahora dicen que otra fundación les cobró ese dinero y se han basado en eso. Tomamos represalias, no físicas, lo que queremos es que nos den una explicación, pero nos dicen que prefieren a que los metan presos o los demanden pero que ellos no van a responder ni por los alimentos de los niños ni por los salarios que nos adeudan”, explicó la afectada.

El Universal se comunicó con uno de los funcionarios de la Fundación que se encuentra retenido, quien manifestó que lleva más de 12 horas y no tiene acceso a la salida, por temor a las represalias de las comunidad. Ellos explican que son trabajadores y que a ellos también se les adeuda el salario. El vehículo particular en el que pensaban salir se encuentra con las llantas espichadas y algunos vidrios rotos, reportó el afectado.

  NOTICIAS RECOMENDADAS